2 de diciembre de 2020 2/12/20

Cuando las amígdalas se disfrazan de Covid-19

Cuando las amígdalas se disfrazan de Covid-19 - (foto 1)
  • Fiebre, dolor de garganta y malestar general son los síntomas que comparten ambas enfermedades y que pueden llevar a su confusión

Las infecciones que llegan a nuestro cuerpo bien por la boca, la nariz o el oído son comunes en esta época en la que son muy comunes los fuertes aires acondicionados, el baño en piscinas y playas y los cambios de temperatura bruscos y desde el mes de marzo con la crisis sanitaria que estamos viviendo, los síntomas que acompañan estas infecciones pueden confundirse con el virus covid-19 ya que comparten síntomas como la fiebre, el malestar general o el dolor de garganta.

Para no caer en la confusión de estas enfermedades tan distintas, lo primero que hay que destacar es que la amigdalitis la contraen en su mayoría niños menores de 5 años. “Es común que los niños, que tienen un sistema de defensa inmaduro, se contagien más fácilmente y contraigan infecciones. Sin embargo, si a partir de los 5 años estos episodios de infecciones en órganos como la faringe, la nariz o la garganta no remiten es conveniente acudir al especialista”, explica Begoña Beaus otorrinolaringóloga del Hospital de Manises.

Por otra parte, en el caso del dolor de garganta causado por anginas, las amígdalas pueden aumentar de tamaño, cambiar de color hacia un tono rojizo o en ocasiones un tono blanco en la superficie e incluso pueden sangrar un poco. Estos síntomas, se alejan ya de los causados por el nuevo virus porque la pérdida del sabor o el olfato, los problemas respiratorios o dolor muscular no se dan en esta infección.

¿Operarse de amígdalas o no?

Los principales motivos para decantarse por una intervención son, como explica la doctora Beaus, atacar las infecciones bacterianas recurrentes (más de seis episodios en un año) tratar el ronquido y acabar con el síndrome de apnea en niños y adultos durante el sueño lo que les impide respirar correctamente y descansar y que, en ocasiones, puede suponer un riesgo para la salud.

“La primera causa de dificultad respiratoria en la infancia es el aumento del tejido de anginas y vegetaciones. Este aumento puede darse durante una pequeña infección y ceder cuando se resuelva o convertirse en permanente. Si es así, la dificultad respiratoria puede variar desde el ruido al ronquido o incluso apnea obstructiva durante el sueño”, apunta la especialista de Manises.

Subir