30 de novembre de 2020 30/11/20
Per Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

Suicidio incomprensible del centro derecha español, sin un por qué lógico

    Cuando menos lo esperaba yo, cuando se estaban dando las circunstancias más favorables para que el PP y VOX (Ciudadanos ya se había quedado en el camino de la indefinición) adoptaran una postura firme y consensuada para atacar al Gobierno del Frente Popular Social-Comunista, resulta que ocurre todo lo contrario a lo que se veía venir.

    Otra vez, las estrategias políticas se imponen a las ideas y conceptos fundamentales para apoyar a la España Constitucional y respetar el espíritu de la Transición.

    De un plumazo, una Moción de Censura a un Desgobierno Indigno, acaba siendo incomprensiblemente, una bomba de oxígeno balsámica para todos los enemigos de la Monarquía Constitucional, que seguirá frotándose las manos y los ojos ante los acontecimientos que se les han regalado.

    Llevo diciendo ya varios años, que el Centro-Derecha Español debe de tener muy claros, quienes son sus adversarios y quienes sus enemigos, para apoyarse en los primeros a fin de impedir que se perpetúen en el Gobierno los segundos, pero por lo visto eso no ha sido posible y personajes y personajillos que nacieron y crecieron políticamente en un mismo entorno y creyeron o dijeron creer siempre en lo mismo, han decidido ahora dejar a un lado sus principios, para servir a sus  egos personales demostrando que “la tienen más larga o más gorda” que sus afines.

    Nunca he militado en ningún partido político, como les he repetido mil veces, pero si he sido un fiel votante del PP desde sus orígenes hasta hace relativamente poco tiempo y fue sencillamente, porque vi, que después de ganar las elecciones Rajoy y haber prometido desde la oposición que aboliría muchas Leyes de Zapatero y se recuperarían los criterios y actitudes que siempre habían sido santo y seña del PP, nada de todo eso se llevaba a cabo.

    Tengo que reconocer que llevó a cabo una política económica muy acertada, que nos permitió salir de la ruina en la que nos sumió ZP, con el apoyo de las políticas macro económicas dictadas por el Banco Central Europeo.

    Pero eso fue lo único muy positivo que llevo a cabo, junto a la reforma laboral, pero en el resto poco más le podía anotar en su haber y bastantes cosas en su debe, por lo que perdí mi confianza en él y repartí mi voto según las circunscripciones o las Cámaras para las que se votara entre el PP y VOX.

    Nunca me he tenido que avergonzar de mi voto, ni lo voy a hacer ahora.

    Tengo amigos del PP (muchos) y también de VOX (bastantes) como los tengo también del PSOE y hasta algunos catalanistas e incluso filo comunistas, con los que he desistido de hablar de política, porque valoro en mucho más su amistad.

    Pero el desenlace de la Moción de Censura contra Pedro Sánchez y su Gobierno, me ha dejado totalmente descolocado por lo inesperado.

    No puedo entender que Pablo Casado, que se ha pasado ya muchos meses sufriendo y denunciando al Gobierno actual y que ha conseguido importantes parcelas de poder para el PP, tanto en Madrid, como en su Comunidad Autónoma, en Andalucía, en Murcia y en otras muchas capitales y ciudades españolas, gracias a los votos y apoyos desinteresados de VOX , en vez de atizarle el golpe de gracia al Gobierno en su intervención al final de la Moción de Censura o simplemente abstenerse sin más, para demostrar que esa no era su guerra, empezara a darle coces en la espinilla a Abascal como si la Moción de Censura se le hubiera puesto a Abascal o incluso al mismo Pablo Casado.

    ¡INCOMPRENSIBLE PERO CIERTO!

    No voy a hacer más juicios de valor, porque no me corresponde a mí hacerlos y porque no quiero hacer sangrar más las heridas creadas dentro del Centro Derecha.

    Sólo diré que me ha parecido encomiable la postura de VOX, huyendo de las amenazas al PP y a Casado de retirarles sus apoyos allá donde Gobiernan, porque ellos como yo y como muchos millones de españoles, sabemos que sería peor el remedio que la enfermedad.

    Pero yo de Casado estaría muy preocupado por los halagos y aplausos que recibió de Pedro y Pablo al terminar su intervención, porque todo eso sonaba a falso o a muy bien pagado.

    Para colmo al día siguiente la mayoría de los medios de Comunicación financiados con fondos públicos, a cambio  de propaganda pro gubernamental, llenaban de incienso la decisión del líder de la Oposición, lo cual a mí me resulta muy sospechoso y me huele muy mal.

    Razones de mucho peso debe de haber tenido Casado, para actuar así, ya sea en forma de presiones, coacciones o amenazas.

    Pero no quiero elucubrar con teorías, de momento indemostrables en el terreno judicial y relacionadas con la detención y encarcelamiento de la Señora de Bárcenas o la sentencia del caso Kitchen, como he leído en algún medio.

    El tiempo dará y quitara razones.

    Pero de lo que no hay la menor duda es de que si no caminan juntos y suman PP y VOX tendremos Gobiernos del Frente Popular Social Comunista apoyado por los independentistas de derechas y de izquierdas y de los filo terroristas y enemigos ancestrales de la España Monárquica y Constitucional hasta finales del presente siglo, si es que para entonces aún existe España como la conocemos actualmente.

    En el discurso de Abascal, también me parecieron inadecuadas sus puntualizaciones sobre la UNION EUROPEA, ya que fuera de ella el frio podría sernos insoportable, aunque como él, considere que su burocratización es totalmente excesiva como lo es la de la España de las Autonomías, pero no era el momento de hablar de eso.

    Tampoco era necesario, abordar el tema de China en el caso de la Pandemia, aunque si reprocharle al Gobierno la nefasta gestión de la misma, que nos ha llevado a los peores resultados en Europa en estos momentos.

    Estos han sido en mi opinión loa errores y aciertos en la gestión de esta Moción de Censura, que solo ha servido para extender de momento el ACTA DE DEFUNCIÓN DE UN EVENTUAL PACTO DE LAS FUERZAS DEL CENTRO DERECHA CONSTITUCIONALISTA ESPAÑOL.

    Hasta la semana que viene amigos y que Dios nos coja confesados.

    Pujar