21 de juliol de 2019 21/7/19
Per diversos autors
La Palestra - RSS

La historia de Contigo escribe un nuevo y brillante capítulo

“Liderados por un intrépido político, avezado como el que más pero de rostro todavía juvenil y de apellido Aguar, Enrique quiso estar CONTIGO y muchos decidimos estar con él. Recorrió toda la geografía nacional contándonos que España nos necesitaba”

Toda historia que se precie y quiera tener cabida en el futuro, tendría que empezar detrás de un buen café. Una terraza en primavera, la compañía adecuada y una ilusión compartida. Con esos ingredientes es difícil fracasar. Así empezó hace ahora dos años un proyecto que fue uniendo a mucha gente, personas que podrían haber pasado desapercibidas para el futuro de sus ciudades y no alcanzar las páginas de una leyenda todavía por escribir.

Unas cuantas personas decepcionadas con lo que les rodeaba y ávidas de conocimientos por compartir, se reunieron en una de esas mágicas cafeterías que construyen el futuro de las naciones. Fue en Valencia y su ímpetu les condujo al valiente reto de poner en marcha un proyecto, lleno de esos miedos y riesgos que nos invaden cuando nos adentramos en habitaciones oscuras y todavía faltas de conquista. Aquellos que tomaron esa valiente decisión y dieron esos primeros pasos, son hoy los principales culpables de que cientos de personas de toda España se reúnan en la misma Valencia, la ciudad que todavía respira a pólvora y resaca de fallas, para aplaudirles y darles las gracias. Porque pronto el éxito será de todos, pero sin raíz no crece el árbol. Toca pues rendirles homenaje en el día de la presentación de todos sus Candidatos.

Liderados por un intrépido político, avezado como el que más pero de rostro todavía juvenil y de apellido Aguar, Enrique quiso estar CONTIGO y muchos decidimos estar con él. Recorrió toda la geografía nacional contándonos que España nos necesitaba. No eran sus planes iniciales, pues su Valencia del alma es lo que en él hacía más mella. Pero se sacrificó, no pudo parar los ecos que salían por la ventana abierta de las redes sociales y mucho menos el reflejo que rápidamente cogió su mensaje. Personas de todo el país quisimos dar un paso adelante, estar CONTIGO y entendimos que tenemos una obligación y una responsabilidad. Que la vida no es sólo trabajar y disfrutar.

La situación actual nos obligó a muchos a salir del área de confort y dedicar nuestro tiempo y nuestro propio dinero, a poner en marcha el proyecto de CONTIGO allí donde vivíamos. Era y sigue siendo necesario, cada día un poco más, volver a la senda de la cordura. España nunca ha sido un país de extremismos y es la propia política, la mala política, la culpable de que muchos de nosotros nos hayamos visto abocados a dar este paso adelante. CONTIGO nunca nació para confrontar, sino para pacificar. Desde el primer minuto comprendimos nuestra necesidad de estar ahí porque España se desvía, de manera muy peligrosa, hacia los extremos. Hoy de moda el que pide legalizar las armas, pero sin más culpa que aquel otro que buscaba convertirnos a todos un país de odio y enfrentamiento.

Valencia merece ver y disfrutar aquello que aquí nació. Justo por eso y dos años después, nos reunimos en la capital del Turia decenas de candidatos a las diferentes alcaldías de toda España y centenares de afiliados, simpatizantes y amigos, para conocernos mejor y felicitarnos por este gran logro conseguido hasta hoy, que no es más que un nuevo paso, otro eslabón, de una gran cadena de ilusiones generadas en torno a un proyecto político que busca centrar España y moderar un país maravilloso que unos cuantos se empecinan en ensuciar. Un proyecto en definitiva, que ha conseguido reunir a cientos de almas de la sociedad civil que están dispuestos a renunciar a muchas de sus conseguidas comodidades, por el  único propósito de defender la calidad de vida de sus vecinos y el mejor hacer en sus ciudades, contribuyendo unidos a que nuestro país, la España que a todos nos une, se recuerde en el futuro como lo que siempre fue, una de las naciones más potentes y más bonitas de la tierra.

Enhorabuena a todos, gracias por vuestra implicación, ánimo en vuestra perseverancia y una pizca de suerte para alcanzar vuestros objetivos. CONTIGO, vuestros vecinos y todos los españoles, os estarán siempre agradecidos.