28 de octubre de 2020 28/10/20

Estudiantes se manifiestan contra “la fiesta de los pijos” que dejó a 25.000 alumnos sin clases

Estudiantes se manifiestan contra “la fiesta de los pijos” que dejó a 25.000 alumnos sin clases - (foto 1)
  • Bajo el lema “¡Fuera pijos de la universidad!”, una treintena de estudiantes se han concentrado frente a las puertas del Galileo Galilei

MÁS FOTOS
Estudiantes se manifiestan contra “la fiesta de los pijos” que dejó a 25.000 alumnos sin clases - (foto 2)

“¡Fuera pijos de la universidad!”, “Sin prácticas por vuestra borrachera”, “Los trabajadores muriendo y los ricos festejando” o “Se acabó pagar vuestros lujos”, son algunas de las consignas que se han podido escuchar y leer en las pancartas que portaban varias decenas de estudiantes que se han manifestado este miércoles frente a las puertas de la residencia privada Galileo Galilei,  donde tuvo lugar una fiesta el pasado 26 de septiembre que acabó originando el brote más grande de coronavirus registrado hasta la fecha en la Comunitat Valenciana.

Una treintena de integrantes de Estudiantes en Lucha se han reunido frente a este edificio para pedir la dimisión del director del colegio mayor, Vicente Picassarri, y del rector de la Universitat Politècnica de València (UPV) ya que en este espacio se ubica la residencia privada.

“No entendemos que no se depuren responsabilidades de estos alumnos que, por tener dinero o poder pagarse un piso de 800 euros, no van a enfrentarse a ninguna consecuencia”, denunciaba el portavoz de Estudiantes en Lucha, Juanvi Remon, en declaraciones a los medios.

Remon ha lamentado que por culpa de esta fiesta unos 25.000 alumnos, “que están pagando sus créditos y esforzándose por estudiar”, se hayan quedado sin clases. Además, señalan también a otra universidad privada valenciana en la que también se ha organizado una gran fiesta: “Las dos únicas grandes fiestas que ha habido desde que se decretó el estado de alarma ha sido de alumnos del ESIC y residentes del Galileo”.

Desde Estudiantes en Lucha denuncian que los “más acomodados” no tienen las mismas consecuencias que el resto de estudiantes: “Parece que por ser gente que tiene dinero no les va a pasar nada, y si le ponen una multa la van a pagar, no es como si le pasara a un joven de barrio trabajador, que no monta esas fiestas y ha vivido en sus carnes lo que es un ERTE o que muera un familiar porque no había una PCR".

Tras el brote que llegó a afectar a 160 jóvenes, en estos momentos hay 16 casos positivos en el colegio, todos ellos confinados. Por su parte, los impulsores de la fiesta se enfrentan a una multa de hasta 60.000 euros. Siguen las investigaciones para esclarecer y depurar responsabilidades.

 

Subir