-La Reina de Fiestas y su mantenedor :: Camins de l´Alcora :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Lunes 1 de septiembre de 2014 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Camins de l´Alcora
Camins de l´Alcora
Por Vicent Albaro
Añadir "Camins de l´Alcora" a mi lector RSS

La Reina de Fiestas y su mantenedor

30/08/2014
1 comentario
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

De casta le viene al galgo o al podenco que da lo mismo. Ya, siendo unos mozalbetes, y en el club las cadenas -el terror de las nenas-, ubicado bajando a la pista a mano izquierda y bajo una frondosa higuera; un servidor, ya ejercía de pregonero, delante de la numerosa pandilla de chicos y chicas que imagino como hoy, se disponían a disfrutar las fiestas del pueblo con gran intensidad y jolgorio. Teníamos dieciséis y dieciocho maravillosos mayos. El tiempo fue corriendo y pasaron los años, todos nos hicimos mayores y cada cual siguió su camino. Yo seguí en la línea literaria cultural local, un terreno hostil y poco placentero aunque no lo parezca, curtiéndome a base de golpes y cuchilladas traperas. Que si a nivel doméstico infringe dolorosas heridas, dime tu a otros estratos más altos la que se puede liar; máxime cuando hay contratos, editoriales, libros, entrevistas, famoseo, programas y pasta gansa de por medio. Vamos ahí, se matan con inusitada fiereza, máxime con el cainita estigma hispano.

Pero ocurrió. Fui el mantenedor de aquellas fiestas del año 1989. Y les contaré lo que pasó, para que lo sepan de primera mano, para que no haya aderezos ni dulces ni salados, así a capela como se suele llamar. Ya llevaba unos años colaborando con reiterada intensidad con D. Vicente Sanz Juan (d.e.p.), alcalde socialista de feliz recuerdo. Artículos, discursos, asesoramiento cultural, costumbrista e histórico, vamos lo que hiciera falta. Pero donde llegaba al clímax, era en fiestas del Cristo. Presentador fijo de la reina y las damas, tarea que componía los ensayos previos, abastecer de documentación al mantenedor, y la presentación del acto desde principio a final. Ya saben, se llama a las chicas y a sus acompañantes con nombres y apellidos hasta el arrebato final de la reina. Hay que controlar con temple los distintos protocolos, saludos, ademanes, reverencias, ofrenda floral y todo el postín que va sucediéndose sobre el escenario, y por fin, se llama al mantenedor del acto, quien solía ser una figura relevante de la política, las artes, las letras, etc. Y era quien además, ponía la guinda a un acto lleno de glamorosa emoción.

Aquel verano de 1989, por los corrillos vecinales ya se comentaba que la reina era la hija de Jesús el de la Borja y Leo, porque la verdadera proclamación oficial no era la de la plaza de España, sino el cotilleo por el pueblo, mercado, tiendas, fresca, vecindario, etc. al conocerse los nombres de la reina y damas, es lo que se conoce como: “De la festa, la vespra”.  Las actuaciones de la Pista ya se pregonaban por doquier: El Dúo Dinámico y Gabinete Caligari.  También aquel verano fallecía de improviso, el que tenía que ser el ilustre mantenedor  D. Luis Alcalá Gómez, senador socialista a quien yo, debería presentar por todo lo alto, como ya hiciera años anteriores con Guillem Badenes, Daniel Gozalbo, Paco Solsona o Ximo Puig. A una semana de fiestas con el libro editado y se quedaban sin mantenedor la Reina y Damas, el drama estaba servido. Así que el alcalde Vicente Sanz y tte. alcalde Manolo Prades, acudieron al Xiquet d’Alcalatén, ( mi pseudónimo muy al uso en la época) para salir del trance. Y tras una breve entrevista dije sí. La reina y corte, ya tenían mantenedor, sólo que no era ninguna figura galáctica, sino un chico del pueblo, eso sí, muy versado en el asunto que nos ocupa, pero con los pros y contras que para un nativo entraña, salirse del tiesto.

Me preparé un discurso fresco y ameno, clásico y moderno. Con el escaso tiempo de que disponía, me esforcé en componer unos versos para las chicas y un toque especial para la reina María Jesús, todo en valenciano. Los sentimientos más íntimos se expresan mejor y tienen más credibilidad, si utilizas el lenguaje materno, el de andar por casa, el que usas en tu intimidad más remota. Y esos versos fueron cantados esa noche sobre el escenario, loando a la mujer alcorina, resaltando la belleza y majestad de María Jesús y sus siete damas. Todos esos versos condensados y destilados, son la letra de la “Cançó a la Regina”, que justo unos meses después, musicalizaría Pedro Moliner y popularizaría la Rondalla l’Alcalatén creada por él y cuatro amigos en una diada de la Salle. La canción es hoy en día un himno, un emblema que sintetiza la galanía a la mujer en la fiesta. Me alegro que la gente y en especial, las muchachas la hayan hecho suya, la canten y tararareen, se emocionen y lloren con sus notas y versos. Es un gran honor poder haber contribuido a crear algo tan bello,  que la gente aprecia y se estima. Un senador fallecido en una playa, tuvo la culpa de que me pusiera en el tajo compositivo. Y un alcalde, por darme la confianza para subirme a un estrado con el que siempre había soñado, aunque fuera en una emergencia y mi nombre jamás constaría en ningún lado, salvo en el corazón de las personas que disfrutaron de esa noche.

Entre ellas la reina María Jesús Ten Seguer, quien me llamó hace pocos días, para decirme que se acordaba de mí en los cinco lustros transcurridos. Se lo agradezco de corazón. No abundan las almas nobles y agradecidas por estos contornos, o quizás no todos los mantenedores lograron tanta química con sus reinas, como nosotros dos, con permiso de Armando y Josefina. De hecho llegamos a presentar algún acto, juntos, tiempo después. Y el año pasado nos reencontramos en el homenaje general, que organizó improvisadamente el ayuntamiento. Este año, y aún siendo convocado, no participé en la mancerina. No tenía nada que decir. Y en este oficio del verso, mal pagado y criticado, soy de la teoría de que si no tienes nada que decir, no lo digas. Cada uno es libre y las opiniones variopintas, y para nada es alarde de vanidad. La respuesta es muy sencilla, no sé hacer refritos, fritangas poéticas y sonetos encorsetados, de infumable y poco creíble declamación.

Recitarle cosas bellas a una mujer, y en especial a unas niñas que lo esperan con intensa fruición, es algo muy serio. Y se nota demasiado la impostura si no lo haces con sentimiento, oficio, y un toque de sinceridad. Yo al menos lo noto en mí mismo y por ende en los demás.  Por ello soy muy tajante con el tema, o es, o no es, y allá cada cual con su pudor y responsabilidad; y otro tanto ocurre con la serenata al Cristo. Hay que estar muy puesto y en forma para dar la talla creativa, y no siempre lo consigues, porque influyen muy mucho tus circunstancias personales, como me ocurre en el momento actual. Así que bella Reina, estimada MARIA JESÚS, tu MANTENEDOR te presenta excusas, por no estar esa noche mágica donde quizás debería o no, a estas alturas de la verbena ya no lo sé. Tú ya conoces de primera mano, todo lo acontecido y lo recordarás siempre que es lo importante. Tú tienes el honor de haber inspirado ese bello poema a un entonces joven poeta, que por honda amistad con un músico increíble e irrepetible, se tornó canción. Esa canción es hoy, veinticinco años después,  un himno festivo que canta el pueblo. Y yo siempre estaré allí, aún sin estar presente, y ya cuando me haya ido para siempre, porque sonarán con las notas amables y entrañables de la CANÇÓ A LA REGINA, los versos que creé para ti.

Y todo, por la desgracia de un senador socialista que tenía que ser tu mantenedor oficial. Y todo porque Vicente, un buen hombre que ejercía de alcalde, se acordó de aquel chico del pueblo, al que de vez en cuando le llamaba para pedirle consejo sobre asuntos tradicionales. Cosa que no hacen otros que se supone que son, o eran, de la misma cuerda. Pero siempre es tiempo y hora de cortar el nudo gordiano. Felices fiestas del Santísimo Cristo del Calvario 2014.       

Comparta este artículo
  • Currently 4.13/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 4.1/5
Listado de comentarios

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
 
Vicent Bosch i Paús
Efectivament
La filla de Jesús Ten Nadal és guapa, atractiva i simpàtica.
Enviado el 01/09/2014    
Publicidad
Publicidad
Opinión
30/08/2014 - Columna de Michel
La guerra de los mosquitos
26/08/2014 - La Columna de Jomeve
Rajoy y la ley de la palanca
25/08/2014 - El Puntero
El turismo, un sector que triunfa
25/08/2014 - Picos Pardos
Avanzar en igualdad
30/08/2014 - Camins de l´Alcora
La Reina de Fiestas y su mantenedor
01/09/2014 - Crónica de l´Alcalatén
Yo sigo replicando
30/08/2014 - Carta oberta a Moncofa
Sexo, mentiras y revisión catastral
01/09/2014 - La Palestra
Un compromís amb Cocentaina
30/08/2014 - Solo es una opinión, Ud. perdone
20 propuestas para gobernar Burriana
Más noticias de hoy en la Comunitat Valenciana
Humor
Ditalulling