19 de febrero de 2020 19/2/20

El Institut Valencià de la Música publica un disco del batería internacional de free jazz Ramón López

    El Institut Valencià de la Música de la Generalitat acaba de sacar al mercado el disco ‘Valencia’ del Freedom Now Sextet que lidera el baterista alicantino afincado en París Ramón García y cuyo contenido se estrenó en 2009 en el festival Xàbia Jazz.

    Ramón López (Alicante, 1961) en un referente europeo en el ámbito de la música improvisada más libre y el nombre del grupo Freedom Now Sextet constituye un homenaje al disco histórico del batería Max Roach We Insist! ‘Max Roach's Freedom Now’ Suite, de 1960, de quien el español es un gran admirador por su apertura de miras y su búsqueda de nuevos caminos para el jazz.

    El jazzista español empezó como baterista de tradición occidental pero se interesó pronto por la percusión de la India y otras tradiciones que han enriquecido su estilo. Entre 1997 y 2000 fue batería de la Orchestre Nacional de Jazz (ONJ), dirigida por Didier Levallet, que aproxima el lenguaje orquestal a las tendencias más innovadoras del género.

    Hoy en día Ramón López es un músico reclamado para proyectos de todo tipo en cualquier lugar del mundo, desde espectáculos de teatro hasta conciertos en solitario o en grupos en los que encontramos a músicos tan prestigiosos como Joachim Kühn, Archie Shepp, John Surman, Mal Waldron, Jeanne Lee, Enrico Rava, Louis Sclavis y un largo etcétera, con el denominador común del riesgo y la sorpresa.

    Integrado por trece obras compuestas por López, el baterista se ha rodeado de algunos de los más destacados representantes del free jazz y de la música de improvisación de ambos lados del Atlántico, veteranos de espíritu inquieto con una amplia trayectoria profesional: el trompetista estadounidense Herb Robertson, el saxofonista tenor brasileño Ivo Perelman, el guitarrista norteamericano Joe Morris y el contrabajista británico Barry Guy.

    El director de la revista Improjazz, Philippe Renaud, afirma que “Valencia es un regreso a los orígenes y un homenaje a la tierra en la que Ramón creció y en la que aprendió, pero también a la música, a sus maestros en el arte de pensar, de tocar, de comprender”.

    Subir