29 de noviembre de 2020 29/11/20

Salvador Ortells: “Els mots ferits habla de furias y penas surgidas tras un desencuentro amoroso”

Salvador Ortells: “Els mots ferits habla de furias y penas surgidas tras un desencuentro amoroso” - (foto 1)

    El escritor Salvador Ortells (Sueca, 1977) recibió el Premio “València” 2014 de Poesia en valenciano por “Els mots ferits” en la multitudinaria gala literaria organizada en el MuVIM por la Institució Alfons el Magnànim de la Diputación de Valencia.

    “Es un libro unitario, bien trabajado formalmente, de ritmo intenso y gusto clásico, que contiene una reflexión sobre el acto creativo y que hace de la ausencia, la añoranza y la evocación del amor perdido el eje lírico de la obra”, señaló el jurado presidido por la diputada de Cultura de la Diputación de Valencia, María Jesús Puchalt y compuesto por Antoni Martínez, Carles Duarte, Josep Antoni Fluixà, Josep Piera y Gaspar Jaén.

    El joven autor valenciano ha explicado que su poemario parte de una situación de adversidad, un desencuentro amoroso, y utiliza el hecho de la escritura para cicatrizar la herida, “como antídoto”.

    Su obra parte de un verso de Quevedo, autor del que se confiesa admirador -Hallo en mi corazón furias y penas- y de ahí las dos partes de “Els mots ferits”: Fúries y Penes.

    Según Ortells, “es un libro introspectivo con el que trato de buscarme y la manera más adecuada de decir lo que quiero expresar”. Para ello, el poeta valenciano ha empleado una métrica clásica “la que me ha permitido establecer un ritmo diferente en cada sección para vehicular un magma difuso de imágenes, sentimientos e ideas que latían en silencio”.

    Confinamiento literario

    Salvador –Voro- Ortells alerta sobre el triple confinamiento literario que sufren la poesía en Valencia. “Si escribes poesía en valenciano y en Valencia es muy difícil acceder a publicar en editoriales de renombre”. Por eso se presentó al premio. “En mi caso, un autor prácticamente inédito, fue algo casi suicida presentarme a un premio tan prestigioso pero, afortunamente para mí, ha sonado la flauta”, bromea Ortells.

    Subir