25 de octubre de 2020 25/10/20

Los bares culturales de Valencia, en un limbo legal

Los bares culturales de Valencia, en un limbo legal - (foto 1)
  • Los bares culturales de Valencia reclaman una legislación clara que ampare sus actividades artísticas

MÁS FOTOS
Los bares culturales de Valencia, en un limbo legal - (foto 2)

En un limbo legal. Así se encuentran los bares, restaurantes, cafeterías y pubs de Valencia que organizan cualquier tipo de actividad cultural, sea un taller, un concierto, una presentación o una obra de teatro. Porque aunque la capital del Turia se ha convertido en un referente cultural con infinidad de actividades diarias en barrios como Russafa, el Carmen, Aragón o el Cabanyal, lo cierto es que la legislación no va al mismo ritmo.

Es lo que denuncian desde la Asociación de Bares Culturales (ABACU), que ha celebrado esta semana la segunda edición de Abacu Week precisamente para llamar la atención sobre este tema: "Hay una demanda y una aceptación social en este tipo de actividades pero sin embargo no hay una ley clara que nos ampare", explica Gema Clara Penalba, portavoz de la asociación.

Tal y como exponen, hay una confusión legal generada por la existencia de espacios que sitúan entre el centro cultural y el bar, es decir, espacios más pequeños y vulnerables como son los bares, restaurantes y cafeterías, donde se desarrolla una parte vital de la escena cultural valenciana: "Estas reivindicaciones comenzaron cuando sancionaron a algunos locales por hacer talleres y charlas", denuncia la portavoz de Abacu.

Y la muestra más clara de este limbo legal está en que ni los mismos funcionarios saben el protocolo a seguir cuando realizan una inspección en este tipo de locales: "Pedimos una regulación que nos ampare, siempre teniendo en cuenta el respeto al descanso vecinal, que sea horario diurno y acorde con las instalaciones de cada local".

Cabe destacar que la asociación ha sostenido conversaciones "satisfactorias" con el concejal de Espacio Público, Carlos Galiana y con la concejala Pilar Soriano, aunque desde verano no ha habido más movimientos: "Queremos ser Berlín en lo que a cultura se refiere pero no tenemos una regulación que nos lo permita", concluye Gema Clara Penalba.

Subir