21 de julio de 2019 21/7/19
Por Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

¡Campana… y se acabó!

Ya tenemos claro a efectos españoles en general, que por mucho que nos pese (a mí me pesa mucho) el PSOE ha ganado  con una gran diferencia y dispone de una mayoría minoritaria con sus 123 escaños, que deberán de ser completados con otros  53 como mínimo para articular una mayoría absoluta que permita formar un Gobierno sólido y cohesionado.

Lamentablemente para mí, la debacle de los resultados del PP (66 escaños) muy afectado por el impulso de VOX y los errores de Rajoy en su día y sobre todo por una Ley de HONT que penaliza la dispersión de los votos de centro derecha  al repartírselos con CIUDADANOS y VOX, han impedido que se pueda formar un Gobierno Tripartito de estas tres formaciones, pese al aumento muy sensible de CIUDADANOS (57) que ganan muchos escaños y la entrada de VOX (24) pero que en total  quedan muy lejos de los 176 imprescindibles para gobernar.

Tampoco se podrá formar un Gobierno exclusivamente del PSOE mas PODEMOS, ya que deberían incorporar más de diez escaños adicionales que o se los entregan los independentistas  a cambio de indultos o concesiones económicas inasumibles, o no llegan.

La única solución a dos, sería PSOE-CIUDADANOS, muy poco probable habida cuenta de la negativa de Albert Rivera a apoyar en ningún caso a Pedro Sánchez.

O cambia de opinión y le convencen los poderes fácticos de que esa es la solución imprescindible para no dejar al PSOE en manos de los independentistas, populistas, nacionalistas y filo terroristas o se rinde el líder socialista ante la posibilidad del nuevo Frente Popular del Siglo XXI, como única posibilidad de formar Gobierno.

Quizás habrá que esperar a finales de Mayo, para poder perfilar y cuadrar los pactos estatales con los autonómicos y municipales de las grandes ciudades o capitales españolas, con un intercambio de cromos que deje contentos a socialistas y naranjitos, cediendo los socialistas posibles Gobiernos Municipales en Barcelona, Madrid o incluso Valencia a cambio del Gobierno del Estado Español.

No hay más opciones posibles que esas, por lo tanto hay que hacer acopio de paciencia durante más o menos un mes, antes de tomar decisiones definitivas.

En el Senado y gracias al egoísmo personal de Casado, Rivera y Abascal y no haber presentado una candidatura única formada por un miembro de cada uno de los tres partidos, la mayoría absoluta la ha ganado el PSOE tal como yo adelantaba, porque por lo visto la teoría del 1+1+1 propuesta a los votantes de los tres partidos, para solucionar el error de sus dirigentes apenas ha encontrado predicamento y no ha servido para nada.

El PSOE ha sacado 123 senadores, por 55 el PP, 11 ERC,9 PNV y apenas 3 CIUDADANOS y ni uno solo para VOX.

Vaya varapalo por ser unos irresponsables.

Respecto a las elecciones Autonómicas Valencianas, la noche puede hacerse eterna, porque son casi las dos de la madrugada y aun queda por escrutar un 30 % y los márgenes de los  resultados son muy estrechos, porque hacen falta 50 escaños para poder formar Gobierno y en estos momentos el Pacte del Botanic suma 51 escaños mientras el pacto PP (20) CIUDADANOS (18) y VOX (10) suman 48 y cualquier pequeño trasvase entre esos partidos, cambiaría el color del Gobierno Valenciano.

Seguramente y visto lo visto Ximo Puig estará lamentando haberse arriesgado a unir estas elecciones con las de Pedro Sánchez, porque la arrolladora victoria del PSOE en las Generales, le hubieran reforzado la marca en las Autonómicas dentro de un mes, pero precisamente por eso llego a pensar que el morellano, no acababa de fiarse de  su líder nacional y por eso no quiso arriesgarse a presentarse en Valencia, después de un fracaso del socialismo en España.

Y como mañana temprano tengo que salir de viaje para desintoxicarme de tanta política nacional y autonómica, me acostaré con la duda de si habrá un vuelco en el último 30 % del escrutinio y con la esperanza de que ocurra el milagro, ya que cuatro años más de “catalanización a ultranza” de la Comunidad Valenciana entre Ximo Puig y Vicent  Marsá, podrían acabar con los últimos reductos de la lengua, historia y cultura valenciana, que poco a poco están destruyendo estos “catalinos” al servicio de otros intereses ajenos a los valencianos.

Como demócrata, tendré que asumir que nos van a Gobernar aquellos a los que  hayamos elegido los valencianos….aunque no sean los que yo haya votado.

De eso se trata, aunque algunos posteriormente monten mociones de censura cuando han perdido en las urnas.

Esa es la diferencia entre ellos y nosotros.