23 de noviembre de 2020 23/11/20

Un estudio prevé que la cuenca del Júcar perderá un 23% de sus reservas hídricas este siglo

Un estudio prevé que la cuenca del Júcar perderá un 23% de sus reservas hídricas este siglo - (foto 1)
  • Un dato preocupante puesto que la relación entre los recursos generados y las demandas es muy estrecha, cerca de un 90%

MÁS FOTOS
Un estudio prevé que la cuenca del Júcar perderá un 23% de sus reservas hídricas este siglo - (foto 2)

Un estudio desarrollado por investigadores del Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA) de la Universitat Politècnica de València (UPV) confirma que la tendencia futura de los recursos hídricos en la cuenca del Júcar es decreciente, aunque con un alto grado de incertidumbre asociada a su intensidad. “Esa incertidumbre, derivada de la heterogeneidad de las proyecciones climáticas, no permite estimar con exactitud la disminución futura de los recursos hídricos en el Júcar. No obstante, la tendencia que se observa es la de una disminución de caudal, que podría alcanzar hasta un 23% a finales de este siglo”, apunta Sara Suárez, investigadora del grupo de Ingeniería de Recursos Hídricos IIAMA-UPV.

El equipo del IIAMA explica que a pesar de los intentos por reducir esta incertidumbre por medio de ajustes en los datos iniciales al estado actual de la cuenca y la corrección del sesgo de los datos futuros, sigue habiendo dudas razonables sobre la mejor forma de trabajar con las proyecciones climáticas. En su estudio, los investigadores del IIAMA optaron por reducir el periodo de referencia de los modelos climáticos (1971-2000) a un periodo que, bajo su análisis, representa mejor el estado actual de la cuenca (1980-2000) y que refleja mejor el llamado “efecto 80”.

Al evaluar el posible impacto del cambio climático comparando cada periodo futuro (2011-2040, 2041-2070 y 2071-2098) con el de referencia (1980-2000), en el primero se experimenta un incremento del 1% de media, en el segundo un descenso del -7% y en el tercero del -13%. Sin embargo, estos cambios son más acusados si se utiliza el periodo 1971-2000 como referencia, dando como resultado descensos del -11% para el futuro cercano, del -13% para el futuro medio y del -23% para el futuro lejano.

“Los resultados obtenidos en la investigación pronostican la disminución futura de los recursos hídricos en la cuenca del Júcar, aunque no se puede determinar con exactitud su intensidad debido al alto grado de incertidumbre asociado a las proyecciones climáticas”, incide Sara Suárez.

Por ello, los investigadores del IIAMA apuntan que esta tendencia decreciente es un gran reto para la gestión futura de los recursos hídricos en esta cuenca, ya que actualmente la relación entre los recursos generados y las demandas es muy estrecha, “cerca del 90%” por lo que la toma de decisiones debe realizarse “de la forma más acertada posible, siendo necesario continuar investigando y reduciendo la incertidumbre”.

 “Los resultados obtenidos en la investigación pronostican una disminución futura de los recursos hídricos en la Cuenca del Júcar, aunque no se puede determinar con exactitud su intensidad debido al alto grado de incertidumbre asociado a las proyecciones climáticas”.

En el estudio, publicado en la revista Ingeniería del Agua, han participado también los investigadores Abel Solera, Joaquín Andreu y Liliana García.

Metodología desarrollada

La investigación parte de la realidad de que los estudios sobre los impactos del cambio climático han ido cobrando fuerza en las últimas décadas, siendo incluidos como aspecto fundamental en la Instrucción de Planificación Hidrológica (IPH). Esta norma establece que los Planes Hidrológicos de Cuenca (PHC) se deben revisar cada 6 años e incorporar el posible efecto del cambio climático sobre los recursos hídricos de cada demarcación hidrográfica.

Por ello, el principal objetivo de este trabajo es poner de manifiesto “la incertidumbre asociada al manejo de las proyecciones climáticas, mediante la evaluación del impacto en los caudales futuros en la Cuenca del Júcar”, señala la investigadora del IIAMA-UPV y coautora del estudio, Sara Suárez.

El estudio desarrolla una metodología, a través de la inclusión de datos de proyecciones climáticas de precipitación y temperatura corregidos en un modelo hidrológico, con el objetivo de poder comparar aportaciones de periodos futuros con las de un periodo de referencia y evaluar los posibles impactos del cambio climático en los recursos futuros.

“Se seleccionaron variables meteorológicas de 9 proyecciones climáticas pertenecientes a los escenarios de emisión 4.5 y 8.5, se corrigió el sesgo y se introdujeron en un modelo hidrológico para la simulación de caudales”, indica la investigadora del IIAMA

En este sentido, los datos son cada vez más asequibles debido a la mayor disponibilidad e información acerca de proyecciones climáticas proporcionadas por servicios climáticos como CORDEX (Coordinated Regional Climate Downscaling Experiment) o SWICCA (Service for Water Indicatos in Climate Change Adaptation, Copernicus project), un portal desarrollado a escala europea por el SMHI (Instituto Meteorológico e Hidrológico de Suecia) con la colaboración de diferentes centros de investigación, entre los que se encontraba el Grupo de Ingeniería de Recursos Hídricos del IIAMA-UPV.

La metodología, que puede implementarse en otras cuencas con características similares al Júcar, permite obtener información para mejorar la toma de decisiones, siempre y cuando se tenga “un profundo conocimiento de la zona de estudio”, por lo que su extrapolación a otros casos de estudio requiere del conocimiento de “expertos”, aseguran los participantes en el estudio.

De hecho, uno de los factores clave para la estimación de los impactos del cambio climático en las cuencas es el escenario hidrológico al que éstas se van a enfrentar en el futuro, siendo la Cuenca del Júcar una zona propensa a sufrir sequías recurrentes que duran varios años por su gran variabilidad hidrológica.

Subir