18 de agosto de 2019 18/8/19

Un proyecto de cooperación de la Universitat mejora las condiciones sanitarias de los campamentos saharauis de Tinduf

Un proyecto de cooperación de la Universitat mejora las condiciones sanitarias de los campamentos saharauis de Tinduf - (foto 1)

La elevada tasa de mortalidad infantil es uno de los principales problemas relacionados con el bienestar y la salud que afecta mayoritariamente a los países en vías de desarrollo. Para tratar de paliar esta realidad la Universitat de València ha liderado el equipamiento del área maternal del Hospital Regional de El Aaiún, en el Sáhara Occidental, a través de un proyecto del programa '0,7 una Nau de Solidaritat', gestionado por la Fundació General.

Coordinado por Núria Romero Cuenca, jefa de unidad de la Facultat de Ciències Biològiques, y responsable del proyecto, la mejora de las instalaciones materno-infantiles, que da cobertura a cuatro asentamientos o wilayas de Tinduf (El Aaiún, Smara, Auserd y Dajila), ha supuesto una significativa mejora no solo en la salud de las embarazadas que acuden al hospital y en la garantía de sus condiciones mínimas de higiene, sino también en la reducción de la mortalidad de los neonatos.

La intervención de la Universitat en la zona se iniciaba en 2015 a través de la difusión de la asociación Ajuda als Pobles de Quart de Poblet de la situación de emergencia que viven los refugiados saharauis en estos campamentos de Tinduf.

La Universitat se ha implicado desde entonces de manera activa en la labor que realiza esta entidad en favor de la población más desprotegida y vulnerable: las mujeres embarazadas. Los esfuerzos se han centrado en el caso de este proyecto en cubrir la principal necesidad de este hospital en cuanto a instalaciones: dotarlo de los materiales necesarios para su funcionamiento, cubriendo las condiciones básicas de los enfermos.

Las condiciones de vida en el desierto son extremadamente duras y se acrecientan cuando se suman las características propias de un campo de refugiados situado en la zona más inhóspita del desierto argelino. "Éste hospital da cobertura a refugiados que viven en jaimas y construcciones de adobe, lo que significa vivir bajo unas condiciones muy duras y padecer en viviendas e instalaciones básicas como este hospital las inclemencias meteorológicas como la lluvia", explica Romero.

La situación es de extremada gravedad en el caso de las embarazadas ya que "tradicionalmente dan a luz en casa, en las jaimas, con el riesgo que ello conlleva. Es por ello por lo que tratamos de concienciarlas sobre la calidad de centros sanitarios como el del Hospital de El Aaiún y la necesidad de que acudan a ellos, especialmente en el momento del parto", añade.

Una vez finalizado el proyecto los resultados y las perspectivas de futuro no pueden ser más alentadoras y positivas. La higiene ha aumentado, y la mejora en las condiciones ha contribuido a garantizar la salud en las mujeres parturientas de El Aaiún, donde el 95% de los partos han sido satisfactorios. Además, la asistencia al Hospital de forma convencida hace que las mujeres hayan mostrado en sí mismas una confianza y tranquilidad que ha generado mejores desarrollos en los embarazos.

La labor coordinada por Nuria Romero ha sido reconocida con el Premio Manuel Castillo en su IX edición, en la categoría "Iniciativas Luis Vives de Cooperación al Desarrollo de la Universitat de València", que se entregarán mañana miércoles, 13 de marzo, en el Centro Cultural La Nau a las 12 horas.

La jefa de unidad de la Facultat de Ciències Biològiques se ha mostado satisfecha con este reconocimiento haciéndolo extensivo a todo el equipo humano que se ha implicado en el proyecto: "El premio es el reconocimiento visible, pero hay mucha gente detrás; es por ese reconocimiento a ellos que me hace ilusión", ha afirmado.

ocultar
Un proyecto de cooperación de la Universitat mejora las condiciones sanitarias de los campamentos saharauis de Tinduf
Subir