20 d’agost de 2019 20/8/19
Per Santiago Ríos
Con todos mis respetos - RSS

La ciudad sin nombre

Mis lectores más longevos, quizás recuerden la famosa película Paint Your Wagon del año 1969 que se estrenó en España, con el nombre de “La leyenda de la ciudad sin nombre”.

Una divertida combinación de western y comedia, basada en el musical de Broadway del mismo nombre, con una partitura prodigiosa de Alan Jay Lerner y Frederick Loewe. La historia de una ciudad formada por buscadores de oro, se centra en las aventuras de Ben y “Socio” (Lee Marvin y Clint Eastwood) y la delicada esposa que ambos comparten (Jean Seberg). De hecho, es un delirante ménage à trois ambientado en un poblado sin nombre de la California de 1850.

Leyendo el periódico Mediterráneo del jueves 18 de Junio, me encuentro con un interesante reportaje, a doble página, de Rosanna Blasco, referente a los hallazgos de unas urnas funerarias, titulado “Los arqueólogos buscarán el poblado de la necrópolis ibera” y “Una provincia de asentamientos” en la que relata los yacimientos castellonenses, con restos de poblados iberos a lo largo de su geografía. Todo ello ilustrado con un mapa explicativo de los según la autora de los artículos, principales puntos con restos iberos.



¡Sorprendente!. ¡No aparece Burriana!
Si a las manos del bueno de Norberto Mesado, ha llegado a parar un ejemplar del periódico, habrá tenido que ingerir doble dosis de valeriana con una infusión de hierba luisa, para recuperarse del soponcio, después de tantos años de trabajos de investigación. De sus escritos aprendí que “Los hallazgos ibéricos de nuestro término (estaciones de Vinarragell, El Tirao, Torre d’Onda y Llombay), certifican un poblamiento prerromano de llano que habría que seguir rastreando y valorando en aras de un mejor conocimiento de la Cultura Ibérica peninsular”.

De la importancia de los hallazgos en los poblados iberos de nuestro término, dan fe los estudios del Servicio de Investigación  Prehistórica de la Diputación Provincial de Valencia y los investigadores A. Lázaro Mengot, Carmen Aranegui Gascó, D. Fletcher Valls y el propio Norberto entre otros, dan buena cuenta de la calidad de los mismos.

Entonces, ¿por qué ignorar una realidad tan palpable?. ¿Qué intereses existen para obviar el nombre de nuestra ciudad, en tantas y tantas ocasiones?. ¿Dónde está la “mano negra” que oculta constantemente la relevancia de Burriana, en el entorno histórico-cultural de la Comunidad Valenciana?.

Hace unos meses estuve en el Monasterio del Puig, donde una exposición mal explicaba la conquista de Valencia por el rey Jaime I. En ella se proyectaba un audiovisual, en el que manipuladamente se desinformaba de la relevancia que tuvo Burriana en la mentada conquista, aderezado con mentiras malintencionadas que desvirtuaban la realidad histórica. Como ejemplo curioso, les diré que en el mapa del Reino musulmán de Valencia que allí se mostraba, aparecían entre otras, ciudades como Villarreal y Castellón que como todos ustedes saben no se fundaron hasta que llegó Jaime I. Hice notar dichos fiascos a la persona encargada de la proyección y a parte de decirme que la misma iba dirigida a escolares (se les puede engañar más fácilmente), me indico que les venía confeccionado desde la Generalitat.

Paso a paso se está perdiendo nuestra identidad que se nos ha ido forjado a través de los siglos. Se dejan pasar las oportunidades de algo grande, por considerarlo sutil e irrelevante. Nos está invadiendo la cultura del “meninfot”, aderezada por el “todo vale”.
¿A que político o funcionario, corresponde frenar estos atropellos, defendiendo nuestros legítimos intereses, en pro de una dignidad como pueblo, dirigiéndose educada y documentadamente a todas estas personas que masacran nuestra historia?.

Para muestra, un botón. Voy a permitirme hacerles, como un pequeño juego de las adivinanzas.

Observen detalladamente las dos fotografías siguientes y tómense su tiempo de reflexión, sin prisas.

     


Ahora viene la pregunta: ¿Díganme en que municipios están ubicadas, cada una de estas dos trapas de alcantarillado?.

La respuesta parece evidente, verdad, pero antes de contestar, vuelvan a mirar las dos piezas del mobiliario urbano, con los ojos de la mente y no con los del corazón.

¿Lo tienen más claro?. Lamento decirles que no han acertado. Ya les había dicho que estamos perdiendo nuestra identidad como ciudad. Aunque les parezca imposible, las dos se encuentran en Burriana. ¡Sí, en Burriana!.

En la calle San Juan de la Cruz, esquina con la de la Encarnación, enfrente de donde estaba la entrada del añorado Teatro Principal, miren al suelo, donde debería haber un paso de cebra y se puede contemplar la trapa del error en cuestión.

Les invito a que la visiten, solos o en solemne peregrinación y depositen un cirio a San Pascual Bailón que pronto será nuestro patrón, para que nos ayude en nuestra desesperación.

¿Quién ha sido el responsable municipal que ha consentido esta “colocación”, con visos de “cachondeo” y alevosía?. Agradecería al Concejal delegado, se dé un paseo por la ya famosa 3ª planta del Ayuntamiento, encuentre al culpable que supuestamente debe estar por allí y proceda a su reemplazamiento inmediato.

Como dice un antiguo amigo mío, esto ya es “Francisca Garse”.

 8 comentaris
Santiago Ríos
Santiago Ríos
26/06/2009 10:06
Al Caesar lo que es del Caesar

Debo recificar. No fué el Concejal de Vía Pública quién dió la orden de sustituir la trapa, pues se encontraba en Alicante, representando a Burriana en las Hogueras de San Juan, como Presidente de JLF, sinó que ha sido el Concejal de Urbanismo quién tomándose interés para subsanar el error, ha requerido el cambio. Como observarán, funciona mucho mejor el factor humano que el funcionarial. Muchas gracias Javier y disculpa mi error.

ocultar
La ciudad sin nombre
Pujar