elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

Bellido quiere que Ikea deje de ser un tema de lucha política

Bellido quiere que Ikea deje de ser un tema de lucha política - (foto 1)

    El portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante, Natxo Bellido, ha abogado porque Ikea deje de ser un tema de lucha política entre el tripartito y la oposición. Así lo ha manifestado después de que esta mañana se haya celebrado la segunda sesión de la Comisión específica del Pleno para la negociación de la implantación de la multinacional en Alicante.

    Aunque ha considerado “legítima” la postura de PP y C’s de criticar la gestión del tripartito en este asunto, ha opinado que, quizá, “no es la que más le interesa” a la ciudad de cara a conseguir que la empresa del mueble llegue a la capital de la provincia alicantina. En contraposición, se ha decantado por trabajar todos de forma conjunta.

    Compromís, desde fuera de la corporación municipal, junto con PSOE y EU (ahora Guanyar Alacant) en la oposición, fueron de los partidos más críticos con las negociaciones que mantuvieron en su momento los ex alcaldes del PP Luis Díaz Alperi y Sonia Castedo con representantes de Ikea.

    De ahí surgió el Plan Rabasa, que junto a la tienda preveía la construcción de viviendas de la mano de una promotora del empresario Enrique Ortiz, además de un macrocentro comercial. Sin embargo, el plan llegó a los tribunales y se paralizó, aunque hace escasos meses la causa fue archivada. Entre tanto, y para agilizarlo, el gobierno autonómico del ex president Alberto Fabra promulgó una Actuación Territorial Estratégica (ATE), la cual fue revocada por el actual Consell.

    ¿Qué ha cambiado para que su implantación tenga que dejar de ser un arma de la oposición política? Según Bellido, en aquella época la operación estaba “asociada a prácticas presuntamente corruptas, y ahora no”.

    Por ello, ha querido dejar claro que el consistorio está abierto a retomar “con la mejor de las voluntades” la negociación con la empresa sueca y ha asegurado que intentarán “integrar a los grupos de la oposición”.

    Bellido ha reconocido que no ha vuelto a haber contacto entre el equipo de gobierno y representantes de Ikea desde que en septiembre de 2015 dos directivos se levantasen de la reunión al ver entrar a los fotoperiodistas, una situación que no ha dudado en calificar de “esperpento”.

    “A Ikea, y eso no es ningún secreto, le asusta todo el ruido que hay cada vez que aparece en esta ciudad; ahora bien, alguna responsabilidad tiene Ikea con eso. Si hubiera venido de la mano de otro seguramente no habría habido el ruido que ha habido”, ha incidido.

    Por su parte, el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, ha trasladado a la comisión su predisposición para estudiar aquellas propuestas que lleguen para desarrollar urbanísticamente la zona de Rabasa, en concreto, ambos lados de la avenida de la Universidad.

    Aunque ha advertido que todas deberán tener encaje en el nuevo modelo territorial que definirá el futuro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), lo que significa respetar el entorno de las lagunas y el cinturón verde previsto junto a la A-70.

    También se ha ofrecido para tener una reunión con los responsables de Ikea y aclararles cuál es la postura de la concejalía, que no es otra, según sus palabras, que se instale, pero “de forma transparente, sostenible y con el mayor consenso posible”.

    “Ikea tuvo mala suerte al tratar de llegar a Alicante de la mano de Ortiz, Castedo y Alperi, algo que ha demorado muchos años la llegada de una tienda”, ha opinado.

    En contraposición, el portavoz del PP, Luis Barcala, ha tachado como “decepción absoluta” la comisión celebrada esta mañana, después de siete meses sin convocarse desde la primera sesión. “Hemos podido comprobar que ni se ha hecho ni se ha avanzado nada y llevamos perdido más de un año y medio”, ha señalado.

    Barcala ha asegurado que “lo peor de todo es que no hay ningún plan ni proyecto para asegurar la llegada de esta importante inversión a Alicante, con el riesgo que supone que la multinacional pueda implantarse en otra ciudad”.

     

    Subir