2 de marzo de 2021 2/3/21

Las fuertes lluvias no afectan al sistema de alcantarillado

    Las fuertes lluvias registradas la pasada madrugada en Vila-real no han afectado al buen funcionamiento del sistema de alcantarillado, aunque, siguiendo el protocolo habitual, se ha procedido al corte preventivo de caminos rurales y túneles inundables para evitar situaciones de peligro.

    El área de Servicios Públicos ha respondido a avisos puntuales durante la noche y ya por la mañana, mientras que la Policía Local ha tenido que hacer frente a dos avisos de vehículos que, saltándose las todas las señalas e indicaciones instaladas para prohibir y evitar el paso, decidieron circular por el túnel subterráneo de la carretera de Borriana.

    Uno de los casos, que se ha producido a las 3.00 de la madrugada, ha requerido de la intervención policial, ya que la conductora, una mujer de 40 años, efectuó una llamada alertando de que se había quedado atrapada con su turismo –un Citroën Xsara Picasso- en la zona inundada y que el agua le llegaba al cuello, de manera que le era imposible abrir puertas y ventanas para salir. De inmediato se desplazó hasta el lugar una patrulla compuesta por una oficial y cinco agentes. Uno de ellos consiguió acceder a nado hasta donde se encontraba el vehículo y, tras romper la ventanilla y meterse dentro del coche consiguió rescatar a su ocupante. La mujer, vecina de la ciudad, circulaba en sentido de acceso hacia Vila-real y se saltó todas las señalizaciones y vallas que prohibían el paso por dicho subterráneo inundado, debido a las lluvias.

    Tanto desde la Policía Local, como el propio concejal de Servicios Públicos, Francisco Valverde, hacen un llamamiento a los conductores para que “respeten las señales y que no retiren las vallas cuando vean una carretera cortada. Trabajamos por su seguridad y saltarse las normas es una imprudencia que pone en peligro su propia vida y también la de los agentes, afortunadamente ha sido un susto, pero podría haber sido una tragedia”.

    El túnel de la calle Furs de València –que ha sido reabierto a las 11.00 horas- no ha sido el único que se ha cortado al tráfico esta noche, ya que para garantizar la seguridad se ha procedido al corte de algunos caminos rurales donde se ha registrado acumulación de agua, como son el camino de Artana; el Camí la Carretera, en su cruce con los barrancos de Ràtils y Espasers; el barranco de la Ratera, y el camino de servicio de la A-7. También hay un corte parcial por desprendimiento de piedras de un ribazo que han afectado temporalmente a la calzada en el Camino Cabeçol en su cruce con el Río Seco.

    A pesar de todo, Valverde señala que “podemos darnos por satisfechos por el buen funcionamiento del sistema de alcantarillado, ya que sólo entre las 12.45 y las 01.15 horas se recogieron unos 50 litros, una cantidad muy elevada”. “En ese período sí que hubo calles con inundaciones puntuales, como las avenidas de Pius XII y Francesc Tàrrega o la plaza del Alguer y algunas zonas de la parte baja, pero en cuanto dejó de llover con fuerza se absorbió el agua y todo el sistema ha funcionado con normalidad durante horas”, apunta.

    Entre las incidencias puntuales que se han registrado, destacan la caída de dos ramas, algunas trapas que han saltado y se han repuesto al amanecer, pequeñas averías eléctricas y algunas acumulaciones de agua en sótanos y bajos. “Teniendo en cuenta la magnitud de las lluvias, podemos decir que la respuesta ha sido positiva”, indica Valverde.

    Subir