22 de septiembre de 2020 22/9/20

Decenas de vecinos recuperan el ambiente popular de la plaza del Canyamelar

Decenas de vecinos recuperan el ambiente popular de la plaza del Canyamelar - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Decenas de vecinos recuperan el ambiente popular de la plaza del Canyamelar - (foto 2)
    Decenas de vecinos recuperan el ambiente popular de la plaza del Canyamelar - (foto 3)
    Decenas de vecinos recuperan el ambiente popular de la plaza del Canyamelar - (foto 4)

    Varias decenas de vecinos participaron en la IV celebración de El Sopar a la Fresca que organiza la Asociación de Vecinos del Cabanyal-Canyamelar y que, en esta ocasión, tuvo lugar en la plaza de la Cruz del Canyamelar tomando el espacio público.

    El escenario de convivencia está a un paso de la calle San Pedro, un espacio que a menudo presenta un aspecto degradado.

    La plaza recuperó su ambiente popular, con vecinos de todo tipo y todas las edades, cenando en medio de la plaza, convocados a través de las redes sociales y disfrutando, en una calurosa noche de finales de octubre, de la fresca brisa que nos llegaba directamente de la playa.

    La organización vecinal afirma que “la alcaldesa debería empezar a reflexionar sobre el callejón sin salida en el que tiene metido a nuestro barrio, tan importante para el litoral de la ciudad, en tanto ella sea la máxima responsable del gobierno de esta ciudad y siga empeñada en incumplir la Orden del Ministerio de Cultura, que le obliga a modificar el PEPRI para eliminar acciones como las que pretende acometer con este nuevo presupuesto municipal”.

    Para la entidad vecinal “sus métodos, lejos de resolver los problemas del Cabanyal, lo han empeorado. No sirve soñar en las posibilidades de la aplicación de la pena de muerte en una sociedad, que por suerte su constitución la prohíbe. Lo mismo sucede con sus proyectos para el Cabanyal”.

    Además, consideran que los planes del consistorio “los prohíbe la Ley de Patrimonio Español de 1985. No sirven como método para intervenir en un tejido histórico protegido. Lo prohibía con Zapatero y ahora lo sigue haciendo con Rajoy. Por suerte el criterio de algunas instituciones serias no cambia con el trasero de quien ocupa las poltronas y eso es lo que debe pasar con las instituciones consultivas que respaldaron la decisión del Ministerio de Cultura que posiblemente es consciente de que cometería prevaricación, si diera su brazo a torcer, ante las pretensiones de Barberá”.

    La entidad anuncia que “mientras eso siga así, los vecinos del Cabanyal-Canyamelar seguiremos convocando iniciativas ciudadanas como esta, que sirvan para mejorar las condiciones de vida de los que aquí seguimos, a la espera de que en el futuro de nuestro barrio aparezcan ‘brotes verdes’ que nos permitan ver la luz al final de este túnel, en el que nos hemos visto metidos, por la incapacidad política de quienes nos han venido gobernando en las últimas décadas”.

    Subir