17 d’octubre de 2019 17/10/19
Per Cristina Querol
El Picadero - RSS

La vida sigue en Albocàsser

Ayer domingo, el periódico El Levante nos sorprendía con un “pseudoreportaje” a dos páginas titulado “Albocàsser, la vida sigue igual”. Al principio, fotografías con los subtítulos “tres mujeres comprando retales de tela” o “un agricultor pasa con su tractor para ir al campo”. ¡Todo un muestrario de la exótica vida de pueblo!

Así es, efectivamente, la vida en Albocàsser. Si pretenden algunos encontrarse con que en vez de almendros hay playa o en vez de coches, limusinas, ya ven que no, que la cárcel no da para tanto. Lamento comunicarles que, además de “ir a labrar” y “al mercado”, como se apunta en dicho periódico, la gente de pueblo sabe hacer otras cosas. Menos exóticas, más convencionales: sabemos leer y escribir, tenemos televisores y hasta internet. ¡Fíjese!

Lo que dicho periódico llama “poco más de mil habitantes” son, exactamente, 1500. 1500 habitantes que pueden estar a favor o en contra de la cárcel y discrepar sobre el modelo de crecimiento. Pero lo importante es que la gente de Albocàsser demostró hace 7 años su comprensión y su solidaridad con la sociedad, albergando un penal y un centro para enfermos mentales. Demostraron también su confianza en un gobierno municipal al que vienen respaldando electoralmente desde hace años.

Parte de los beneficios se los han llevado, como bien se apunta, los propietarios de los terrenos en los que se construyó la cárcel: alrededor 100 familias, que no son pocas, que obtuvieron ingresos más que dignos por sus tierras. Y los beneficios económicos a los que se apuntan, muchos de ellos derivados de la instalación del penal, efectivamente llegan, al contrario de lo algunos desearían.

Llegan en forma de mejoras de las instalaciones deportivas municipales, de la creación de decenas de puestos de trabajo de los que se beneficia no poca gente del pueblo o de la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana, una carencia de la que el municipio adolecía desde hace mucho. Vienen en forma de la adquisición de los terrenos para albergar un cuartel y juzgados, de una mayor partida presupuestaria para bienestar social, y de la ayuda económica a todas las asociaciones del municipio (jubilados, fútbol, banda de música, etc.), de una de las redes de voluntariado más importantes de la provincia o de la puesta en marcha de una oficina de turismo.

Llegan también en forma del acondicionamiento de caminos, carreteras y accesos al municipio, de electrificación de zonas clave, como el Pou del Puig, o de iluminación de calles y caminos, de la construcción de un auditorio, de la rehabilitación del Conjunto Histórico de Sant Pau o de la restauración de la fachada de la Iglesia, de la adquisición de un local para una biblioteca, del proyecto para un aula de internet, de la aprobación del Plan Especial del Centro Docente, de la construcción de un centro de desarrollo rural o de asumir el coste de los libros de texto de todos los niños del colegio durante los últimos 4 años. Todo eso, en tiempos de crisis.

Me gustaría aprovechar para refrescar a algunos la memoria recordando que fue el PSOE el que prometió, de la mano de un Jordi Sevilla que se personó en Albocàsser, la paralización de los trámites de la cárcel si ganaba Zapatero las elecciones. Zapatero las ganó, efectivamente, pero no cumplió su promesa. Y por si fuera poco ahora ataca al municipio negándose a dotarlo de unos juzgados, como corresponde por su cercanía al penal, dando muestra, una vez más, de que a este gobierno sólo le interesa una cosa de los ciudadanos: sus votos.

Y es que a algunos les gustaría sacar un sangriento titular explicando lo malas que son las cárceles y lo mal que se vive en Albocàsser, pero en cambio, se encuentran con que, además de todo lo que ya se ha hecho y se está haciendo en pro del futuro del pueblo, efectivamente, “la vida sigue igual”. Y que sea así por mucho tiempo.

 

 

 8 comentaris
JP
JP
04/08/2010 01:08
¿Albocacer?

Aun tu no habias nacido y yo estuvi ahi en Albocacer cuando Caja Castellón abrió su oficina y un tal Persiva de Torreblanca. que la abrió, se casó y se fue de vacaciones 40 dias. Estuve en la Fonda de Emilia ? y un dia me sacó una perdiz para comer y senti remordimiento porque eso supondria un sobrecoste en la factura de mi Caja. Aprendí alli con 20 años mi vocacion y a disfrutar con el trabajo. Aquella Caja de CS muy prudente y conservadora, la absorvio Caja Vcia para salvarse y ahora se la tragan los madrileños, para intentar salvarse los dos, despues de lo que todos han hecho en ellas, dejandonos huerfanos. Ya ves lo q hacen los politicos. Por eso cuando te veo, en tus cronicas q sigo, atacar con tanta pasion a unos, te invito a q mires de reojo a los otros que quejandose de la tasa de paro del 20%, ellos la han situado en el 25 (si estos estuvieran en el 20, España estaria en el 18). Nada que disfrutes de tu pueblo y de la buena "collá" q hacen enfrente de Bancaja

ocultar
La vida sigue en Albocàsser
Pujar