17 d’octubre de 2019 17/10/19
Per Santiago Ríos
Con todos mis respetos - RSS

La música del 68

Es harto difícil hacer un juicio imparcial y racionable, de la música que fue seña de identidad de una generación  que tuvo la hermosa desfachatez de protagonizar un cambio radical y un enfrentamiento total con el pasado.

Desgraciadamente de sus románticos ideales queda bien poco, pero no así de sus bellos sonidos que siguen versionándose año tras año, por cantantes del momento.

43 años después del Apolo VIII fotografiando la luna, se sigue recordando la música que sirvió de telón de fondo a tan importantes acontecimientos.

Vamos a comenzar recordando los 10 discos más vendidos a nivel mundial, de ese 1968.

En el número 10 estaba Electric Ladyland de The Jimmi Hendrix Experience. Tercer y último de la banda. Jimmi Hendrix, ya en solitario editaría un LP más, antes de su muerte en Londres, el 18 de septiembre de 1970. Tras una mezcla de somníferos y alcohol, parece ser que se produjo una aspiración del vómito, lo que le supuso el fatal desenlace.

El nº 9 fue para The Rolling Stones y su Beggars Banquet.

El nº 8 un disco de culto. Bookends de Simon & Garfunkel que salió a la venta el día 3 de abril.

Con el nº7 otra leyenda Janis Joplin con su Cheap Thrills. Fallecida el 4 de octubre de 1970, a los 27 años, a causa de una dosis demasiado pura de heroína, en un motel de Los Ángeles.

El nº 6 lo ocupaba la banda sonora de una película generacional, El graduado, de Simon & Garfunkel, en la que un jovencísimo Dustin Hoffman huía de la mano de una dama madura, Anne Bancroft.

En el nº 5, con 2 millones de discos vendidos, Wichita Lineman de Glen Campbell que para quienes no lo recuerden, era el “guaperas” que en 1969, junto a John Wayne protagonizó la película “Valor de ley” y que a este le valió el Óscar al mejor actor.

El nº 4 fue para The Beatles con Help!, con 3 millones de LP’s, al amparo de la película dirigida por Richard Lester del mismo título y protagonizada por la banda de Liverpool.

El nº 3 lo consiguió un mito de la música Country, Johnny Cash con At Folsom Prison, con otros 3 millones de discos. Casualmente en julio del 70, me encontraba pasando unos días en la ciudad de Ocaña (no piensen lo que no es), donde Johnny Cash era uno de los actores del rodaje de la película “El gran duelo”, junto a Kirk Douglas y Raf Vallone. Tuve la oportunidad de ejercer de extra, a cambio de un almuerzo en la roulotte restaurant, en la escena del doble duelo final, en la pequeña plaza de toros y pude hacer unas diapositivas de las que aún conservo un par.

En el nº 2 estaba In a gadda da vida, con 4 millones de ventas, de Iron Butterfly. La canción que daba título al LP, de 17 minutos de duración, era la cara B del vinilo. El grupo español Siniestro Total, hizo una versión de la misma en 1986, con el título “No me lavo en la vida”.

Con el número 1 y 19 millones de discos vendidos, (White álbum) The Beatles que salió a la venta en noviembre y fue el disco más vendido de toda la década de los 60.

Naturalmente The Beatles estaban allí. Comenzaban el año con “Lady Madonna” y lo terminaban con su “álbum blanco”.

De Sudáfrica, huyendo del “apartheid”, nos llegaron dos jóvenes artistas. Hugh Masekela  (Grazing in the Grass) y Miriam Makeba (Pata, pata), fueron los pioneros del movimiento de liberación a través de la música.

La melodía del cine contemplaba la estrella ascendente de un excelente músico, Ennio Morricone, especialista en ponerle banda sonora a los “spaghetti westerns” que se rodaban en el desierto de Tabernas, en Almería.

Toda Europa cantaba “La bambola” de Patty Pravo que 20 años después versionaría nuestra Marta Sánchez.

En el 68, la moda comenzaba a ser el “soul”: Aretha Franklin era su gran dama y Otis Redding el gran príncipe que murió cantando “(Sittin’on) The dock of the bay” Sentado en el muelle de la bahía.

Desde la costera ciudad de San Francisco, la de los “hippies”, la psicodelia y el LSD, llegaban los acordes de Janis Joplin y su banda Big Brother & Holding Company y otras formaciones como Jefferson Airplane, Grateful Dead y un largo etcétera que nos recordaban musicalmente la maldita odisea de Vietnam.

Amplificadores al máximo y altavoces a punto de estallar, el sonido era una verdadera borrachera de megavatios.

Pero no todo fueron estridencias. “Blues” de buen gusto con los Cream (de Eric Clapton), el rock campesino de la Creedence Clearwater Revival, la elegancia de Fleetwood Mac con la guitarra de Peter Green o la improvisación del apodado “mago de la oscuridad”, llamado Jimmi Hendrix.

Las discotecas se llenaba a diario y se bailaba con “go-gos” y minifalda (Mary Quant), al ritmo pegadizo del “sonido chicle”, con las pertinentes concesiones a Tom Jones (Delilah) o Barry Ryan (Eloise), aunque yo me quede con Bobby Goldsboro (Honey), hasta llegar al éxtasis con Aphrodite’s Child (Rain & Tears), dos de los cuales eran Vangelis y Demis Roussos.

Posteriormente Tino Casal, con gran éxito y así se lo reconoció su autor, versionó en español a Eloise. Rain & Tears se basaba en la música del clásico alemán Johann Pachelbel (1653-1706).

En las calles de París, Leo Ferré cantaba a las barricadas y en el teatro Biltmore de New York se estrenaba “Hair” que supondría el nacimiento de un nuevo concepto musical, la “ópera rock”.

En España, al margen, aunque no del todo de estas tendencias, nos alimentábamos musicalmente de lo que teníamos o de lo que “clandestinamente” nos llegaba de las compras en Andorra, Francia o Inglaterra.

La lista de los 10 discos más vendidos en nuestro país en 1968 fue la siguiente.

En el nº 10 aparecían Los Pop Tops con Oh Lord, why Lord. Su cantante Phill Trim.

En el nº 9, el primer premio del Festival de Benidorm, de un recién llegado Julio Iglesias y La vida sigue igual que también fue defendida en el certamen por Los Gritos.

    

Con el nº 8, Los Bravos con un rítmico Bring a Little lovin’, manteniéndose en los primeros puestos de popularidad, con su cantante Mike Kennedy.

En el nº 7 se situó una bella canción Que tiempo tan feliz y una bella cantante Mary Hopkin.

El nº 6 fue para The Beatles y su single Hey Jude.

Y llegamos al puesto nº 5 con Los Canarios del ahora famoso Teddy Bautista (SGAE) que entonces entusiasmaba a los más progres con Get on your knees, traducida como “Ponte de rodillas”. Las vueltas que da la vida.

En el nº 4 arrasaba Tom Jones y su Delilah. Aunque la intentábamos cantar, nunca pudimos llegar a sus registros.

El nº 3 se lo llevó Cliff Richard y Congratulations que quedó en 2ª posición en el Festival de Eurovisión, tras España.

Fuera de todos los pronósticos, en el nº 2, se colaron Los Pic-Nic y Cállate niña. Jovencísimo grupo con la voz solista de Janette que con una sencilla canción que se convertiría en todo un himno, se encaramó a los primeros puestos nacionales.

Y en el nº 1 nos encontramos a una exuberante Massiel y La, la, la. Primer premio en Eurovisión (ahora dicen los malvados que estaba amañado) y líder absoluto de ventas en nuestro país.

No hay que olvidar, aunque se ha intentado por todos los medios que la promoción de la canción en toda Europa, compuesta por el Dúo Dinámico, la hizo un señor llamado Joan Manuel Serrat.

También en ese año Miguel Ríos regresaba con “El río”, Juan y Junior cantaban Anduriña y Pekenikes, Los Ángeles y Fórmula V, se disputaban el favor del público, recorriendo el país.

Los revolucionaros líderes estudiantiles Savio, Dutchke y Cohn-Bendit que sabían muy poco de democracia, como se demostró en las siguientes elecciones generales al no aceptar su derrota, encabezaron la romántica revolución del 68 y con el grito de la izquierda radical, “La imaginación al poder”, empezábamos a dejar de ser inocentes y aunque solo sea por eso, creo que ha valido la pena, volverlo a recordar.

 8 comentaris
Santiago Ríos
Santiago Ríos
03/09/2011 08:09
Per demanar que no siga

Encara que no tinges completa la llibreta del Cupón Regalo Comercial, vaig a donar-te 7 llocs, en internet, on de segur trobes totes les cançons: taringamp3.com, bajarmps.net, mp3buscador.com, tomamp3.com, yumusica.net, mp3actual.com y kraft.info. Si en vols algunes més sofisticades, sempre te les puc facilitar per correu personal. Com tens els peus, després de la caminata?

ocultar
La música del 68
Pujar