22 de febrero de 2020 22/2/20

Puçol y Wageningen: un enriquecedor intercambio artístico y cultural entre España y Holanda

Puçol y Wageningen: un enriquecedor intercambio artístico y cultural entre España y Holanda - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Puçol y Wageningen: un enriquecedor intercambio artístico y cultural entre España y Holanda - (foto 2)
    Puçol y Wageningen: un enriquecedor intercambio artístico y cultural entre España y Holanda - (foto 3)
    Puçol y Wageningen: un enriquecedor intercambio artístico y cultural entre España y Holanda - (foto 4)

    La exposición Laberinto, celebrada el pasado 13 de octubre, fue el broche de una actividad intercultural que se ha llevado a cabo desde hace ya tiempo y abarca la poesía, música, escultura, cerámica y pintura: en abril, artistas valencianos se desplazaron a Wageningen para realizar junto a sus compañeros holandeses la muestra Gigantes del viento; este octubre, los foráneos tuvieron su ocasión de visitar Puçol y realizar un nuevo proyecto junto a nuestros vecinos en el municipio. Leonor Seguí, una de las organizadoras del evento, ha valorado esta enriquecedora experiencia, que promete reforzar lazos internacionales entre sus participantes.

    “Esta idea surgió hace tres años”, relata Leonor Seguí. Junto a Clem Suijsmans y otras dos personas, formaba parte de un grupo de pintura en Puçol. Clem volvió a su país de origen, Holanda, donde “había mucho ambiente artístico, y encontró un grupo de trabajo”, explica. “Al ver cómo se protegía allí el arte, sin importar la edad de quienes lo realizaban, pensamos que debíamos hacer algo”.

    Así, hace año y medio, empezaron a preparar la programación de los eventos que tendrían lugar este año. Sus intenciones era que los dos pueblos, Puçol y Wageningen, se implicaran, e impulsar esta iniciativa. En cuestión de alojamiento, los artistas de ambos países se encargarían de acoger a sus compañeros extranjeros.

    De esta manera, entre el 15 y el 25 de abril de este año, los vecinos de Puçol se desplazaron a la localidad holandesa y, en total, 13 artistas se reunieron en aquel municipio para compartir actuaciones artísticas en la llamada Ronda Cultural. “Nos dotaron de un local y nos facilitaron el acceso a eventos, museos, estudios… todo el grupo estaba concentrado en Wageningen, y eso favoreció la convivencia”, recuerda Leonor.

    La agrupación holandesa también llevó a sus invitados valencianos a “museos, estudios, y nos mostraron artistas que hacían proyectos en los que convergía el arte y el cuidado del medio ambiente”, destaca.

    El proyecto que realizaron en Wageningen se llamaba Gigantes del viento: los temas que trataron fueron de lo más variopinto, “desde la poesía, la maternidad o la alegría hasta el fuego o la cerámica”, enumera. Incluso “la cuestión de los refugiados, saltando vallas, y su fuerza”, tuvo cabida en la exposición. En definitiva, una manera de reflejar inquietudes a través del arte.

    A partir de miles de pósits en los que realizaban un dibujo, los artistas crearon un aspa gigante de múltiples colores. Leonor hace hincapié en “lo normalizada que está la participación artística en Holanda”, pues dicha aspa creció con la colaboración de la gente que iba a visitarlos, ya fueran niños o adultos.

    En Puçol, el concejal de Cultura Xavier Alcácer apoyó el proyecto e inició las gestiones, explica la organizadora. Además, señala la implicación de las concejalías de Medio Ambiente y Movilidad para facilitar la realización de las actividades del grupo.

    El nombre que recibió el trabajo del conjunto de los 16 artistas de Wageningen y Puçol que se reunieron en nuestro municipio entre el 7 y el 15 de octubre fue Laberinto. En esta ocasión, se trató “la búsqueda y encuentro de valores y culturas”, detalla Leonor. “La obra personal de los artistas se sumaba a una obra colectiva”.

    Además de una exposición en La Barraca, la iniciativa contó con “una instalación en la plaza y un pasacalle con música y poesía en el casco antiguo de Puçol, con un vinilo que señalaba los puntos donde parar y recitar”, describe Leonor. Durante la performance, “terminaba de leer un poeta y se incorporaba el siguiente”, describe.

    La estancia en Puçol permitió visitar estudios artísticos, como los situados en el barrio valenciano de Russafa; los murales de Fanzara (Castellón), el museo de Onda, y Sagunto. Esa ciudad es “un emblemático punto de encuentro entre culturas; además, la visita coincidió con la feria medieval”. Una feliz casualidad que les dio la oportunidad de ver una muestra de la historia y el amplio abanico multicultural valenciano.

    “Se han ido agotados”. Agotados, pero con ganas de seguir adelante: “todos querían formar un colectivo intercultural y buscar un nombre de grupo”, indica Leonor. El contacto seguirá, así que solo nos queda decir a nuestros visitantes... ¡hasta la próxima!

    Subir