4 d’agost de 2020 4/8/20
Per Vicente García Nebot
Chuzos de Punta - RSS

El virus de los gilipollas

    Hermanos: A la espera de los próximos rebrotes se me ocurre que hay dos segmentos de la población que pueden ayudar mucho a que este bicho vuelva con potencia suficiente para meternos en casa de nuevo: los jóvenes y los gilipollas.

    Los jóvenes son ese grupo de la sociedad que tienen toda la vida por delante y, en general, con toda su salud intacta. Fuertes como rocas. Y a los que el COVID de las narices les pasa por su cuerpo como si fuera una simple gripe o ni se enteran porque son asintomáticos.

    Es lógico que alguien con estas circunstancias, y en una época de nuestra vida en la que solemos ser bastante egoístas y sabemos mucho más que nuestros mayores, nos ataque el virus de la insolidaridad y nos quitemos mascarillas y todo lo que nos molesta.

    Por otro lado, está el segmento de los gilipollas. Estos están en todas las edades, de forma transversal y, por regla general, más en el genero masculino que en el femenino.

    Son unos tontainas que se creen o más jóvenes de lo que son o más listos de lo que sus neuronas se lo permiten. Estos sí que pueden coger una neumonía que se los lleve a la UCI o un poco más arriba (o abajo). Siendo hombres o mujeres, son más machos que los demás y a ellos nadie les dice cómo tienen que vivir. ¡Porque son libres!

    Dentro de este grupo se encuentra el subgrupo que considera que eso del COVID-19 es cosa de pobres y que a los ricos no les afecta porque tienen un seguro privado que les salvará ante cualquier eventualidad. Pues siento decirles que la sanidad privada es un negocio que va a criterios de rentabilidad y si sales más caro vivo que muerto… pues eso.

    Pujar