1 de marzo de 2021 1/3/21

El ayuntamiento se opone a la “remisión precipitada” al Consejo del Agua del Plan Hidrológico 2015-2021

    El Ayuntamiento de Valencia, representado por el concejal Vicent Sarrià, ha votado en contra de la remisión por parte de la Confederación Hidrográfica del Júcar al denominado Consejo del Agua, del documento de Plan hidrológico de la Demarcación para el periodo 2015-2021. La razón de este voto negativo, al igual que el de la Generalitat y la Junta de Castilla la Mancha, ha estado motivada por la consideración de que los nuevos gobiernos de las tres administraciones citadas apenas han tenido tiempo para estudiar a fondo, y plantear objeciones en su caso, “a un documento de largo recorrido que lleva varios años elaborándose”, según ha manifestado Vicent Sarriá.

    El representante del Ayuntamiento de Valencia en la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Júcar ha manifestado que una fecha como la del 10 de agosto no era la más apropiada para aprobar la remisión “de un documento de esa complejidad” al Consejo del Agua, paso previo para su posterior remisión al Consejo Nacional del Agua y aprobación por Consejo de Ministros, “por lo que hemos protestado y hemos pedido un mayor plazo para estudiar la documentación y asumir, en su caso, un documento de esa complejidad”

    Sarriá ha señalado que en el documento se recogen las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Valencia en lo relativo a saneamiento y abastecimiento de agua, pero no las relativas al aporte a la Albufera de una cantidad de agua suficiente estimada en 121 hectómetros cúbicos de agua “recogida directamente del río Júcar”. En ese sentido, el concejal de Devesa Albufera, Sergi Campillo, ha declarado que “la propuesta de la Confederación Hidrográfica no recoge los mínimos necesarios para ser aprobada, ya que vuelve a dejar sin asignación adecuada de agua a parque natural”

    Campillo ha afirmado que “como venimos reclamado reiteradamente, el agua de la Albufera tiene que venir del Júcar, como históricamente ha sido, porque es la que contiene los parámetros para la consecución del estado ecológico adecuado de la Albufera”. En el documento, cuya remisión al Consejo del Agua, ha sido aprobado pese al voto contrario del ayuntamiento, se contempla una mejora del caudal aportado a la Albufera de aproximadamente 40 hectómetros y se reconoce que el aporte necesario es de 210 hectómetros cúbicos y no de 167, pero ese aumento queda condicionado a la la existencia de sobrantes y desde el Ayuntamiento de Valencia se considera ”insuficiente e insatisfactorio”.

    En ese sentido, el concejal Sergi Campillo ha afirmado que “la Confederación Hidrográfica del Júcar ha de cumplir la Directiva Marco del Agua, que establece claramente que tiene que haber un caudal ecológico para el mantenimiento de las masas de agua, y además tiene que asumir y defender por sí misma la importancia de la mejora ambiental de la albufera

    En cualquier caso, el voto negativo del Ayuntamiento ha estado motivado, más que por el contenido estricto del documento a remitir, por el hecho de que sea remitido en pleno mes de agosto y sin que los nuevos gestores municipales, ni tampoco los de la Generalitat o la Junta de Castilla la Mancha, hayan tenido tiempo suficiente de estudiarlo adecuadamente. ”Nos sumamos al voto de la Generalitat y a la consideración de que es precipitado enviarlo tal cual y sin que tengamos tiempo para evaluarlo”.

    Tanto Vicent Sarrià como Sergi Campillo han coincidido en que la razón de esta “remisión precipitada” tiene que ver con su aprobación antes de finales del año 2015 y responde, más concretamente, a la intención del gobierno central de que esta se produzca antes de las elecciones generales.

    Subir