17 de febrero de 2020 17/2/20
ENTREVISTA

Galiana: "Hay que sacar a la gente del coche para que pasee por la ciudad y entre al comercio"

Galiana: "Hay que sacar a la gente del coche para que pasee por la ciudad y entre al comercio" - (foto 1)

    Carlos Galiana (Compromís) afronta un nuevo mandato al frente de la concejalía de Comercio del Ayuntamiento de Valencia, y lo hace con el objetivo de poner en el mapa político al comercio el cual considera había quedado olvidado.

    Además, apuesta por continuar relanzando los mercados municipales de la ciudad con propuestas como la creación de un mercado donde únicamente se vendan productos valencianos.

    En elperiodic.com hablamos con él para conocer sus planes para el comercio y los mercados de Valencia, y esto es lo que nos ha contado:

    Pregunta: Vuelve a ponerse al frente de la Concejalía de Comercio del Ayuntamiento de Valencia ¿Qué retos se ha planteado para esta nueva legislatura?

    Respuesta: Tenía muchas ganas de seguir en comercio, creo que hemos iniciado un proyecto que en cuatro años no se acaba. Son muchos los retos, pero los principales son acabar las obras que iniciamos en el pasado mandato en los mercados municipales. Había mucha inversión en mercados municipales que queremos acabar, además de seguir poniendo al pequeño comercio en el mapa político, que estaba un poco abandonado.

    P: ¿Qué relación mantiene el Ayuntamiento con las asociaciones de comerciantes en estos momentos?

    R: Tenemos una buena relación. Seguimos teniendo el Consell local de Comerç, en el que hay una comisión técnica de mercados con sus presidentes y otra de venta no sedentaria con los presidentes de los mercadillos. Siempre hay tensiones, pero hay una buena relación.

    P: Entre esas tensiones .¿Cuáles son las principales reclamaciones?

    R: Estamos resolviendo el tema de la autogestión, tanto del mercado del Cabanyal como del Central donde la hemos ampliado hasta que se haga el concurso público. Pero la verdad, es que ahora los comerciantes están centrados en la campaña navideña, y no hay mayor problema.

    P: La autogestión del Mercado Central ha dado mucho de sí. ¿Por qué finalmente se ha optado por un concurso público?

    R: El convenio no se podía prorrogar más allá de los tres años que hicimos en su momento. Lo repetí hasta la saciedad en campaña electoral e incluso estuve en el Mercado Central en 2016 para decir que había que encontrar una solución. La ley no permitía continuar con el convenio, sino yo hubiese firmado diez años más pero no podía ser.

    Al final la solución la hemos pactado entre las dos partes, la asociación que tiene el convenio y el Ayuntamiento que es el propietario. Vamos a sacar la gestión a concurso, pero ahora tenemos que ver cómo y mientras el mercado seguirá con la autogestión.

    P: ¿En qué plazos nos estaríamos moviendo?

    R: Eso es una cuestión técnica, no lo sé. Una vez este todo correcto saldrá adelante. Es un proceso bastante largo.

    P: ¿Es un objetivo para el Ayuntamiento que todos los mercados pasen a tener este modelo de gestión?

    R: Lo ideal es que todos los mercados que son de titularidad pública fueran gestionados por el Ayuntamiento, eso sería lo ideal. Evidentemente el Mercado Central tiene unas características muy peculiares, es diferente, por lo que se pueden ver otros modelos de gestión. No dejan de ser mercados municipales, la responsabilidad de la gestión debe de ser pública.

    P: La apuesta que se está haciendo en los mercados municipales es firme, incluso se ha anunciado la creación de un mercado donde únicamente se vendan productos valencianos ¿De dónde surge la idea?

    R: Cuando llegamos al Ayuntamiento había dos mercados abandonados, el del Grao con cinco paradas abiertas y el de Mercado de Sant Pere Nolasc con tres paradas. Nosotros no queremos perder ningún mercado municipal, y por eso hemos presentado un proyecto básico. La idea es dotar de algún tipo de personalidad a cada mercado. Buscamos que podía caracterizar a este y pensamos que no hay en la ciudad ningún mercado que solo tenga productos valencianos.

    Bajo esa idea empezamos a trabajar. Es un mercado pequeño, tiene cinco paradas de las tradicionales, cuatro para tira de contar y tres para promociones, que van desde las diferentes denominaciones de origen que podamos tener al vino o al turrón ahora en navidad, por ejemplo. Durante este año queremos sacar a licitación la dirección de obra y el proyecto y ya para el año siguiente la obra. Ya hemos aprendido la experiencia del Grao de que los tiempos no son rápidos.

    P: Comienza ahora la campaña de Navidad ¿Se ha planteado algún tipo de campaña en el comercio para estas fechas?

    R: Navidad es la época del año de mayor venta y siempre se prepara una campaña especial para el comercio. Casi el 30% de las ventas se hace en la época navideña. Este año hemos hecho unas tarjetas postales que vamos a repartir en 850 comercios conjuntamente con las asociaciones comerciantes. Vamos a repartir 49.000 postales y 21.000 cajas, el año pasado fue un papel de envolver y este año unas cajas. Estas tarjetas van personalizadas con cada barrio, aparecen algunos símbolos representativo del lugar donde está el comercio.

    P: Desde hace unos años la campaña navideña se ve empañada por la tendencia del Black Friday. Son muchos los comerciantes que se asegura les perjudica ¿Comparte esa postura?

    R: Nosotros no hacemos campaña de Black Friday, es una cuestión que ellos mismos han dicho que hay gente que adelanta las compras de navidad y luego bajan las ventas. Tenemos tradiciones valencianas que debemos de explotar un poco más, y no atraer otras tradiciones de fuera.

    P: ¿Se puede hacer algo para remediar ese impacto negativo?

    R: Es complicado. Cuando las grandes compañías se lanzan a estas campañas, el pequeño comercio de alguna manera se ve arrastrado a seguirlas. Al final tenemos el Black Friday, el Ciber Monday… Eso tiene un sentido en EEUU pero no mucho en Valencia, es complicado luchar contra eso.

    P: Si que se organiza la Shopping Night de invierno ¿Se intentan resarcir así las ventas?

    R: No tiene nada que ver, con el Shopping Night ponemos en valor el comercio de una zona en concreto de la ciudad y de vivir una noche en que vas, más allá de a comprar, a tener otro tipo de relación con el comerciante que en un momento determinado te invita a tomar algo con él y conocerle de una forma más distendida. Creo que es más un día de promoción que de compra compulsiva como puede ser el Black Friday, que al final juega con hacer promociones de productos que no necesitamos.

    P: Otra de las grandes quejas y problemas de la campaña navideña es el top manta ¿Cómo se puede afrontar?

    R: No es problema no solo de navidad es un problema de todo el año. Hemos creado una comisión técnica en la que vamos a trabajar tanto desde policía, inmigración y comercio con los diferentes actores comerciales de la ciudad. Esto no es una cuestión de comercio, le afecta pero la regulación está muy clara, pero tampoco es solo una cuestión policial por lo que hay que ver al colectivo y reunirse. Pueden haber otras salidas a estar en la calle.

    Es fundamental por dos motivos: el primer que el producto no tenemos las garantías de que sea fiable y el consumidor tiene que saber qué es lo que compra; y por otro lado, porque tener a una persona vendiendo en la calle lo mismo que está vendiendo una persona en una tienda física pero a mitad de precio debe de hacer que el consumir se plantee por qué es así

    P: Pero eso es más un cuestión de educación del consumidor…

    R: Sí, por eso también hay una campaña prevista con las tres asociaciones de consumidores para el 2020, con la que se busca concienciar al consumir y que por lo menos sea consciente de lo que esta comprando.

    P: ¿Qué expectativas de las ventas navideñas manejan?

    R: No tenemos datos, pero el 30% del consumo se produce en esta campaña. La navidad en Valencia está tomando un impulso muy importante en los últimos años gracias a todas las actividades y acciones que se han llevado a cabo tanto en los mercados, como a nivel cultural y turístico para que la gente venga.

    Hemos conseguido que en vez de pensar me voy a ir a Madrid y Barcelona para hacer las compras y volver, estamos consiguiendo poco a poco que al gente se quede en valencia e incluso que la gente, venga a hacer un turismo de shopping. Ha cambiado mucho la navidad en los últimos años, el ambiente que hay en la calle y la peatonalización de las calles hace más atractivo pasearse por la ciudad y comprar.

    P: ¿Cree entonces que la peatonalización de las plazas va a favorecer el comercio?

    R: Sin duda. Tenemos ejemplos muy claros, como es la Calle Preciados en Madrid o la Porta d’Àngel en Barcelona Al final, aquí mismo en Don Juan de Austria su peatonalización fue polémica y ahora es una zona comercial de referencia.

    La gente que va en coche no compra, la gente que va en coche circula. Lo que hay que hacer es sacar a la gente del coche para que pueda pasear por la ciudad y ver los escaparates y que entre al comercio. Hay que combinar todo, tener un buen transporte público y tener acceso a los parking para que la gente pueda pasear y comprar. La gente feliz es la que más compra.

    P: Como comentábamos al inicio de la entrevista afrontan otros cuatro años al frente del Ayuntamiento de València ¿Qué valoración hace del tiempo que llevamos de legislatura? ¿Ha cambiado algo de la Nau al Rialto?

    R: Han cambiado varias cosas, la primera que antes éramos tres grupos municipales y ahora somos dos. Parece que hay una continuidad de gobierno porque muchos tenemos las mismas delegaciones, pero la verdad es que tienes que ponerte otra vez en marcha, ponerte al día, e ir conociendo nuevos compañeros que tenemos. Yo siempre hago una valoración positiva del gobierno, y además los resultados están ahí.

    Muchas veces la realidad es muy diferente a lo que vemos en redes e incluso vemos en medios, al final los resultados electorales están ahí y a veces abres algún periódico y parece que vivamos en la catástrofe continua y el caos absoluto. Luego haces las elecciones y las fuerzas de izquierdas suben y la ciudad va bien, puede ir mejor como todo pero es positivo.

    Subir