27 de enero de 2021 27/1/21

El Villarreal CF vuelve a ganar a pesar de Asenjo (3-1)

El Villarreal CF vuelve a ganar a pesar de Asenjo (3-1) - (foto 1)
  • La dupla Moreno-Alcácer ya marca la diferencia goleadora gracias al control del juego de Parejo, claves para derrotar al Alavés

MÁS FOTOS
El Villarreal CF vuelve a ganar a pesar de Asenjo (3-1) - (foto 2)
El Villarreal CF vuelve a ganar a pesar de Asenjo (3-1) - (foto 3)

El Villarreal CF ha vuelto a la senda de la victoria tras las dudas de las últimas semanas. Después de la goleada sufrida ante el Barça, el partido ante el Alavés en el Estadio de la Cerámica se antojaba como una prueba de fuego para revertir la situación.

Los amarillos, con Alcácer y Gerard Moreno en la punta de ataque, salían al terreno de juego con la disposición clara de atacar y llevar el encuentro a unos niveles muy ofensivos.

No tardaron mucho, ya que apenas habían transcurrido 13 minutos de juego cuando Alcácer abrió la lata tras mandar al fondo de la red vasca el pase de la muerte colocado por Mario Gaspar desde el flanco derecho. Antes del gol Parejo ya se había hecho con el control absoluto del centro del campo, dando muestras de qué futbolista va a disfrutar el Villarreal y volviendo a recuperar su nivel habitual. El pase que inició la jugada del primer tanto, como no podía ser de otra manera, fue de Parejo, que abrió el campo con el balón a Gaspar y de primeras le sirvió en bandeja el gol al delantero valenciano.

Los amarillos estaban cómodos en el partido, manteniendo el control de la pelota y empezando a evidenciar los destellos que Emery quiere ver sobre el césped.

Todo se torció al borde del descanso, minutos antes de que al colegiado pitara el final de los primeros 45 minutos. Tras un balón largo sin aparente peligro puesto por el lateral izquierdo del Alavés hacia la zona atacante vasca, Asenjo decidió salir de su portería ante la atónita mirada de todos. Salió a por uvas y eso, en la élite del fútbol, se paga muy caro. El Alavés empató el encuentro porque el portero saltó a parar el balón con la cabeza, ya que estaba fuera del área, y no llegó ni a rozarlo. El resto es evidente, Estupiñán, que acompañaba la jugada en defensa, confió en la salida de su portero y no esperaba la pifia, por lo que cuando quiso reaccionar ya era tan tarde que Édgar había anotado a placer.

La reacción de Asenjo fue inmediata y pidió disculpas tanto a su banquillo como a sus compañeros, consciente de lo caro que sale regalar un gol en Primera División.

Gerard Moreno anotó un penalti que, tras acudir el árbitro a revisarlo en el VAR, pocos entendían. Sobre todo, el Alavés, que se quejó mucho de la decisión de pitar el penalti. Lo cierto es que hubo un barullo importante en el área vasca, con varios toques y roces de la pelota con los jugadores, pero sin aparente entrada del árbitro ni del VAR. No fue así y, ante la sorpresa, señaló la línea de penalti entendiendo que hubo una patada de un defensa a un jugador local, algo que se puede llegar a visualizar tras numerosas repeticiones, pero nada realmente evidente.

Tras el paso por vestuarios con el encuentro en tablas, el Submarino amarillo siguió a lo suyo y mostró su poderío. Con Parejo en la creación e Iborra en la destrucción del juego rival, la pareja de delanteros desató su potencial.

Con el 2-1 en el electrónico, los locales siguieron mostrando sus armas ofensivas y el Alavés empezaba a mostrar síntomas de flaqueza. Alcácer, por partida doble, anotó el tercero y definitivo. Aprovechó el rechace tras el toque de Moreno, que se estrelló en el poste de la portería y le cayó franco para empujarlo al fondo de la red. El inicio de la jugada que propició el tercero llegó de las botas de Moi Gómez, otro de los destacados del partido por su buen estado de forma y calidad. Gómez puso el balón perfecto para dejar a Moreno solo ante la portería, lo que posteriormente acabó en gol por el olfato goleador de ambos.

El Villarreal ha vuelto a sonreír con la mejor versión de Parejo y con una dupla de delanteros que ya impone respeto a los rivales.

Tras el partido, Alcácer admitió que en el vestuario “hemos recuperado la sonrisa que perdimos el otro día”, mientras que Emery reconoció el “gran trabajo” de sus chicos y dio prioridad a que estos resultados se consiguen a base de trabajo.

Subir