23 d’agost de 2019 23/8/19
Per Jesús Montesinos
La Nube - RSS

Innovar lleva IVA

A través de una red social profesional (Linkedln), un empresario de PYME me comentaba estos días que esas historias de la Estrategia de Política Industrial (EPI) que presentan Camps y Rambla no van a ningún sitio porque no hay forma de salir del círculo vicioso en el que vivimos. No sabemos fabricar otra cosa y de otra manera y eso de innovar queda muy bien como discurso de universidad pero es muy complicado ponerle IVA y obtener beneficios. En resumen: utiliza internet para irse de viaje y no sabe innovar en su empresa.

Tenemos miedo a innovar. Hemos limitado la innovación a meter unos aparatos nuevos que no sabemos cómo funcionan. ¡Que innoven ellos! Pero resulta que innovar es también gestionar, economizar en recursos, fabricar, diseñar y, sobre todo, vender. Es incluso hasta el modelo societario para fabricar o vender. Algo que nos parece un pecado en esta sociedad mediterránea e individualista. ¿Cómo voy a montar un consorcio con el de la fábrica de al lado si llevamos años sin hablarnos? Pues porque si no lo montan antes de final de año los dos están quebrados.

Hay PYMES que están innovando en diseño, simplemente contando con sus clientes para fabricar lo que quieren (Aznar Innovación). Otras con nuevos horarios, eliminando costes de personal al abrir solo las horas que tienen visitas. Hay diseñadores de moda (Higinio Mateú) que están vendiendo en Croacia porque hay público objetivo. Y hay fábricas de muebles que venden un concepto de decoración idóneo para su público (Colección Alexandra). Y otras que han cambiado el sistema de producción para que el siguiente de la cadena controle la calidad del anterior. Todo innovación sin aparatos y con un mínimo coste y grandes resultados. Innovación con IVA.

Y hay que innovar en ventas. Utilizando redes e internet, como dice el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata. Y mejorando la relación con el cliente internacional, que es donde está la demanda. ¿Ha pensado usted que en Alemania, Ucrania o Kazajistán la crisis es menos crisis y crece la masa crítica de clientes? Pues hasta el alquiler de las plantas bajas son más baratas y compran en paquete, con lo cual puede compartir la aventura con otros colegas del polígono. Eso también es innovar aunque gran parte del tejido industrial valenciano espera al despertar de la quimera bajando precios.

En Castellón están haciendo cuartos de baño con resina que pesan cuatro kilos, los venden por internet, los envían por SEUR y se los coloca usted mismo en La Coruña o París. Y en Elda fabrican o importan de dónde sea zapatos que además servir para caminar le mantienen la columna recta y llevan un chip que contabiliza sus movimientos musculares. Y así mil acciones que están haciendo pymes, autónomos en solitario o agrupados y que conforman el futuro tejido industrial valenciano, que no todo es Ford y Porcelanosa. No es tan difícil innovar con IVA. Solo hay que asumir que hasta el IPad nos va a cambiar el diseño del salón.

Innovar es imaginación, ideas, productividad, trabajar mejor, conocer el mercado. No necesariamente (que también) es tecnología o estar más horas calentando la silla (eso no). Lo que pasa es que llevamos exceso de equipaje y ni nos damos cuenta que hasta El Corte Inglés es ahora un contenedor de marcas. Den una miradita a su alrededor y comprueben cuántas de las grandes empresas valencianas de hace cinco años están moribundas por no querer salir de su éxito.

ocultar
Innovar lleva IVA
Pujar