23 de juliol de 2019 23/7/19
Per diversos autors
La Palestra - RSS

Vuelva usted mañana

La palabra integración aún resuena en las paredes de la sala de prensa del Hospital Provincial de Castellón. La última vez que se escuchó en directo fue de boca de la entonces Consellera de Sanidad, Carmen Montón. Lo hacía para anunciar en septiembre de 2016 el "Proyecto Integral para el Hospital Provincial en el Departamento de Castellón". Parecía que la cosa iba en serio, aún más cuando meses antes se aprobó en Les Corts una Proposición No de Ley que ponía fecha de caducidad al Consorcio que gestiona actualmente el hospital. Con ello, la integración del Hospital Provincial en la red de hospitales públicos dependientes de la Conselleria y la necesaria disolución del Consorcio Hospitalario Provincial, estaban decididas y asentadas. Pero con el tiempo se ha visto que es otro gesto sin compromiso ni valentía del PSPV-PSOE y ahora poco se espera de la actual Consellera –públicamente defensora de la colaboración público-privada– para hacer efectiva la PNL, lo que en la práctica puede suponer la defensa del Consorcio como modelo de gestión.

Los motivos que han llevado a profesionales, plataformas en defensa de la sanidad pública como ACDESA y a organizaciones políticas como EUPV a defender la integración son muchos, entre ellos la gestión ineficiente bajo el modelo consorcial, duplicidades, descoordinación e incluso la oferta de servicios fuera de la cartera de la sanidad pública.

Al puro estilo de la España que nos describía Larra en el siglo XIX, los profesionales de la salud mental escuchan como son enviados de una ventanilla a otra para encontrar solución a la pérdida de un psiquiatra del Programa de Trastorno Mental Grave de la Infancia y la Adolescencia de Castellón (PTMGIA). De la Gerencia a la Conselleria, y de la Conselleria a la Gerencia. Nadie sabe, o quiere, asumir la contratación de un psiquiatra que ha quedado vacante y que resulta de vital importancia, comprobado en resultados clínicos, para el día a día de esa unidad. El tercer psiquiatra, que ha durado tan solo un año, ha sido vital para dotar de continuidad asistencial en la sala de hospitalización de niños y adolescentes, llevar un seguimiento más cercano en la consulta externa de Trastorno Mental Grave, mantener abierto durante 11 meses al año el hospital de día de adolescentes y la Unidad de Trastornos Alimentarios (hospital de día y consulta externa).

Todos estos recursos del PTMGIA trabajan en perfecta coordinación dentro del Servicio de Psiquiatría gracias al trabajo de auxiliares, enfermeras y psiquiatras. En concreto tres médicos. Sin uno de ellos, se rompe la continuidad asistencial durante las hospitalizaciones y las consultas, incluso quedando al cargo de todos estos un solo psiquiatra durante cuatro meses al año.

Como dice el dicho "torres más altas han caído", y si la sociedad valenciana consiguió revertir el máximo exponente de la ineficacia, Uds., Consellera y Gerente, deben abordar el problema de fondo para recuperar la atención de calidad también en la salud mental, siempre olvidada cuando no estigmatizada. Y asuman que la coordinación asistencial y administrativa pasa por una plena integración del Hospital Provincial en la red de centros de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública.

 

Cristian Veses es doctor en Biomedicina, coordinador de la Plana Baixa y miembro de la C. Ejecutiva de EUPV