1 de diciembre de 2020 1/12/20

Un sacerdote valenciano con enfermedad degenerativa severa, al tomar posesión en silla de ruedas como canónigo de honor de la Catedral: “Dios todo lo ha hecho bien en mi vida”

Un sacerdote valenciano con enfermedad degenerativa severa, al tomar posesión en silla de ruedas como canónigo de honor de la Catedral:  “Dios todo lo ha hecho bien en mi vida” - (foto 1)
  • A sus 55 años, Juan Ricardo Company afirma: “Nada me hace más feliz que el sacerdocio y Dios me bendice con la enfermedad”

MÁS FOTOS
Un sacerdote valenciano con enfermedad degenerativa severa, al tomar posesión en silla de ruedas como canónigo de honor de la Catedral:  “Dios todo lo ha hecho bien en mi vida” - (foto 2)

El sacerdote valenciano Juan Ricardo Company Marqués, de 55 años, que sufre una grave enfermedad neuromuscular degenerativa, ha tomado posesión en silla de ruedas como canónigo honorario de la catedral de Valencia, y. en sus palabras de agradecimiento, ha expresado que “Dios, nuestro Señor, todo, en mayúsculas, todo, lo ha hecho bien en mi vida”.

Ante el Cabildo de la Catedral en la tarde del pasado viernes, en una celebración presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que le había designado como nuevo canónigo de honor, Juan Ricardo Company añadió que “Dios me ha regalado, entre tantos dones de su misericordia, y sobre todos ellos, el sacerdocio. No soy capaz de imaginar ni concebir mi existencia sin ser sacerdote. Nada podría darme esta felicidad”.

Sin embargo, “estos últimos años y hasta el final de mi vida terrena Dios me ha bendecido con la enfermedad. Aunque mis frutos fueran pobres, en su solicitud amorosa me ha elegido para podarme y que dé más fruto. Si es inmensa mi gratitud por ser sacerdote, cuanto más lo es por ser sacerdote enfermo”, explicó.

El sacerdote valenciano sufre desde hace 15 años una fibromialgia severa agravada con otras dolencias, lo que le obliga a utilizar continuamente silla de ruedas,

Refiriéndose a su enfermedad, el nuevo canónigo continuó su intervención: “¡Cómo no acoger con alegría aquello que en el ejercicio del ministerio me ayuda a configurarme más y mejor con Cristo, Sumo y eterno Sacerdote! Él, que conoce muy bien mi debilidad, me lo ha querido poner fácil. Sólo espero poder llevarla con dignidad en lo humano y con visión siempre sobrenatural”.

Al final de su intervención, Juan Ricardo Company volvió a dar gracias a Dios por su enfermedad: “Mi sacerdocio no está por ella limitado o reducido, sino elevado a su esencia, a aquello que me pidió la Iglesia el día de mi ordenación: ‘Recibe la ofrenda del pueblo santo para presentarla a Dios, considera lo que realizas e imita lo que conmemoras y conforma tu vida con el misterio de la Cruz del Señor’. Hoy como entonces, `Dios que comenzó en mí la obra buena, él mismo la lleve a término´. Alabado sea el Santísimo Sacramento”.

Sus palabras fueron acogidas con una cerrada ovación por todos los asistentes a la toma de posesión en la Catedral de Valencia.

Capellán del Hospital General y confesor en la Catedral

Natural de la ciudad de Valencia, Juan Ricardo Company Marqués recibió la ordenación sacerdotal en la Catedral en 1989, e inició su ministerio pastoral como vicario parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles, del barrio valenciano del Cabanyal. En 1990 fue nombrado párroco de San Sebastián Mártir, de Losa del Obispo, y de Nuestra Señora de los Ángeles, de Chulilla.

En 1997, pasó a la parroquia de San Martín Obispo, de Valencia, como adscrito, hasta que en el año 2000 fue nombrado capellán del Hospital General Universitario de Valencia.

Igualmente, de 1995 a 1999, Company Marqués fue consiliario diocesano de la Adoración Nocturna Femenina.

Desde 1998 ha sido colaborador en la Catedral de Valencia como confesor.

Subir