5 de diciembre de 2020 5/12/20

Signes: “La nueva Fe arrancará en noviembre con una sola línea de autobús pese a esperar 10.000 visitas diarias”

  • El diputado socialista denuncia “la falta de previsión” del Consell que tras siete años no ha ejecutado ni la prolongación de la línea 1 del metro, ni el tranvía orbital ni la línea T-2 del metro

El portavoz de Infraestructuras y Transportes del grupo socialista en Les Corts, Francesc Signes, ha denunciado que “la nueva Fe en Malilla comenzará a funcionar el próximo mes de noviembre sin que la Generalitat, a través de la Conselleria de Infraestructuras, haya solucionado los accesos a la misma”, a pesar de los siete años transcurridos desde el inicio de las obras del nuevo complejo hospitalario. “Sólo habrá una única línea de autobús que deberá dar servicio a las 10.000 visitas diarias que se esperan”, ha subrayado.

El diputado socialista ha recordado que “todavía sigue sin abordarse el tranvía orbital, que figuraba en el PIE 2004-2010 y que debería conectar los barrios periféricos de la ciudad con la nueva Fe, ni la prolongación de la línea 1 de Metrovalencia, que deberá conectar la estación de Plaza de España con el nuevo centro de Malilla”. Así mismo, queda pendiente la T-2 del metro que deberá tener un ramal hasta la nueva Fe desde Hermanos Maristas.

En ese sentido, Signes, que ha destacado la importancia de la puesta en funcionamiento de estas infraestructuras, ha recalcado que desde el momento de la entrada en funcionamiento del nuevo hospital, “hasta allí se desplazarán, a diario, los 6.000 trabajadores, los enfermos que acudan a consultas externas y a urgencias, además de los familiares de los más de 1.000 enfermos ingresados en las camas hospitalarias cuando el centro entre en pleno rendimiento”. “Casi 10.000 personas”, ha apuntado.

El portavoz socialista ha acusado al Consell y al Ayuntamiento de Valencia de “falta de previsión”, ya que a pocas semanas del inicio de actividades en el nuevo hospital “la EMT todavía no tiene claro cuáles van a ser las ampliaciones y modificaciones de líneas de autobuses al barrio de Malilla que, en todo caso, es seguro que serán claramente insuficientes para trasladar a la gran cantidad de usuarios diarios de la ciudad”.

Además, Signes ha calificado de “parche” e “improvisación” el acuerdo de la Generalitat con Renfe y Adif para que los pacientes procedentes de las poblaciones procedentes del norte de la ciudad de Valencia utilicen la parada de cercanías de La Font de Sant Lluis, dado que “estos deberán recorrer unos 100 metros desde al apeadero hasta el hospital”. “Ésta no es la solución más adecuada para unas personas que si acuden a un centro hospitalario es porque no se encuentran en unas óptimas condiciones físicas”, ha señalado.

Finalmente, el portavoz socialista también ha criticado que la instalación de autobuses lanzadera desde algunas paradas de metro, que “la Generalitat a estas alturas todavía no tiene claras”, se trata de una “solución transitoria, complicada e incómoda”.

De esta manera, frente a la lentitud en facilitar el traslado diario de 10.000 usuarios a un centro hospitalario como la nueva Fe, Signes le ha reprochado a Camps su “agilidad” para construir el circuito urbano de Fórmula 1 en un solo año y con un coste de 110 millones de euros. “Para Camps los pilotos de élite son más importantes que los enfermos”, ha concluido.

Subir