15 de agosto de 2020 15/8/20

Valencia aprueba por unanimidad el documento de conclusiones de la comisión de reconstrucción

Valencia aprueba por unanimidad el documento de conclusiones de la comisión de reconstrucción - (foto 1)
  • El alcalde ha destacado la voluntad de acuerdo de prácticamente toda la Corporación, y el recuerdo a las víctimas de la pandemia

El Pleno del Ayuntamiento de Valencia ha aprobado esta mañana, por unanimidad de los grupos que han participado en la votación, el documento de conclusiones de la Comisión de Reconstrucción de la ciudad de València, tras la pandemia por COVID-19.

 Tal como ha manifestado el alcalde, Joan Ribó, en nombre de toda la Corporación, «las conclusiones aprobadas ponen de manifiesto la voluntad de acuerdo sobre una serie de medidas para hacer frente a la situación, desde una perspectiva de urgencia, pero también a largo plazo. Sabemos que esta ciudad tiene que ser más resiliente contra posibles crisis futuras, como por ejemplo la del cambio climático; y también más solidaria y más saludable, porque València tiene que avanzar en la sostenibilidad siendo cada vez más amable para los ciudadanos y ciudadanas».

València ha sido una de las primeras ciudades del Estado en aprobar este documento de conclusiones, que ha sido respaldado de manera unánime por los grupos Compromís, PSPV-PSOE, PP y Ciudadanos, únicos presentes durante la votación, dado que Vox se ha ausentado del debate plenario. La sesión, convocada de manera extraordinaria para sacar adelante las propuestas con la mayor rapidez, ha tenido como único punto el documento de conclusiones elaborado por la Comisión no permanente para la Reconstrucción de la ciudad de València, que comenzó a trabajar el pasado mes de mayo, y que durante su desarrollo ha escuchado las aportaciones de una veintena de personas expertas en distintos ámbitos de gestión, y de presentantes de 26 entidades ciudadanas.

Todos los grupos municipales han intervenido en la sesión plenaria de hoy, que ha comenzado con la intervención del portavoz del Grupo Vox, José Gosálvez, el cual ha asegurado que la convocatoria es «irregular y, posiblemente, ilegal» por contravenir el reglamento del Pleno, según ha afirmado; y ha pedido un informe del secretario sobre este extremo.

Su compañero, Vicente Montáñez, ha calificado la sesión de «Pleno mordaza», y ha asegurado que el objetivo del documento es sólo «recuperar la imagen política de Joan Ribó, y no la reconstrucción de la ciudad». El edil ha criticado que el documento incluya parámetros como «la perspectiva de género, la peatonalización urbana, o los programas de eficiencia energética, pero se olvide de las víctimas», según sus palabras. Por ello, durante su segunda intervención, los dos ediles del grupo han anunciado su abandono el Hemiciclo y no han participado en la votación «para no lavar la cara de un alcalde ausente que no ha asumido sus responsabilidades».

«QUE LA CIUDAD FUNCIONE»

El grupo Ciudadanos ha dividido sus turno para dar cabida a las aportaciones del portavoz, Fernando Giner, y de los concejales Narciso Estellés, Rafael Pardo y Juan Copoví. Giner ha enmarcado su apoyo al documento subrayando que «ésta es una crisis global, que afecta a todas las ciudades y marca la misma línea de salida para todas; es decir –ha explicado- que tenemos las mismas oportunidades y, si enfocamos bien, podremos hacer de València una ciudad aspiracional y admirada».

El concejal Estellés se ha referido a los aspectos de movilidad y urbanismo, y ha destacado que apostar «por una ciudad saludable ha de ser un objetivo y una obligación de los ayuntamientos del siglo XXI», y ha subrayado también aspectos importantes de la reconstrucción como la alimentación y la salud, la importancia del espacio público y de una movilidad «amable, sostenible y multimodal, alejada de sectarismos e imposiciones», y ha instado a trabajar por «una Ciudad 15 minutos, amable y cuidadora, de manera que no se quede en meros conceptos». Rafael Pardo ha defendido «la importancia del acuerdo»: «la ocasión lo requería –ha afirmado- porque en un momento histórico como éste no podíamos desaprovechar lanzar una mensaje de unidad a la ciudadanía».

Además, ha subrayado que el documento incluye el compromiso de dedicar un 2,5% del Presupuesto Municipal a la reactivación económica (ayudas a autónomos y pymes), aunque ha lamentado que «falten bonificaciones fiscales concretas». Finalmente, Juan Copoví ha alertado sobre la necesidad de reforzar los recursos personales y técnicos de la atención social «para que este plan no se quede en un mero pliego de intenciones, y podamos actuar con diligencia para paliar efectos de la pandemia sobre todo sobre las personas más débiles».

Ha concluido el turno el portavoz, Fernando Giner, quien ha subrayado la gestión como el elemento clave: «hemos de salvar el verano, prepararnos para posibles rebrotes, y pensar ya en la Navidad. No es momento de subir impuestos ni derogar la reforma laboral, sino de fomentar la inversión y la iniciativa privada, y devolver a la ciudadanía su autonomía. La receta es que la ciudad funcione», ha concluido.

«HACER POLÍTICA VALIENTE»

En nombre del Grupo Socialista ha tomado la palabra su portavoz, Sandra Gómez, quien ha empezado haciendo referencia «a las víctimas y personas que nos han dejado en esta crisis y a las y los trabajadores esenciales que han estado en primera línea, y a cuya valentía hay que corresponder haciendo política valiente», ha asegurado. Gómez ha valorado la importancia de «sobreponernos a los prejuicios y alcanzar un acuerdo, por encima de intereses partidistas, porque lo primero es reconstruir la confianza de la ciudadanía en las instituciones». «Es el momento de ofrecer certezas, que la ciudadanía sepa que el Ayuntamiento no se pierde en diferencias».

Gómez ha defendido una recuperación asentada sobre tres ejes: «un nuevo modelo de ciudad que recupere para la ciudadanía el espacio que un día cedimos a favor del vehículo privado, avanzando hacia a la ‘València de los 15 minutos’, extendiendo las peatonalizaciones y el modelo de ciudad de plazas». «En segundo lugar, el reto de no dejar a nadie atrás, donde las ciudades tenemos un papel fundamental»; y «finalmente, el acuerdo para que el impulso público también reactive la economía, asegurando un despliegue de recursos de, al menos, el 2% del presupuesto municipal. Hemos de impulsar un nuevo modelo económico inteligente».

«Este acuerdo –ha concluido Gómez- pretende cambiar la incertidumbre por confianza más allá de los colores políticos; optar por un urbanismo más humano, concluir nuestro modelo de desigualdad y reactivar la economía mediante un potente plan público de incentivos». La concejala ha agradecido «el esfuerzo de PP y Cs por llegar a este acuerdo marco».

Seguidamente, ha intervenido la portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, la cual ha asegurado que, desde la toma de posesión, la «línea de actuación» del PP en el Ayuntamiento «es la lealtad, una lealtad –ha matizado- que no es un cheque en blanco ni ausencia de crítica», y ha cuestionado «si esa lealtad habría sido igual si fuera el PP quien gobernara».

«UN ACUERDO NECESARIO»

Según Catalá, las prioridades de los grupos de la Comisión de Reconstrucción han sido dos: «primero, las víctimas; segundo, la ciudad», y se ha referido a las iniciativas propuestas por su grupo que se han incorporado a las conclusiones de la Comisión. La concejala ha recordado que «cada uno tenemos un programa electoral, pero esto no es una oportunidad para plasmarlo, sino para hacer frente a la peor crisis en años», y ha ofrecido una serie de datos que reflejan «que la ciudad está tocada: el paro ha crecido un 4,68%, por encima de Madrid y de toda la Comunidad Valenciana; la situación de la asistencia social necesita refuerzos urgentes, y respecto a la situación presupuestaria, sólo se ha ejecutado el 14,6% del Presupuesto (25 de más de 174 millones presupuestados)».

Catalá ha afirmado que este acuerdo marco «es importante y necesario, pero insuficiente», y ha instado a la Corporación a «ser algo más ambiciosos». Ha definido las «líneas rojas el grupo popular: las víctimas, la prevención y los incentivos fiscales», y ha instado a «avanzar en compromisos para inyectar confianza en la economía».  La portavoz popular ha concluido «agradeciendo el talante del Gobierno municipal», pero ha advertido que el acuerdo «no es un permiso vacacional».

Ha cerrado el turno de intervenciones el alcalde, Joan Ribó, en representación del grupo Compromís, quien ha compartido su tiempo con los concejales Sergi Campillo, Carlos Galiana e Isabel Lozano. Ribó ha comenzado con una referencia a las víctimas de la pandemia y sus familiares, y ha subrayado «el apoyo desde las instituciones a quienes han sufrido directamente esta enfermedad; es también por ellos que hoy aprobamos este acuerdo», ha afirmado.

«UNIDAD Y ACUERDO»

El alcalde ha señalado la importancia del trabajo en común desarrollado por la Comisión de Reconstrucción, una herramienta «abierta a la participación, en la que la unidad y el acuerdo han sido referentes básicos para la recuperación global, por encima intereses partidistas». «Hoy –ha añadido- ese espíritu se materializa aquí, en este acuerdo fruto de un trabajo intenso en el que han participado muchas personas: expertos, entidades, miembros de los consejos sectoriales, funcionarios y personal municipal, y la oposición que ha mostrado gran altura de miras», ha afirmado. «Vivimos una situación que nos obliga a estar por encima de las desavenencias de partidos», ha añadido.

El concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha destacado que uno de los elementos de mayor acuerdo del documento «es que el futuro de las ciudades es verde y sostenible, dado que la pandemia ha hecho que la sociedad vea que es más vulnerable a los efectos exteriores y cada vez exige mayores y más valientes medidas». El edil ha defendido «que la salud de la ciudadanía ha de estar por encima de todo», y ha apostado por medidas de mejora de la calidad del aire (reducción del uso de motores de combustión, impulso del transporte público y vías peatonales, y ampliación de zonas verdes: un plan de renaturalización de la ciudad que lleve la biodiversidad a todos ámbitos y a todos los barrios».

Por su parte, el concejal de Comercio e Innovación, Carlos Galiana, ha destacado la reactivación económica como «uno de los ejes principales del documento de conclusiones», y ha detallado los puntos de acción: mejora de las infraestructuras, compromiso de compra pública innovadora, apuesta por el fomento del emprendimiento y la innovación, apoyo al comercio local y a la digitalización, al sector agroalimentario, a la cultura, al turismo sostenible, a la artesanía, al sector festivo, pymes … «porque sólo bajar impuestos no es la mejor receta».

Y ha señalado también la protección del talento, la rehabilitación de vivienda, el impulso de la obra pública, la lucha contra la economía sumergida, la formación para el empleo y contra la brecha digital; y la agilización de trámites dentro del Ayuntamiento.

Finalmente, Isabel Lozano, delegada de Bienestar Social, ha explicado que la pandemia «ha permitido visibilizar la realidad de los colectivos más vulnerables de la ciudad: mayores, personas con discapacidades, en situación de exclusión, infancia y adolescencia, mujeres víctimas de violencia machista... La pandemia ha ayudado a establecer las líneas de manera más clara para superar las desigualdades», ha afirmado, y ha apelado a la necesidad de actuar en el Área de Bienestar Social «desde la unidad de acción política, independientemente de quién gobierne».

El alcalde, Joan Ribó, ha intervenido al final de la sesión. «Este pacto nos ha dado una respuesta integral la crisis desde un amplio apoyo por el que nos debemos felicitar. Es un acuerdo que nos abre un camino en temas fundamentales; la mayoría inmensa de la sociedad valenciana quiere respuestas por encima de nuestras legítimas posiciones. Es el tiempo de los acuerdos y nos felicitamos por ello», ha concluido.

Subir