elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

La exposición 'El Saler per al poble, ara' recupera la lucha de la sociedad valenciana para salvar el parque natural de la depredación urbanística

La exposición 'El Saler per al poble, ara' recupera la lucha de la sociedad valenciana para salvar el parque natural de la depredación urbanística - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    La exposición 'El Saler per al poble, ara' recupera la lucha de la sociedad valenciana para salvar el parque natural de la depredación urbanística - (foto 2)

    La Universitat de València ha organizado, con la colaboración del Ayuntamiento de València, la exposición "El Saler per al poble, ara" una muestra que rememora la lucha ciudadana y social para paralizar, en los últimos años de la dictadura franquista, la urbanización prevista de la Devesa del Saler. El concejal de Conservación de Áreas Naturales y Devesa-Albufera, Sergi Campillo, ha participado en la presentación de la exposición, y ha subrayado el "carácter combativo del pueblo valenciano".

    "La memoria es fundamental para no repetir los errores del pasado –ha señalado Campillo–, pero también para recordar los éxitos del pasado. Y la Devesa sería hoy día una macrourbanización turística si los vecinos y vecinas de nuestra ciudad no se hubieran movilizado en plena dictadura". El concejal de Conservación de Áreas Naturales y Devesa-Albufera ha destacado la importancia de recordar la lucha de la ciudadanía de la ciudad a finales de los años 60 y 70 por "salvar este espacio natural de la depredación urbanística".

    La exposición será inaugurada hoy a las 20:00 horas en La Nau. El concejal Campillo y el vicerrector de Cultura e Igualdad, Antonio Ariño, han presentado esta mañana el contenido de la muestra, acompañados por los comisarios Carles Dolç, Tito Llopis, Felipe Martínez, Luis Alberto Perdigón (arquitectos) y Maria Josep Picó (periodista), así como por Francesc Alòs, representante de Caixa Popular, entidad patrocinadora.

    Tal como ha recordado el concejal Sergi Campillo, "la exposición se enmarca en el 30 aniversario de la declaración de la Albufera como Parque Natural, el primero y, posiblemente, el más complejo de todos, precisamente por la profunda interrelación que hay entre el medio natural y las personas que lo viven y lo habitan". Hay que tener en cuenta, ha recordado el concejal, que la Albufera en sí es un producto de la intervención humana: es un lago de agua dulce, resultado de la desviación del agua del río Júcar para regar los campos de alrededor.

    "Pero esta exposición va mucho más allá –ha asegurado Campillo–, va de la lucha de la ciudadanía por salvar su espacio natural de la depredación urbanística, por paralizar un plan de «desarrollo» que afectaba a un área natural desde tiempos inmemorales. Esa lucha, que se ganó a finales de los años 70, demuestra que los valencianos somos un pueblo combativo", ha concluido el concejal.

    EL PRIMER MOVIMIENTO ECOLOGISTA EN EL ESTADO

    Tal como han subrayado los organizadores, la exposición rememora uno de los primeros movimientos ciudadanos en España y, posiblemente, el primero ecologista, que consiguió defender el patrimonio rural, y que hoy aún es objeto de investigación y tesis en universidades europeas y estadounidenses. La muestra recoge abundante material gráfico y documental (reseñas de prensa, audiovisuales, fotografías, carteles, planos...) e incluye una comparativa de imágenes aéreas actuales con imágenes de la época.

    La historia que se evoca arranca en el año 1962, cuando el Ayuntamiento de València promovió un plan para urbanizar El Saler y convertirlo en una marina mediterránea para alojamiento temporal del "turismo de masas". El plan fue aprobado por el consistorio que presidía Adolfo Rincón de Arellano en 1965, y comenzó a ejecutarse de manera inmediata. Sus efectos pronto se hicieron visibles en el bosque y la playa.

    Pero, de manera paralela, algunas voces, en principio minoritarias, comenzaron a cuestionar la iniciativa: biólogos y ambientalistas, como los profesores Docavo, Mansanet o Gil Corell, a quienes se sumó Félix Rodríguez de la Fuente con un programa en TVE, encendieron la polémica pública y empezaron a generar las dudas de la sociedad. "El Saler per al poble" fue el lema y emblema de la campaña ciudadana que en el verano de 1974 planteó con rotundidad la recuperación de la Devesa, y a la que se sumaron progresivamente las voces de asociaciones vecinales, profesionales, arquitectos, sociólogos, periodistas, docentes...

    El movimiento ciudadano logró que no se continuara construyendo, y la primera corporación de la democracia, presidida por Ricard Pérez Casado, paralizó definitivamente la ejecución del proyecto. En 1980 se iniciaron los estudios para la recuperación de El Saler, y en 1982 fue aprobado el Plan Especial de Protección de la Devesa. La Generalitat declaró en 1986 el Parque Natural de la Albufera, y comenzó la regeneración de los sistemas dunares arrasados por la urbanización.

    Todo este devenir se recoge en la exposición, que se estructura en cinco áreas: "Antecedentes no construidos", "Análisis del proyecto urbanizador ejecutado", "El movimiento ciudadano 1974-2976", "La paralización del plan y la reconstrucción" y "Las reivindicaciones pendientes" (referidas a elementos como la influencia del Puerto, campo de golf, la autopista o las edificaciones existentes...).

    HEREDEROS DE ESA LUCHA

    "Desde el Govern de la Nau nos sentimos herederos de esa lucha ciudadana", ha asegurado el concejal Sergi Campillo, que ha expresado su "satisfacción por la colaboración que hemos llevado a cabo con la Universitat de València para que esta exposición sea un éxito".

    El edil ha recordado de manera especial a la recientemente fallecida Rosa Miracle, que fuera catedrática de Ecología de la Universitat de València, "una figura principal en la lucha por la conservación de la Devesa y la Albufera, luchadora e investigadora incansable, que supo transmitir a sus alumnos, entre los que yo me encuentro, la pasión por este entorno natural tan impresionante enclavado, no lo olvidemos, en medio de un área urbana de más de un millón y medio de habitantes".

    El concejal ha concluido con un agradecimiento repetido "a todos los que hicieron posible que hoy día podamos conservar y disfrutar ese enorme tesoro natural a solo 10 kilómetros de la ciudad de València".

     

    Subir