3 de junio de 2020 3/6/20

El profesor de Alicante que puso 200 ceros a sus alumnos

El profesor de Alicante que puso 200 ceros a sus alumnos - (foto 1)
  • También convocaba exámenes de recuperación sin informar y luego él mismo no se presentaba

Alessandro Cavaliere, profesor del grado de Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad de Alicante (UA) ha sido suspendido de trabajo y sueldo por un conjunto de hechos que reflejan una ‘mala praxis’, como por ejemplo poner más de 200 ceros a sus alumnos. Es lo que se desprende del expediente que la Universidad de Alicante abrió a este profesor.

El vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado de la UA, José Penadés, ha establecido que dicho docente fue objeto de la apertura de un expediente en enero de 2019 que llevo a que en agosto le fuese impuesta una sanción disciplinaria de suspensión por dos años, hecho que se ha conocido ahora.

Y es que, según el Estatuto Básico del Empleado Público, la resolución disciplinaria rectoral no se refiere a un solo supuesto sino a una serie de hechos, los cuales han conducido a establecer que ha habido una ‘mala praxis’, una falta que es considerada como muy grave y que consiste en dejar de lado las funciones esenciales del ejercicio profesional.

Por ello, uno de los motivos que inició la apertura del expediente disciplinario, haciendo que fuera apartado totalmente de la asignatura el pasado mes de enero, es que -según las quejas de los alumnos- convocaba exámenes de recuperación sin informar hasta última hora de quienes debían realizarlo.

Pero esto no es todo, aparte de suspender masivamente a toda la clase, el profesor tras convocar estos exámenes ‘express’ en los que no avisaba, él mismo posteriormente no se presentaba, recoge el diario La Información. Además de que no avisaba de las materias que entraban en los exámenes, haciendo una serie de prácticas sin dar la suficiente información y no repetía el contenido de la asignatura aunque alguno de los estudiantes se lo pidiera.

Sin embargo, uno de los detonantes fue que, en enero, fijó un examen sobre una materia que no había sido explicada y también les obligó a los alumnos a presentar a un trabajo que representaba un total del 30% de la nota, el cual finalmente calificó con 223 ceros y catorce suspensos más otras calificaciones, las cuales también eran muy bajas.

Una vez fue despedido, le sustituyó un coordinador de la materia que se encargó de impartir talleres para dar la materia que no se había explicado previamente y también para realizar los exámenes.

Cavaliere, según recoge este mismo medio, anunció que ha presentado una demanda judicial contra la sentencia universitaria “para limpiar mi buen nombre como profesional de la enseñanza y de la Publicidad”, y asegura que no pudo poner a tiempo las notas parciales “por una gastroenteritis”. “Aún enfermo conseguí entregar las notas al departamento ya estaba en marcha el expediente disciplinario”, protestó.

Subir