19 de junio de 2019 19/6/19

“Glovo nos mata”: Los ‘riders’ de las empresas de reparto denuncian la precariedad de sus condiciones de trabajo

“Glovo nos mata”: Los ‘riders’ de las empresas de reparto denuncian la precariedad de sus condiciones de trabajo - (foto 1)
  • Despidos improcedentes, falsos autónomos, jornadas laborales de entre 10 y 12 horas, y sueldos ínfimos, son algunas de las quejas de los sindicatos

MÁS FOTOS
“Glovo nos mata”: Los ‘riders’ de las empresas de reparto denuncian la precariedad de sus condiciones de trabajo - (foto 2)
“Glovo nos mata”: Los ‘riders’ de las empresas de reparto denuncian la precariedad de sus condiciones de trabajo - (foto 3)

“Glovo nos mata”, “Ya está bien de precariedad”, “No a la reforma laboral”. Estas son las proclamas que se escucharon ayer en la plaza del Ayuntamiento durante la concentración convocada por “Riders x Drets de València”, No + Precarietat e Intersindical Valenciana para denunciar la precariedad de los ‘riders’ que trabajan para las empresas de reparto.

Despidos improcedentes, obligación de darse de alta como falsos autónomos, incumplimiento de la legislación de trabajadores, jornadas laborales de entre 10 y 12 y bajos sueldos, son algunas de las cuestiones que los trabajadores critican a empresas como Glovo y Deliveroo. Pero el punto de inflexión lo marcó la muerte hace dos semanas de un repartidor de Glovo, que fue arrollado en Barcelona por una camión de la limpieza mientras trabajaba. Según explicó ayer el portavoz de Intersindical Valenciana, Marco Llarena, fue la “precariedad” lo que mató al joven de 22 años. “Lo que ha pasado en Barcelona tenía que pasar, no es un hecho aislado en el sector del reparto”, lamentó el portavoz. “No son trabajadores ni personas, son una parte más de la máquina”, indicó. De hecho, los repartidores que sufren un accidente, corren un doble riesgo, tanto por las secuelas que les puede dejar, como por la dificultad de que los readmitan. “Tenemos unas condiciones laborales precarias, que vulneran los derechos laborales”, declaró Llarena.

En este sentido, los sindicatos también denunciaron durante la concentración los sueldos “ridículos” de los trabajadores, que ganan por servicio entre 3.20 y 5 euros, trabajando en muchos casos entre 10 y 12 horas. “Un buen mes puedes ganar limpio entre 500 y 700 euros”, subrayó Manuel Cabo, ex trabajador de Deliveroo que fue despedido de forma improcedente. Con el dinero de sueldo, aseguró, deben pagar los 300 euros de autónomo, el 21% de IVA, el 20% de IRPF, más los gastos de carburante y mantenimiento. “Es inviable totalmente”, afirmó.

A estas condiciones se añade que son las empresas las que regulan los horarios, el número de pedidos e incluso la distancia que deben recorrer los trabajadores. “Hay unas estadísticas, y según ellos creen oportuno, te penalizan y te quitan horas, o te asignan menos pedidos”, explicó Cabo indignado.

Ante estas condiciones, la Inspección de Trabajo de Valencia, Barcelona y Madrid, ha reconocido que son falsos autónomos, y que por lo tanto, las empresas de reparto incumplen la legislación de trabajadores. Además, diversos tribunales han fallado a favor de los ‘riders’. Sin embargo, los sindicatos han denunciado que las resoluciones judiciales no han sido acatadas por las empresas, que las recurren, y lo “único que hacen es dilatar los procesos”.

Ahora los trabajadores están pendientes de la sentencia del juicio de Valencia sobre Deliveroo por emplear a 97 ‘riders’ como falsos autónomos. “Continuaremos la lucha en las calles pero también en los tribunales”, afirmó Llarena durante la lectura del manifiesto. “La lucha y la unidad de los trabajadores es el único camino para acabar con la pobreza y la explotación”, continuó. Así, colectivos de toda Europa se han movilizado a través de la Federación Internacional de ‘Rider’, para “acabar con esta explotación culpa de un capitalismo salvaje”.