24 de febrero de 2021 24/2/21

La pretensión de construir una vivienda particular para el Delegado del Gobierno en el Palacio del Temple “choca con la defensa del patrimonio”

    “La protección del patrimonio tiene que estar por encima del interés de construir una vivienda para el Delegado del Gobierno, sea quien sea”, ha dicho el alcalde, para quien “la prioridad del gobierno municipal, en este caso y en cualquier, es conservar y no destruir patrimonio de los valencianos, cómo hemos visto que ha ocurrido en Tabacalera o al barrio del Cabanyal”.

    La pretensión de construir un sobreelevado de dos alturas, destruyendo para ello la cubierta de un edificio catalogado como Bien de Interés Cultural, BIC, como es el Palacio del Temple “choca frontalmente con la defensa del patrimonio valenciano”, ha afirmado el alcalde de Valencia, Joan Ribó, en relación con el anuncio de la Delegación del Gobierno de recurrir la decisión municipal de anular la licencia para construir en el histórico edificio una particular para el Delegado del gobierno. Según ha dicho el alcalde, “la prioridad del gobierno municipal, en este caso y en cualquier, es conservar y no destruir patrimonio de los valencianos, cómo hemos visto que ha ocurrido en Tabacalera o al barrio del Cabanyal”.

    Ribó ha recordado que la declaración como Bien de Interés Cultural “es la máxima protección que puede tener un edificio, totalmente incompatible con la residencia particular que propugna Juan Carlos Moragues, “que no será posible porque la defensa del patrimonio ha de estar muy por encima del interés de construir una vivienda para el Delegado del gobierno, sea quien sea.”

    Desde el Ayuntamiento se recuerda que la licencia anulada fue concedida por el anterior gobierno municipal junto a otra para acometer la reforma y rehabilitación del Palacio del Temple eliminando elementos impropios, unos trabajos sobre los cuales la administración local no tiene objeción alguna, a diferencia de lo que ocurre con sobreelevado, considerado un atentado contra el patrimonio histórico artístico. Como es sabido, las competencias sobre patrimonio corresponden a la Generalitat Valenciana (Consellería de Cultura), a excepción de cuando se trata de propiedades del Estado, “pero también en estos caso, como es el del Palacio del Temple, es preceptiva la correspondiente licencia municipal”.

    El alcalde puntualiza igualmente que el Plan Especial de Protección y Reforma interior del barrio de la Seu-Xerea “es del año 1993, muy anterior a la concesión de la licencia que el Ayuntamiento ha anulado para defender los intereses patrimoniales de los valencianos, deja muy clara la no viabilidad del proyecto que quiere acometer la Delegación del Gobierno y también que el gobierno municipal del Partido Popular que concedió la licencia lo hizo incumpliendo la legalidad”

    La Delegación del Gobierno argumenta en su recurso ante la anulación parcial de la licencia, que las obras se paralicen en base a un Plan de Reforma posterior a la concesión de la dicha licencia. Aun así, según corrige el alcalde, “ese nuevo Plan no ha entrado todavía en vigor porque ni siquiera ha sido aprobado, con lo cual, obviamente, cualquier administración se tiene que guiar por la norma del 1993”.

    Al mismo tiempo, el Ayuntamiento ha dado vía libre para que la Delegación del Gobierno pueda acometer la rehabilitación del Palacio del Templo, eliminando elementos impropios, unos trabajos sobre los cuales la administración local no ha puesto ninguna objeción.

    Subir