2 de marzo de 2021 2/3/21

València exige que la alimentación saludable y sostenible sea un derecho

  • En el marco de la celebración este jueves del Día de los Derechos Humanos València se involucra en la iniciativa de la Red de Ciudades por la Agroecología

València, junto con otros 19 municipios integrados en la Red de Ciudades por la Agroecología, exige que la alimentación saludable y sostenible sea un derecho. El concejal de Agricultura, Alimentación Saludable y Huerta del Ayuntamiento de València, Alejandro Ramon, ha explicado que esta iniciativa se enmarca en la celebración hoy jueves del Día de los Derechos Humanos.

La iniciativa conjunta se fundamenta en la base de que los sistemas agroalimentarios sostenibles pueden alcanzar la seguridad alimentaria y la nutrición de las personas de manera que no se pongan en riesgo las bases económicas, sociales y ambientales de la seguridad alimentaria de futuras generaciones.

La  Declaración Universal de los Derechos Humanos relaciona nivel de vida, bienestar, salud y alimentación y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales reconoce el derecho de todas las personas a un nivel de vida adecuado, incidiendo especialmente en la alimentación y el hambre, y obligando jurídicamente a los estados a adoptar medidas para lograr el derecho a una alimentación adecuada.

“València, junto al resto de municipios participantes en esta iniciativa, protagonizan una campaña que recuerda y exige que es el momento de actuar para mejorar la forma en que, individual y colectivamente, nos alimentamos”, ha explicado el concejal. Bajo el lema “Alimentación es salud”, utilizado en una declaración conjunta durante la crisis de la COVID-19, este 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos,  el objetivo es “informar sobre dietas más adecuadas y la forma de acceder a alimentos más saludables y sostenibles, provenientes de sistemas agroalimentarios locales de base agroecológica, y al mismo tiempo visibilizar y ayudar a reconocer la relación entre alimentación y protección de la naturaleza, el cambio climático y epidemias como la COVID-19, sensibilizando y concienciando sobre la importancia de la alimentación en la salud de las personas y el planeta, promoviendo hábitos alimentarios sanos y sostenibles para mejorar así nuestra salud y nuestra relación con el medio”.

Los consistorios que componen la Red de Ciudades por la Agroecología defienden que para alcanzar el objetivo, los sistemas agroalimentarios sostenibles pueden alcanzar la seguridad alimentaria y la nutrición de las personas de tal forma que no se pongan en riesgo las bases económicas, sociales y ambientales de la seguridad alimentaria de futuras generaciones. Para ello -resaltan- es necesario tener en cuenta la enorme desigualdad e inequidad del sistema, donde la distribución agroalimentaria ejerce el poder y el control sobre las demás etapas del sistema alimentario ya que en el funcionamiento de este sistema intervienen un sin número de políticas nacionales e internacionales y, si se quiere transformar, se debe trabajar desde nuevas propuestas públicas que promuevan formas sostenibles en la producción, transformación, distribución y consumo de alimentos, en línea con la agroecología. Por ejemplo, se plantea la planificación territorial (protegiendo los suelos agrarios y otros recursos alimentarios como el agua o la biodiversidad), la activación comunitaria (fortaleciendo el papel de los agentes sociales y tejido asociativo local que trabajan aportando soluciones y mejora) y promoviendo la coherencia entre las distintas políticas públicas

“El compromiso desde València es evidente tanto con la existencia de la Concejalía como con las iniciativas concretas que nos han llevado incluso a ser capital mundial de la alimentación sostenible”, ha destacado Ramon.

Subir