26 de septiembre de 2020 26/9/20

La Filmoteca d’estiu se despide con los superhéroes de Watchmen

La Filmoteca d’estiu se despide con los superhéroes de Watchmen - (foto 1)
  • La adaptación a la gran pantalla del mítico cómic cierra este sábado la programación estival.

MÁS FOTOS
La Filmoteca d’estiu se despide con los superhéroes de Watchmen - (foto 2)
La Filmoteca d’Estiu se despide este fin de semana con los tres pases de Watchmen. Desde la publicación del primer número a mediados de los años ochenta, los amantes del cómic Watchmen se conformaron con seguir en papel las tramas que envolvían a Rorschach, Ozimandias o el Dr. Manhattan.

Tuvieron que esperar hasta inicios de 2009 para ver en la gran pantalla a los Búhos Nocturnos y los Espectros de Seda, gracias a la adaptación del cineasta Zack Snyder que la Filmoteca d’estiu proyecta desde este jueves en versión original y “a la fresca”. Tres proyecciones consecutivas que suponen la última oportunidad para acercarse al cauce del río y disfrutar de la programación estival del IVAC-La Filmoteca, que concluirá con la proyección del próximo sábado.

En palabras de los propios creadores del cómic, el escritor Alan Moore y el dibujante Dave Gibbons, la historia de Watchmen fue concebida para llevar a “superhéroes convencionales y pasados de moda a un ámbito completamente nuevo”.

El contexto en el que se desenvuelve el relato presenta conexiones muy evidentes con la Guerra Fría de los años ochenta pero, en dicho contexto, la existencia de los superhéroes ha alterado el desarrollo de diferentes acontecimientos históricos, desde la Guerra de Vietnam a la presidencia de Nixon. En ese escenario, la obra presenta la veneración que suscitan en un primer momento los superhéroes, para acabar mostrándolos como personas irritadas, ineptas, cuya autoridad es cuestionada. Y no es otro el sentido del título, tomado de la locución latina “quis custodiet ipsos custodes?” del poeta Juvenal, que podría traducirse por “¿quién vigila a los vigilantes?” (“who watches the watchmen?”).

La Filmoteca se despide del público y toma unas semanas de descanso antes de reiniciar su programación regular en la sala Luis G. Berlanga del edificio Rialto.

Subir