28 de noviembre de 2020 28/11/20
Latorre y Sanz vuelven a realizar la falla de 2015

La falla Na Jordana repesca para la Especial al diseñador Carlos Corredera

    "La recompensa al trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho". Con esta premisa la falla Na Jordana vuelve a confiar la realización de susmonumentos de 2015 al artista Joan S. Blanch, en lo que es falla infantil, y a Latorre y Sanz Artesanos, falla grande, que este año serán los responsables de plasmar en volumen un proyecto del ilustrador Carlos Corredera.

    La destreza del taller de Latorre y Sanz , donde el escultor Sergio Penadés constituye una pieza clave a la hora de interpretar fidedignamente en volumen diseños y esbozos de los más diversos profesionales de la ilustración o el humor gráfico, ha constituido la razón por la que les ha sido adjudicada la realización del proyecto de la falla grande.

    Del diseño, maquetación y coordinación se encargará Carlos Corredera, profesional de la ilustración y el diseño gráfico conocido ya dentro del ámbito fallero y de las hogueras por su característico y lúdico estilo, un estilo en el que cada solución plástica deriva del ensayo y de la interacción de las formas geométricas con los colores puros.

    Corredera regresa a las fallas de la máxima categoría tras varios éxitos de la mano de Vicente Martínez Aparici, en Malvarrosa y l'Antiga, y José Lafarga en Sueca-Literato Azorín.

    La buena mano de Blanch le vale un año más en El Carmen

    La magnífica y personal fallita que el 2014 efectuó el artista de Algemesí para los peques de Na Jordana, resultado de su continuo proceso de evolución creativa, le ha merecido la plena confianza de la comisión del Carmen.

    Con la renovación, los falleros y falleras de Na Jordana han querido hacer patente su admiración por un artista en constante proceso de evolución creativa que ocupa por derecho propio un lugar de honor en la historia de las fallas infantiles.

    La calidad de sus propuestas, la incesante experimentación con técnicas y materiales o la aportación anual de nuevas fórmulas que constituyen todo un referente para la profesión son razones de peso para que Na Jordana, de su mano, siga siendo motivo de garantía y de apuesta por unas fallas de contenido, fundamentadas en los valores y enseñanzas esenciales que para los niños y niñas transmiten.

    Sin duda los monumentos que se plantarán el próximo año en la plaza del Portal Nuevo y en la calle de Salvador Giner, serán dos obras de autor, dos fallas con carácter y con una personalidad tan arrolladora como es la de la Falla Na Jordana.

    Subir