28 de noviembre de 2020 28/11/20

El Clínico trata cada año 9.000 consultas relacionadas con el Síndrome del Ojo Seco

El Clínico trata cada año 9.000 consultas relacionadas con el Síndrome del Ojo Seco - (foto 1)

    El Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico de Valencia atiende al año alrededor de 9.000 consultas relacionadas con la "Queratoconjuntivitis Sicca" o más conocido como "Síndrome del Ojo Seco".

    El Síndrome del Ojo Seco se caracteriza por una alteración de la película lagrimal debida a la incapacidad del ojo de lubrificar la superficie ocular, causada por la falta de secreción de lágrimas o por su exceso de evaporación.

    Las lágrimas son necesarias, además de para lubricar, para la eliminación de partículas y cuerpos extraños. Cuando esta película lagrimal en el ojo falla, se produce lo que se conoce como Queratoconjuntivitis Sicca o Síndrome del Ojo Seco, que se manifiesta por picor y escozor, visión borrosa ocasional, sensación arenosa o abrasiva, sensibilidad a la luz y en ocasiones de forma paradójica, lagrimeo.

    Según explica el Dr. José Marí, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico de Valencia, "Se trata de uno de los principales motivos de consulta al oftalmólogo, seguida por otras consultas sobre patologías como la presbicia y el glaucoma. Se estima que entre el 10 y el 25% de la población adulta mayor de 50 años, padece este síndrome. El grupo de personas que suelen padecer esta patología incluye mujeres, pacientes de edad avanzada, portadores de lente de contacto y pacientes intervenidos de cirugía refractiva".

    Tal y como explica el Dr. José Marí, "La Queratoconjuntivitis se diagnostica con mucha frecuencia en la consulta diaria. Entre las causas más comunes de esta patología se encuentran la edad, la toma de medicación (antidepresivos, ansiolíticos, diuréticos, betabloqueantes, terapia substitutiva en la menopausia etc), y sobre todo el trabajo prolongado frente a ordenadores y/o pantallas".

    Consejos y medidas de prevención
    Según explican los especialistas del Servicio de Oftalmología, una persona debe acudir al médico "cuando note síntomas de irritación ocular, tales como sequedad, escozor o visión borrosa, ya que la detección precoz resulta muy importante para evitar complicaciones futuras".

    Según explica el Dr. José Marí "el principal tratamiento son las lágrimas artificiales en forma de gotas o geles que se tendrán que aplicar varias veces al día y de forma indefinida. En algunos casos más graves puede ser necesario el cierre temporal o permanente de los conductos de drenaje de la lágrima".

    En cuanto a las medidas de prevención, según explica el Dr. Marí, "desde el Servicio de Oftalmología aconsejamos la utilización de protección de los ojos con gafas de sol, evitar en lo posible los aires acondicionados, ambientes secos y el abuso de medicaciones innecesarias (antihistamínicos, ansiolíticos….). Es muy importante advertir del perjuicio del uso de colirios que llevan vasoconstrictores a la venta sin receta".

    Subir