27 de septiembre de 2020 27/9/20

Facultativos del Arnau se forman con un simulador virtual en el tratamiento de la patología crítica

  • Los participantes ponen en práctica sus destrezas en el manejo de las patologías de alto riesgo

  • La aplicación reproduce situaciones clínicas con pacientes y escenarios virtuales

El Servicio de Urgencias del Hospital Arnau de Vilanova ha organizado un curso práctico sobre el tratamiento de la patología crítica basado en un programa de simulación virtual de casos clínicos reales.

La aplicación, que reproduce secuencias a tiempo real en las que se escenifican tanto los pacientes como los escenarios de un área de urgencias, ha permitido que los facultativos pusieran en práctica sus destrezas en el manejo de la patología crítica.

El programa recrea de forma virtual tanto los actos terapéuticos que el facultativo realiza para el tratamiento de estas patologías, como la repuesta clínica del paciente ante las diferentes decisiones clínicas que el facultativo va tomando.

De esta forma, los facultativos pueden ensayar en la pantalla a través de una persona en movimiento casos clínicos como la reanimación cardiopulmonar, situaciones potencialmente mortales como las deshidrataciones y urgencias medioambientales como el golpe de calor o las congelaciones.

“Las situaciones críticas no son muy frecuentes en la práctica diaria, pero requieren maniobras y técnicas instrumentales que el médico debe entrenar para dar una respuesta rápida y eficiente cuando aparezcan, pues son patologías que no admiten demoras o errores”, ha explicado Amadeo Almela, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Arnau de Vilanova.

Evaluación del caso
Una de las grandes ventajas de este simulador es la posibilidad de que el facultativo se autoevalúe al finalizar cada caso clínico, ya que la aplicación muestra el número de aciertos y errores de las decisiones clínicas tomadas. Además, obliga a repetir el caso si las acciones correctas no superan el 75%.

Asimismo, la aplicación dispone de tres niveles de complejidad para el aprendizaje progresivo tanto de médicos residentes, con menor experiencia en urgencias, como de profesionales con gran formación y experiencia, que pueden ensayar con casos muy complejos.

“Al finalizar el curso la evaluación debe ser positiva, pues además de servirnos como actualización de conocimientos este curso práctico también es un control periódico para acreditar la capacitación en el manejo de estas situaciones”, ha indicado Almela.

Entre otras acciones terapéuticas, el simulador permite poner en práctica el suministro de oxigenoterapia -para el cual la aplicación facilita los diferentes dispositivos disponibles y la cantidad de oxígeno que se quiere administrar-, el masaje cardiaco o la respiración asistida.

“Es una herramienta interactiva muy completa, con un gran número de situaciones clínicas que favorecen que los facultativos automaticen las maniobras y técnicas instrumentales que deben realizar ante una patología crítica”, ha afirmado el jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Arnau de Vilanova.

Subir