27 de noviembre de 2020 27/11/20
La empresa de Godella protagoniza la última "mascletà" del ciclo fallero

Pirotecnia Caballer brinda un espectáculo pirotécnico al más puro estilo valenciano

Pirotecnia Caballer brinda un espectáculo pirotécnico al más puro estilo valenciano - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Pirotecnia Caballer brinda un espectáculo pirotécnico al más puro estilo valenciano - (foto 2)
    Pirotecnia Caballer brinda un espectáculo pirotécnico al más puro estilo valenciano - (foto 3)
    Pirotecnia Caballer brinda un espectáculo pirotécnico al más puro estilo valenciano - (foto 4)
    Pirotecnia Caballer brinda un espectáculo pirotécnico al más puro estilo valenciano - (foto 5)

    Último día de mascletá, se nota el cansancio, se acerca el final de las fiestas, y una cierta nostalgia invade la plaza, lo cual siempre se suele añadir a un bonito disparo. Y así ha sido.

    Este año le tocaba a la histórica firma Pirotecnia Caballer, la de Vicente Caballer, la misma que en los mismísimos albores de la disparà como género pirotécnico ya disparaba en el mismo emplazamiento.

    Hoy nos han brindado un espectáculo sobrio, bien armonizado, musical y al más puro estilo valenciano.

    En el principio hemos oído serpentinas, truenos de aviso, truenos digitales, y unas maravillosas sirenas que cantaban con potencia y claridad, que es especialmente difícil de conseguir y meritorio, ya que es un efecto que tiene el hándicap de la baja potencia.

    Hoy sin embargo el extraño canto de este histórico artificio ha recorrido circularmente la plaza con galantería.

    Y tras los inicios, el cuerpo central, a que se le han añadido un par de fuegos aéreos previos concisos y austeros al más puro estilo valenciano.

    Seguidamente han pasado a tomar el protagonismo los grupos de truenos y sobretodo los peines, de diferentes calibres, componiendo una realización sobria, de cadencia lenta, solemne y creciente en cada fuego. Y así ha llegado el ensordecedor terremoto, que como antaño, estaba montado traqueado.

    Y finalizando, un bello bombardeo perimetral, unas rodadas digitales, y un final conjunto, abriendo de nuevo el silencio, para volver a romperlo ya el año que viene.

    Fin de ciclo escrito con truenos y masclets de Pirotecnia Caballer.

    Subir