22 de septiembre de 2020 22/9/20

La Fundación Pedro Cavadas gestiona la llegada de dos jóvenes africanos con amputación genital

    La Fundación Pedro Cavadas gestiona la llegada a Valencia de dos jóvenes procedentes del norte de Kenia, una zona desértica africana conocida como el "salvaje norte", para ser intervenidos de las secuelas que sufren por una amputación genital causada por una agresión.

    El cirujano Pedro Cavadas inició gestiones para traer a estos chavales a Valencia las pasadas navidades, en su último viaje al norte de África, donde tiene previsto trasladarse cada tres meses para atender a la población que lo necesita.

    "Soy un enamorado de África desde que era muy pequeño", ha asegurado a EFE Pedro Cavadas, quien considera que ese continente es el "lado oculto de la luna. Aquí la vemos toda iluminada y bonita, pero cuando vas allí ves el otro lado de la humanidad, y eso te da perspectiva".

    Cavadas considera "turismo quirúrgico" ir una vez al año a África, ya que el resto del año la gente está desatendida, especialmente en la zona norte de Kenia, donde hay pueblos enteros "donde no hay un solo médico".

    "Para un médico estar allí es una condena, ninguno se quiere quedar", ha asegurado el cirujano valenciano, quien ha agregado que por ello se trasladará junto a su equipo cada tres meses "casi como una lista de espera de por aquí".

    Aunque es especialista en cirugía reconstructiva, Cavadas asegura que en aquel continente "acabamos haciendo de todo", ya que hay muchas secuelas de traumatismo por disparo, especialmente en el norte de Kenia "donde la gente se dispara con frecuencia", y también se atiende "mucha patología ginecológica".

    Pedro Cavadas ha indicado que las relaciones con el Gobierno africano son "fluidas pero inútiles. Todo son muy buenas voluntades, pero al final no sirve para gran cosa", aunque destaca que es "muy buena" la relación de la Fundación con Cruz Roja de Kenia.

    "Cruz Roja se encarga de organizar el traslado de pacientes de un sitio a otro o de avisarles de que vamos a un sitio determinado. Nos resultan muy útiles", ha explicado Cavadas.

    Según Cavadas, el norte de Kenia es una "zona dejada de la mano de Dios", un lugar "muy tribal, primitivo, que podría ser perfectamente la África de hace 200 ó 300 años" y muy lejano de los puntos turísticos.

    El equipo de Cavadas lleva en cada viaje el mínimo material que necesita para realizar las intervenciones, ya que no se precisa mucha tecnología para operar. "El noventa por ciento de la tecnología que se usa aquí es prescindible", afirma.

    En el último viaje que Cavadas hizo a África atendieron a dos jóvenes de zonas recónditas que sufrían secuelas de una amputación genital "por una agresión pura y dura. Los miembros de una tribu matan a muchos y mutilan a un par de niños para que quede constancia de que van en serio".

    Según ha explicado, Cruz Roja está gestionando el pasaporte para los menores, ya que uno de ellos "no tiene ni identidad", y cuando esté solucionado este tema viajarán hasta Valencia para ser intervenidos.

    En 2004 la Fundación inició sus misiones quirúrgicas humanitarias en la población de Nakuru, Kenia, donde realizó 53 intervenciones quirúrgicas mayores, la mayoría por secuelas de quemaduras y traumatismos y entre los atendidos habían muchos menores de 7 años.

    En una de las misiones conocieron la situación de dos menores que habían sufrido la mutilación de sus penes porque en la zona donde viven existe la creencia de que la cocción del miembro de un menor virgen cura el sida.

    La Fundación Cavadas consiguió trasladar a los menores en enero de 2005 a Valencia, donde Cavadas les reconstruyó los penes con tejido de antebrazo y el segmento de un hueso, y pudieron regresar a su país varias semanas después.

    Subir