8 de marzo de 2021 8/3/21

La pandemia destroza el alquiler turístico de viviendas: Alicante pierde 18,6 millones de euros y Benidorm cae 12 más

La pandemia destroza el alquiler turístico de viviendas: Alicante pierde 18,6 millones de euros y Benidorm cae 12 más - (foto 1)
  • Las restricciones de movilidad, el cierre de fronteras y la incertidumbre del COVID-19 han provocado la peor campaña turística en la historia de las ciudades alicantinas

El sector turístico ha sido, sin duda alguna, el más golpeado por las graves consecuencias de la pandemia del Coronavirus.

Con las innumerables restricciones de movilidad y prohibiciones para la ciudadanía, el turismo ha registrado sus peores datos históricos, con una caída insólita.

Dentro del sector, llama la atención el ámbito del alquiler de viviendas turísticas, donde el descenso de los ingresos ha caído estrepitosamente a causa del COVID-19.

En Alicante, durante el año 2020, los alquileres de viviendas turísticas han ocasionado un descenso de ingresos de hasta 18,6 millones de euros, mientras que en Benidorm, uno de los mayores reclamos de los turistas internacionales, la bajada se sitúa en los 12 millones de euros.

Con estas cifras sin precedentes, los alojamientos y viviendas turísticas de estas dos ciudades alicantinas caen en picado y los beneficios se reducen a cero, ya que los gastos de mantenimiento siguen intactos a pesar de que los turistas cumulan ya más de once meses sin poder llegar.

Datos insólitos

Según revelan los datos del estudio MarketMinder, de Airdna, la media anual de propiedades turísticas durante el año de 2020 fue de 1.954, ligeramente inferior al total recogido en 2019 (-2%).

Teniendo su mayor número de propiedades activas en el periodo comprendido entre los meses de junio a octubre. La oferta disponible elige en un 66% Airbnb como plataforma preferida de comercialización, seguida en un 22% por Vrbo y un 12% en ambas.

Los datos de ocupación se mantienen a principios de año, pero la llegada de la pandemia provoca que no se vuelva a alcanzar durante el resto del año los valores registrados durante 2019. Esto tiene un impacto directo sobre los ingresos totales recaudados que descienden un 44,3% en relación al año pasado.

El total de los ingresos recaudados durante el año 2020 se cifran en 15 millones, siendo las casas enteras las que más recaudan representando un 99% del total.

La facturación anual es un claro reflejo de la “desastrosa” situación vivida desde marzo, ya que se traduce en una pérdida de más de 12 millones, de los cuales el 85% se quedan en el camino de junio a octubre.

La tarifa media diaria (ADR) alcanza sus puntos más altos en julio y agosto llegando a los 104 euros de media en propiedades completas. En el caso de las habitaciones privadas, noviembre es el mes que más se encarece a 50 euros la noche, seguido de octubre y agosto.

Benidorm

Respecto a los destinos próximos a Benidorm, se observa como las tarifas de viviendas más caras se encuentran en La Nucía (144 euros de ADR) seguidas de Calpe y Altea con 127 y 126 euros respectivamente.

En cuanto a los mayores ingresos mensuales medios por vivienda disponible se dan en Calpe con 1.041 euros de RevPar mensual.

Alicante

La ciudad de Alicante ha contado con una media anual de viviendas turísticas durante el año de 2020 de 3.177, con un descenso del 12%.

Las casas enteras, que representan la mayoría de estas propiedades, cuentan con mayor disponibilidad de viviendas en el mes de julio (2.564), observándose a partir de este mes una caída paulatina hasta diciembre con 2.142 propiedades activas.

Airbnb triunfa como plataforma de comercialización con un 85% de la oferta frente a un 6% de Vrbo y un 9% que se encuentra en ambas.

Respecto a los datos de ocupación, al igual que en Benidorm, el año empezaba con buen pie manteniendo prácticamente los datos del año anterior tanto en casas enteras como en habitaciones privadas.

Sin embargo, a partir de marzo los datos no logran superar las ocupaciones mensuales registradas en 2019 hasta el mes de diciembre. Para ambos tipos de propiedades turísticas, el dato más álgido se anota en agosto con un 68% en el caso de las casas enteras y un 52% en las habitaciones compartidas.

El año 2020 dejan más de 19 millones de ingresos totales, nada más y nada menos que un 49,3% menos que durante el ejercicio anterior, lo que supone 18,6 millones de euros menos que en 2019.

La facturación anual cae en picado, con pérdidas llamativas como las de los meses de verano (de junio a agosto) en los que se pierden casi 10 millones de euros respecto al año pasado.

La tarifa media diaria (ADR) alcanza su punto más alto en agosto llegando a los 92 euros en el caso de las casas enteras y 27 euros en las habitaciones privadas. Datos que coinciden con los meses de mayor recaudación de ingresos y ocupación durante 2020.

Finalmente, respecto a la ventana de reservas oscila entre los 43 y 83 días, realizándose el mayor volumen de reservas en todos los meses en la semana previa al viaje (0-6 días antes). Este último dato está totalmente asociado a la incertidumbre generada por la pandemia y al sometimiento de cambio constante.

Subir