19 de noviembre de 2019 19/11/19

José Abril: Herencia y disciplina, claves para ser un campeón de artes marciales

José Abril: Herencia y disciplina, claves para ser un campeón de artes marciales - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    José Abril: Herencia y disciplina, claves para ser un campeón de artes marciales - (foto 2)
    José Abril: Herencia y disciplina, claves para ser un campeón de artes marciales - (foto 3)

    Nacido en 2004, José Abril practica el judo desde los 4 años, siempre de la mano del maestro Roverlein Portella, primero en el colegio Obispo Hervás y luego en el gimnasio Olímpic. Su padre le transmitió ese gen, ya que había sido 3º de España a finales del siglo pasado. Ahora, su hijo sigue fiel a la disciplina de las artes marciales.

    «No podemos practicar fuera del gimnasio, es una norma disciplinaria inquebrantable. Si lo hacemos, perdemos la licencia. Siempre practicamos con el profesor delante y en el tatami. Lo otro son peleas y las tenemos prohibidas», explica José Abril.

    Quizá porque lo aprendió en el colegio o porque forma parte de la herencia paterna, Jose sabe que sólo con su maestro Roverlein Portella o en competiciones oficiales puede desplegar sus conocimientos.

    Pero cuando compite es otra cosa.

    Ha sido campeón autonómico como alevín, tercero en infantil y ahora vive su primer año de cadete, «un momento en el que toca aprender y sufrir, porque son tres años de cadete y la diferencia de edad se nota mucho», asegura este joven que ya tiene el cinturón marrón y se prepara para obtener el negro.

    Aspira a ganar el Campeonato de España cuando esté en su último año de cadete y después a seguir creciendo. Pero todo ello lo debe hacer sin olvidar sus estudios en el instituto de Puçol y, sorprendentemente, también otros deportes, porque desde el año pasado es jugador del Club de Fútbol Sala Puçol.

    «Como los cadetes entrenan a las 15.30 horas, para tener el pabellón cubierto libre, puedo adaptarme a esos entrenamientos; luego hago los trabajos del instituto y, de 20 a 21 horas, voy a las clases de judo al gimnasio Olímpic, tres tardes a la semana. Y, por último, los sábados acudo a las pruebas de tecnificación, donde nos reunimos los mejores de la Comunidad Valenciana, todos juntos en un pabellón de Valencia, para entrenar juntos».

    Menos mal que el judo ayuda a evitar el estrés y le facilita los estudios, porque con un horario así, salir de fiesta también es una opción… aunque poco habitual.

    ocultar
    José Abril: Herencia y disciplina, claves para ser un campeón de artes marciales
    Subir