19 de febrero de 2020 19/2/20

Miles de valencianos participan en la multitudinaria bendición de animales en la fiesta de san Antonio Abad

Miles de valencianos participan en la multitudinaria bendición de animales en la fiesta de san Antonio Abad - (foto 1)
  • En la calle Sagunto

MÁS FOTOS
Miles de valencianos participan en la multitudinaria bendición de animales en la fiesta de san Antonio Abad - (foto 2)
Miles de valencianos participan en la multitudinaria bendición de animales en la fiesta de san Antonio Abad - (foto 3)

El barrio valenciano de Sagunto ha acogido hoy la tradicional bendición de animales y la misa solemne en honor a san Antonio Abad, patrón de los ganaderos y protector de los animales, que se celebra en más de un centenar de localidades de la diócesis con misas, procesiones y bendiciones de animales.

La celebración más multitudinaria ha comenzado en la parroquia de san Antonio Abad de Valencia, ubicada en la calle Sagunto, con una misa mayor presidida por Ángel Asurmendi, inspector provincial de los salesianos. Posteriormente, ha tenido lugar la bendición de animales con una procesión que ha contado con la presencia de las falleras mayores de Valencia, y en la que han participado centenares de personas con sus mascotas, así como la Policía Local montada, y unidades de caballería y caninas de distintos Cuerpos de las Fuerzas de Seguridad”, según han confirmado desde la Hermandad de san Antonio Abad de Valencia.

Entre las numerosas localidades valencianas que celebran a San Antonio hay algunas que tienen parroquias dedicadas a él como Alcublas, Alginet, Canals, Casas de Moya, Casas de Pradas, Cerdá, Cullera, Gilet, Los Isidros, Quesa, Rafelbunyol, San Antonio de Benagéber y Sumacàrcer. La fiesta estuvo precedida anoche, víspera de san Antonio Abad, por el encendido en numerosas localidades de las tradicionales “fogueres de Sant Antoni”, que en el caso de Valencia se celebró el pasado sábado 11 de enero por la noche.

San Antonio Abad

San Antonio Abad nació en el seno de una acomodada familia de Egipto en el año 250 y optó por el consejo evangélico del desprendimiento y entrega de todos los bienes a los pobres, retirándose al desierto. A pesar de ello muchos intentaron seguirlo, por lo que introdujo una nueva etapa en la vida religiosa organizada de forma comunitaria, en lugar del aislamiento individual.

El pequeño cerdo que tradicionalmente la iconografía sitúa junto a San Antonio no representaba inicialmente al patronazgo del santo sobre los animales, en contra de la creencia popular, sino que “simboliza la tentación de que fue objeto por el demonio cuando permaneció en el desierto, absteniéndose de comer carne”.

Subir