19 d’octubre de 2019 19/10/19
Per Santiago Ríos
Con todos mis respetos - RSS

Una persona, un voto

    Se aproximan las elecciones autonómicas y municipales y espero con impaciencia los programas electorales que cada opción nos tiene reservados. Hasta la fecha, solo se lo mal que dicen unos que lo han hecho los otros y conozco hasta la saciedad el censo de imputados de uno y otro partido.

    También me cansa el oír tantas veces que la culpa de todo la tiene el gobierno central y que el culpable mayor es José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Tan mal está este país, esta comunidad y este ayuntamiento que nadie de la oposición habla bien de ellos?

    Llegado es ya el momento, de ofrecer al menos ilusión, para el votante desencantado y para el elector indeciso ante tan catastrófico panorama. Lógicamente los unos se han visto defraudados por el partido en quien confiaron y no saben a quién votar, sin embargo los otros están cada vez más convencidos de que su opción fue la más correcta y por ello van a repetir su voto a las mismas siglas.

    Dentro de unos días comenzará la batalla dialéctica final que acabará el 20 de mayo a las 24 horas, a la espera de la noche del 22, cuando se sabrán los resultados del plebiscito.

    Oiremos tracas y cohetes, coches con banderas, pitos y bocinas, hasta que algún sensato dirigente les haga parar la algarabía. Porqué, como ocurre siempre, todos habrán ganado algo en estas elecciones.

    Tendremos un ganador en votos, un vencedor en porcentajes, otro feliz porqué sus electores les han vuelto a ser fieles y el último porqué el pueblo ha entendido sus mensajes.  Que bonitas son las elecciones y como unen a los pueblos.

    Pasadas 48 horas, las lecturas serán distintas, los análisis más críticos y comenzarán las internas luchas fratricidas, empujones y zancadillas que se prolongarán hasta las próximas de 2015.

    Las gentes volverán a criticar a los cargos electos; renegarán de la colocación de “amigotes” en departamentos dependientes del ayuntamiento; se someterá a juicio popular, el nuevo presidente de la Junta Local Fallera y todo su nuevo equipo colaborador; criticaremos hasta la saciedad el reparto de concejalías y a todo aquello que emane del nuevo equipo de gobierno.

    No sé quien dijo que cada español era un seleccionador de futbol en potencia. Aquí nosotros llegamos a mucho más: Cada ciudadano, por el mero hecho de haber nacido o de estar censado en Burriana, tiene el derecho y la obligación de saber más que el alcalde, el cura y que la Guardia Civil.

    Piensen serenamente y analicen su propia experiencia. Seguro que durante sus vidas, han tenido en alguna ocasión la fortuna o desgracia de toparse con una de estas tres instituciones: el ayuntamiento, la iglesia o la autoridad competente y estoy completamente convencido de que ustedes siempre han sabido muchísimo más del tema que se trataba que las autoridades representativas de esas instituciones.

    Habrán observado, he obviado mentar a la policía municipal. Es que ahora ya no podemos presentar denuncias, pues nos desvían a la Guardia Civil y se limitan las funciones de los unos, supuestamente a poner multas de tráfico, supuestamente a hacer llorar a mujeres indefensas y otras cosas de provecho que ellos se sabrán. En estos temas evidentemente, ellos saben mucho más que nosotros y nos deberían dar explicaciones o al menos transparencia laboral.

    Las próximas elecciones son necesarias por muchos conceptos. Es el momento de refrendar una gestión o de intentar cambiar lo que consideramos no nos satisface, de manifestar con una participación mayoritaria que la población está despierta y que no va a dejarse adormilar por más tiempo.

    Es la hora de la determinación sincera con uno mismo, de la esperanza de futuro real con compromisos palpables, de la renuncia a propagandas electoralistas que traten de ensombrecer la cruda situación que estamos atravesando.

    Se puede seguir apostando por los mundos de ilusión y castillos en el aire, por los campos de golf y las fantásticas urbanizaciones en maqueta, por las inauguraciones, por los robos y asaltos que no cesan, por los millones de empleos perdidos, por la crisis del ladrillo, por el AVE que no llega y los aviones que tendrán que llegar, por el agua del Ebro y las desaladoras, por el desdoblamiento de las carreteras de Villarreal y el Puerto y como no, amigo JP…, por el fabuloso bosque del Palau que nos tiene embelesados.

    A lo que nunca, en ningún caso debemos renunciar, es a emitir nuestro voto con convicción democrática. Una persona, un voto y muchos votos pueden cambiar nuestras vidas. Quien no acuda a la llamada, luego no tendrá derecho a reclamar y si por mi fuera, ni siquiera a protestar.

    Nos vemos en las urnas. No me falten que me voy a enterar.

     11 comentaris
    Santiago Ríos
    Santiago Ríos
    18/04/2011 08:04
    Frases célebres

    La frase es de Jeorge Jean Nathan. Hay otra de Concepción Arenal que también la podríamos aplicar: "No hay animal tan manso que atado no se irrite". Efectivamente, tenemos la obligación de votar y no hay que dejarse atar por las promesas, porque luego cuando no se cumplen, pasa lo que pasa.

    ocultar
    Una persona, un voto
    Pujar