elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Castellano
Per Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

Terremoto en el gobierno de la Generalitat a consecuencia del "azud"

    En mi opinión, todos los profundos cambios llevados a cabo en el Gobierno Valenciano en el curso de la semana pasada, es posible que no se hayan producido por el caso AZUD, pero muy probablemente ese haya sido el detonante.

    Y aprovechando que el Turia, pasa por Valencia, Ximo Puig ha creído conveniente revitalizar su equipo, cambiando a las mismas piezas, en distintos destinos.

    Apenas caras nuevas en el equipo, pero si movimientos de piezas dentro del mismo.

    O como dice el refrán castellano y sin ánimo de que nadie se moleste, “los mismos perros, pero con distintos collares”.

    En principio eso viene a demostrar que no importa la idoneidad de las personas ni su preparación  para ocupar un cargo determinado, sino que lo importante es mantener a la mayor cantidad de cargos públicos, viviendo de los prepuestos autonómicos, sin dejarles en la cuneta.

    El origen del problema, fue la salida de Manolo Mata como Síndico y Portavoz del PSOE en el Gobierno, en una renuncia que no sé exactamente si fue exclusivamente una decisión personal o forzada, aunque eso carezca de importancia.

    A renglón seguido, Visent Marsá presentó su dimisión como Conseller de Educación, Cultura y Deporte indicando al mismo tiempo, que eso no quería decir que considerará cerrada su carrera política en Compromis.

    Es decir, que las dos patas más sólidas del Pacte del Botanic (PSPV y Compromis) pierden consistencia o incrementan su inestabilidad, sin motivos aparentes para ello.

    Lo de los socialistas, apenas va a representar cambios importantes, porque el Presidente Puig ya ha dejado muy claro desde hace tiempo, que su Vicepresidente y mano derecha, será el carcagentino Arcadi España y quizás la otra mano Ana Barceló.

    El resto no pasaran de ser dedos.

    Podrá haber cambios de destinos, pero no de personas de momento o al menos nada espectacular.

    Pero en torno a la dimisión de Marzá, si se pueden hacer más conjeturas.

    Yo interpreto, que visto el fracaso de Mónica Oltra y las sucesivas sentencias nefastas que ha recibido, el inefable Marsá da un paso atrás, para desmarcarse de su compañera de viaje y al mismo tiempo quiere tomar impulso para dar el salto a la Presidencia de Compromís, o a ser cabeza de lista en las próximas elecciones por Castellón o incluso por la Comunidad Valenciana.

    No lo tiene fácil ni en un sitio ni en el otro.

    En la Comunidad la ex Alcaldesa de Sueca Raquel Tamarit tiene un peso específico superior al suyo y sin el lastre de las piedras en la mochila que acarrea Visent.

    En Castellón, la ambición personal y una egolatría comparable a la suya, la tiene también Ignasi Garcia, que no le haría ascos a seguir acumulando cargos y retribuciones si se le presenta la oportunidad, o al menos así lo tengo yo conceptuado.

    Incluso un Nomdedeu defenestrado, podría resucitar de entre los muertos políticos, aunque lo veo mucho menos factible.

    De PODEMOS, nunca más se volverá a saber en nuestra provincia y muy probablemente en España, así que ante este panorama parece evidente el final de la supremacía socialista  tanto en España como en la Región Valenciana e incluso en la Provincia de Castellón.

    Hasta la semana que viene amigos.

    Pujar