8 de marzo de 2021 8/3/21

La Concejalía de Educación y Universidad popular previene la Vigorexia en las aulas desde la adolescencia

  • 150 alumnos y alumnas de 3º de ESO a 2º de Bachillerato de tres centros de Valencia participan del taller a lo largo de este mes

El éxito del taller didáctico ‘Juego Limpio’, desarrollado en el marco de la oferta educativa municipal, ha llevado a la Concejalía de Educación y Universidad Popular a ampliar la oferta del curso a los estudiantes del segundo ciclo de Secundaria. Para ellos se ha diseñado un itinerario especial, basado en la lucha desde la adolescencia contra la Vigorexia. “Se trata de un trastorno psicológico lamentablemente muy extendido entre los jóvenes hoy en día, que parte de una obsesión por el culto al cuerpo y la musculatura y deviene en una peligrosa enfermedad que es necesario prevenir”, ha explicado  el concejal Emilio del Toro.

De la experiencia van a participar 150 alumnos de  ESO o   Bachillerato de los centros IES Sorolla, Martí Sorolla y Cid Campeador, desde hoy, 12 de febrero.  El taller consiste en la realización de actividades en grupo tras el visionado de un reportaje de sensibilización y el recorrido por la exposición de carteles de Obra Social de Caja Madrid, que este año lleva también por lema ‘Juego Limpio’ y que fue inaugurada la semana pasada por el concejal de Educación y Universidad Popular. El edificio de la Concejalía de Juventud de la calle Campoamor, número 91, acoge estas actividades y la exposición, que permanecerá abierta al público hasta el próximo día 27 de febrero.

En esta iniciativa, que es la primera vez que se realiza con el segundo ciclo de Secundaria, “dada la acogida de los talleres y la detección del problema entre cada vez gente más joven hoy en día”, según  ha apuntado Del Toro, participarán 150 alumnos y alumnas divididos en seis grupos de entre 25 y 30 personas, dirigidos por varias monitoras. Las actividades se desarrollan a lo largo de una mañana y  tendrán lugar hasta el día 17 de este mes.

“Lo más importante del juego no es ganar, sino competir esforzándose al máximo por superar las propias metas. El mal entendimiento de estos valores lleva, en muchos casos, a dañar al contrincante y a uno mismo. Y la vigorexia es una nefasta consecuencia contra la que hay que luchar con la educación y el desarrollo de los buenos principios”, ha añadido el concejal.

Subir