1 de marzo de 2021 1/3/21

Valencia dará la bienvenida a familias refugiadas sirias y de Eritrea a finales de año

    El concejal de Cooperación al Desarrollo y Migraciones, Roberto Jaramillo, se ha reunido con el coordinador de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado del País Valencià (CEAR PV), Jaume Durà, para encontrar un lugar físico donde alojar a las personas refugiadas y crear un plan de acogida para las familias que lleguen a Valencia.

    “Asistimos al mayor éxodo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Más de 51 millones de personas se ven forzadas a abandonar sus hogares debido a las guerras, violencia y violación de los Derechos Humanos”, afirma Jaume Durà, que se ha remitido a datos recogidos en el último informe 2015 emitido por CEAR PV sobre personas refugiadas en España y Europa.

    Este año 2015, por resolución europea, 40.000 personas refugiadas de origen Sirio y Eritreano, que están ubicadas en Grecia e Italia, van a ser trasladadas a los diferentes estados miembros de la Unión. El gobierno central ha decidido que 1.300 personas sean reubicadas y 1.449 reasentadas en el territorio. Las tres organizaciones que trabajan en España con las personas refugiadas, y que disponen de dispositivos de acogida, están coordinándose con las diferentes administraciones municipales para poder recibirlas en condiciones óptimas.

    Roberto Jaramillo, Concejal de Cooperación al Desarrollo y Migración, ha señalado que “la solidaridad con las personas refugiadas debe ser un tema que esté en las agendas de todos los municipios. En este caso, Valencia, hará todo lo posible por encontrar un espacio físico donde poder alojarlas, y un plan de acogida para que las familias que vengan encuentren en Valencia el lugar donde rehacer sus vidas con plenos derechos políticos y sociales. Nos coordinaremos con otras ciudades para intercambiar métodos y planes”.

    Roberto Jaramillo, junto con CEAR, otros municipios y organizaciones, seguirá en contacto en los próximos meses para cerrar los detalles tanto jurídicos, políticos como sociales, y dar la bienvenida a finales de año a las familias que vengan a vivir a Valencia.

    Subir