elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

¿Por qué hay tantos suicidios y homicidios en la España actual?

    Esta pregunta, me viene martilleando el cerebro hace un tiempo y no acierto a encontrar las razones.

    ¿Será la pandemia del COVID 19 y la situación de confinamiento intensivo, acompañado del temor a morir o sufrir excesivamente?

    ¿Será un tiempo excesivo de convivencia dentro del hogar con motivo del teletrabajo de mucha gente joven, que se ha sentido agobiada y privada de la libertad habitual para vivir en lugares públicos y alternar con más gente?

    Visto el problema desde mi edad, todas esas explicaciones no sirven ya que la gente mayor, suele pasar por lo general más horas en casa leyendo, viendo la tele o charlando con sus esposas, parejas, hijos y nietos si se vive en un entorno familiar tradicional.

    Pero si analizamos la situación desde el punto de vista de matrimonios o parejas jóvenes, o de familias monoparentales, se presenta un panorama distinto, ya que su tiempo suele dedicarse a tres actividades fundamentales cotidianas:

    TRABAJAR, ATENDER A LOS HIJOS SI LOS HAY Y DORMIR.

    Apenas les queda tiempo para el ocio o sus aficiones personales durante las vacaciones o los fines de semana.

    Con una vida tan programada, tienen que ser muy consecuentes y sensatos, para poder combinar todas esas actividades sin sentir una presión excesiva en su vida a diario.

    Pero lo más chocante de todo es el elevado número de adolescentes y jóvenes entre los 15 y los 29 años, que han decidido poner a sus vidas en el último año.

    De un total de más de 3.600 suicidas españoles (más que muertos en accidentes de carretera) creo recordar que una cuarta parte se encontraban dentro de esas edades.

    No parece lógico, que gente que está empezando a vivir su vida bachiller, universitaria o laboral de cualquier tipo, se haya hartado ya de luchar y poner todo su empeño en ganarle la batalla a la vida.

    ¿Es falta de motivación afectiva o profesional?

    ¿Ha sido el carecer de la ayuda sicológica adecuada de las instituciones públicas y sanitarias para  afrontar este tema?

    No me sorprende en absoluto, que cada día haya mayor número de estudiantes que se incorporen a las Facultades de Psicología y que dentro de la Medicina, también la psiquiatría vea incrementada su demanda.

    Pero sea por las razones que sea, lo que me parece inaceptable, es el incremento de homicidios irracionales que vivimos en el día a día en España.

    ¿Qué motivaciones especiales pueden llevar a muchos jóvenes actualmente, para agredirse mutuamente en peleas tumultuarias que acaban muchas veces con muertes o heridas graves?

    ¿A qué se debe esa violencia generalizada que vemos en cada telediario, en las calles y lugares públicos de esparcimiento?

    Pero si entre jóvenes y adolescentes el tema es sangrante, lo es tanto o más en los entornos familiares desestructurados, donde los hijos son utilizados por padres y madres como arma arrojadiza para hacerse daño entre ellos, olvidándose de los daños colaterales que les causan a sus hijos.

    En fin, que no alcanzo a comprender, el tipo de sociedad  desquiciada que hemos creado entre todos.

    No se parece en nada a la que yo viví en mi niñez, adolescencia y juventud y no acabo de entender como hemos permitido la gente de mi generación que la situación general haya llegado a este punto de histeria colectiva.

    Asumo mis responsabilidades en la parte que me corresponda, pero “me bajo de este tren, porque no me gusta nada el destino al que me lleva”.

    No piensen que voy a suicidarme, nunca lo haría.

    Hasta la semana que viene amigos.

    Subir