26 de mayo de 2019 26/5/19

El Servicio de Neurofisiología del Clínico se suma al Día Mundial del Sueño

El Servicio de Neurofisiología del Clínico se suma al Día Mundial del Sueño - (foto 1)

El Servicio de Neurofisiología del Hospital Clínico de València se ha sumado al día mundial del sueño que se celebra cada año el viernes previo al equinoccio de primavera y que este año tiene por lema "Sueño saludable, envejecimiento saludable". Es una convocatoria de la Sociedad Mundial del Sueño (World Sleep Society) para concienciar a la ciudadanía sobre la importancia del sueño. 

Este año la concienciación sobre el sueño va dirigida a las personas mayores. En el Hospital Clínico casi un 20% de las consultas relacionadas con problemas del sueño en el Servicio de Neurofisiología corresponde a esta edad. 

El grupo de edad que presenta la mayor prevalencia del trastorno de insomnio son los mayores de 65 años. También es este grupo el que presenta el mayor consumo de pastillas para dormir, que puede dar lugar a consecuencias indeseadas. 

"Adquirir buenos hábitos de sueño, dormir lo suficiente, y consultar al médico cuando existe algún problema con el sueño, es una de las mejores inversiones en salud que podemos hacer a lo largo de la vida. Esto es especialmente importante porque al hacerse mayor, aunque necesitamos dormir un poco menos, el sueño natural pierde calidad" ha explicado Manuel de Entrambasaguas, especialista en Neurofisiología del Hospital Clínico de València. 

"La distribución de las fases del sueño cambia en las personas mayores. Disminuye el sueño lento y el sueño REM, y aumenta el sueño superficial. Pero sobre todo cambia la microestructura del sueño, que se vuelve más fragmentado, con cambios más frecuentes entre las distintas fases del sueño y una mayor interrupción del mismo, dando lugar a la aparición de periodos de vigilia más largos a lo largo de la noche" ha explicado Paula Cases, Jefa del Servicio de Neurofisiología del Hospital Clínico. 

Esta evolución de la manera en que duermen las personas mayores se puede ver agravada por cuatro factores frecuentes: la falta de actividad física, la escasa exposición solar, la falta de contactos sociales, y el consumo de pastillas para dormir. 

Tal y como recomiendan desde el Servicio, las personas mayores deben procurar salir de casa por la mañana y exponerse al aire libre, a ambientes soleados, en un entorno ajardinado y con árboles si es posible. 

Esta exposición a la luz solar se debe cuidar en especial en residencias o centros de mayores, donde se debe diferenciar con claridad las horas diurnas en las que debe predominar una luz blanca fría, azulada, como la del cielo por la mañana, de las vespertinas en que es recomendable una luz cálida, como la del atardecer, tal y como recomiendan los especialistas. 

"El consumo crónico de fármacos hipnóticos-sedantes entre personas mayores está muy extendido, y su uso se puede asociar con problemas de salud como accidentes, caídas o deterioro cognitivo. Es importante conocer que la calidad del sueño empeora con la edad y que los horarios de sueño suelen adelantarse de forma fisiológica al hacerse mayores. Pero, sobre todo, en esta edad es importante cuidar aquello que facilita el sueño, en particular la exposición solar y la actividad física" han recomendado.