18 de septiembre de 2019 18/9/19

La falla Camí la Mar recibe un monumento distinto al acordado

La falla Camí la Mar recibe un monumento distinto al acordado - (foto 1)
MÁS FOTOS
La falla Camí la Mar recibe un monumento distinto al acordado - (foto 2)
La falla Camí la Mar recibe un monumento distinto al acordado - (foto 3)
La falla Camí la Mar recibe un monumento distinto al acordado - (foto 4)

La falla Camí la Mar de Puçol no plantó el monumento que sus miembros esperaban. Aunque estaba contratada y pudieron verla terminada la semana anterior a la plantà, la escultura no se correspondió con lo que su artista fallero entregó la madrugada del 16 de marzo. Además, el retraso de la instalación de la falla provocó su descalificación en el concurso.

«El artista fallero apareció a las 6 de la mañana del día 16 con una falla que no tenía significado; ni era lo que nos enseñó en el boceto ni lo que vimos en la exposición de Caixa Popular, donde estaba terminada la semana anterior», lamentan Antonio Antoni y Amparo Doménech, miembros de la falla Camí la Mar. «La falla infantil sí era la que acordamos».

A la hora de traerla, el artista fallero Ramón Lemos «nos dijo que alrededor de las 5 de la tarde del jueves 15 llegaría a Puçol, pero fue pasando el día y no vino. Le enviamos mensajes, mantuvimos conversaciones y le llamamos incluso a las 4 de la mañana, cuando nos indicó que estaba "a punto de salir"», señalan. La falla se terminó de plantar «a las 8.05 horas de la mañana, quedamos descalificados automáticamente», lamentan.

Los miembros de la falla se quejan de que el artista «no les ha dado explicación ninguna», y no se creen «los problemas de transporte que alegó» en los momentos previos a la plantà. Además, «nadie sabía qué era el monumento que se plantó; llegó tarde y ni siquiera era lo acordado ».

Asimismo, los trozos que conservan del monumento son piezas como «una concha grapada y pintada sobre cartón, sin empapelar ni nada. Los "acabados" están muy mal realizados y las esculturas se descolorieron con la lluvia; la mano se quedaba con la pintura que se había aplicado».

Las dos fallas «contaban con un presupuesto de 4.000 euros. El monumento estaba pagado, realizamos una transferencia bancaria todos los meses», indican. Con alrededor de 50 falleros en la asociación, «al ser una comisión pequeña, nos cuesta mucho mantenernos, y que nos engañen no es plato de buen gusto. No queremos que le pase lo mismo a otras comisiones, tanto del pueblo como de fuera».

Sus integrantes quieren ponerse en contacto con el Gremio de Artistas Falleros para «explicarles lo que ha pasado con el nuestro y que no perjudique a otras fallas. Todos realizamos un sacrificio para mantener esta celebración».
«Le dimos un voto de confianza para que limpiase su imagen en Puçol, ya que tuvo problemas anteriormente. La falla afectada nos avisó, pero actuamos de buena fe y no pensábamos que fuera a ser esto. Hemos trabajado 2 años con él, este es el tercero. No habíamos tenido problemas hasta ahora».

Desde la falla recuerdan que «el artista quería vender nuestro talonario de lotería de navidad, así que se lo ofrecimos, pero no lo hemos cobrado».
En todo caso, agradecen el apoyo «tanto de fallas como por parte de la corporación municipal». De hecho, hubo fallas que se pusieron en contacto con el presidente de Camí la Mar «para cedernos algunos de sus muñecos».
A pesar de las adversidades, no se rinden. Con las Fallas de 2018 acabadas, empiezan los preparativos de 2019: «continuamos adelante; buscaremos artistas y esperemos que este año sea bueno».

ocultar
La falla Camí la Mar recibe un monumento distinto al acordado
Subir