20 de novembre de 2019 20/11/19
Per Miguel Barrachina
El desahogo semanal - RSS

Y ahora Estanflación

    Hubo un tiempo en que los españoles andábamos despreocupados de la economía, hay un gobierno nacional, con competencias exclusivas, supuestamente dedicado a ello.

    Aquel desinterés, justificado por los cinco millones de nuevos empleos y el aumento de la riqueza, se ha tornado ahora en intensa preocupación. Los españoles ahora se familiarizan con la deuda soberana o la prima de riesgo, y pronto también con la estanflación, que es lugar en el que ahora se halla nuestra dolida nación; estancada y con inflación.

    Mientras el Producto Interior Bruto de Alemania creció el pasado año un 3,6% y el francés un 1,5%, el español retrocedió un 0,1%, esto quiere decir que nos encontramos con la previsible salida en “L” de la crisis, o sea, que tras caer, nos arrastramos por el fondo.

    A esta situación, de por sí muy negativa, se adiciona ahora otra; la inflación, que esta semana ha crecido hasta el 3,3%, más de un punto por encima de nuestros vecinos, y que tiene dos efectos inmediatos.

    El primero, volvemos a ser menos competitivos, ya que nuestros productos, la cesta de bienes y servicios representativa del consumo nacional, es más cara, por lo que exportaremos menos, e importaremos más, ya que los productos europeos se abaratan en relación con los nuestros.

    El segundo efecto del aumento de precios es el empobrecimiento general, y más específicamente de asalariados y pensionistas, ya que tienen fija su retribución nominal y, por tanto, al subir los precios de su consumo, su renta real disminuye en la misma medida que el aumento del IPC.

    Este alza de los precios españoles se produce por tres motivos, uno exterior y común a todos, como es el de las materias primas y la energía importada, y los otros dos responsabilidad gubernamental; el aumento en los impuestos y en la electricidad.

    Con el ejecutivo socialista todos es posible, ayudar a la energía solar y luego abandonarla; anunciar el cierre de la nuclear de Garoña, para ayer decidir la ampliación de la vida útil; decirle a Angela Merkel que se acabó el déficit y después permitir a las autonomías que superen los límites de endeudamiento. Es incluso posible que pueda haber un escenario peor que el actual de estanflación, pero, francamente, a mí no se me ocurre cual.
     1 comentari
    Peri
    Peri
    18/02/2011 09:02
    El zascatrón de la semana

    ¿Cómo quiere que subamos la economía con salarios de los más bajos de Europa? Sumando la precariedad laboral y los entrampados con un piso de 50 m2 comprado a precio de mansión y con créditos del 110% del valor de tasación a 50 años, ¿cómo espera que tire la economía? Además, ¿por qué no dice que NO se ha ampliado el límite de endeudamiento de las autonomías? Lo que se ha permitido es refinanciar la deuda ya existente, no emitir deuda nueva. Y eso incluye a la comunidad de madrid, que también ha recibido el placet para tal cometido y bien se encarga Vd. de ocultar. Hagamos una cosa: Démosle la razón a Merkel, nos olvidamos de la revisión del sueldo al IPC y la asociamos a la productividad. La verdad es que eso sería correcto. Pero no solo a la productividad, sino, A LA VEZ, A LOS BENEFICIOS DE LA EMPRESA ¿O piensa seguir dejando que se empobrezcan unos para que otros se enriquezcan más? De Africa llegan vientos de cambio y la gente empieza a creer en si misma y no en los políticos

    ocultar
    Y ahora Estanflación
    Pujar