20 de junio de 2019 20/6/19
ENTREVISTA

Héctor Illueca (Podemos): “Existe un Estado profundo que actúa desde la sombra para influir en el resultado electoral”

Héctor Illueca (Podemos): “Existe un Estado profundo que actúa desde la sombra para influir en el resultado electoral” - (foto 1)
MÁS FOTOS
Héctor Illueca (Podemos): “Existe un Estado profundo que actúa desde la sombra para influir en el resultado electoral” - (foto 2)

Héctor Illueca Ballester (Valencia, 1975) es el número uno en la lista de Podemos al Congreso de los Diputados por la circunscripción de Valencia. Doctorado en Derecho, ejerce como Inspector de Trabajo y Seguridad social desde que en 2004 ganara las oposiciones, que lo llevaron a trabajar varios años en Cataluña. De vuelta en su tierra, actualmente compagina su carrera política y de Inspector de Trabajo con la docencia en la Universidad de Valencia, donde imparte clases en el Departamento de Derecho del Trabajo.

Illueca se define como una persona concienciada con la justicia social, y asegura que fue esa necesidad la que lo animó a formar parte de la política. Con motivo de los comicios generales del próximo 28 de abril, en elperiodic.com hemos conversado con él sobre las propuestas electorales de Podemos y las reformas a su juicio imprescindibles en España y la Comunitat Valenciana. Durante la entrevista se muestra crítico especialmente con las transformaciones sociales y territoriales, como la reforma del artículo 135 de la Constitución, o las políticas de austeridad.

Pregunta. Como valenciano que opta a entrar en el Congreso de los Diputados, ¿qué intereses de la Comunitat defenderá en Madrid?

Respuesta. Trataré de ser siempre leal a los intereses de las clases populares, de la gente sencilla y humilde que escribe la historia con su voto. Hay datos que me producen escalofríos. La Comunitat Valenciana tiene una tasa de temporalidad por encima de la media estatal. Además es una de las primeras en paro, más de la mitad de los pensionistas son pobres… Estos son datos que merecen que uno le dedique cuatro años de compromiso a tratar de mejorar las condiciones de vida y trabajo de las grandes mayorías sociales, y es lo que pretendo hacer, muy a gusto y con mucha ilusión.

P. ¿Entonces considera que están bien representados los intereses de los valencianos con Podemos en Madrid?

R. No tengo ninguna duda. Podemos representa la posibilidad real de una lectura en clave progresista, en clave de futuro de la fractura social y territorial. Introduciremos garantías reales de los derechos sociales que se han visto degradados a través de la derogación de las reformas laborales, que han puesto en una situación muy complicado a la población trabajadora, especialmente a la juventud, así como de la derogación de las reformas de pensiones, que ha empobrecido a nuestros pensionistas. Y en segundo, desde el punto de vista territorial, somos una posibilidad de diálogo entre territorios, y eso incluye la financiación autonómica, que en Valencia tiene mucha relevancia.

P. El nuevo modelo de financiación autonómica ha sido una de las cuestiones más debatidas tanto en Madrid como en la Comunitat. Muchos pensaban que con el Gobierno de Sánchez se llegaría a un acuerdo, pero no ha sido así. ¿Desde Podemos confían en los socialistas para un nuevo modelo de financiación?

R. Yo confío en las correlaciones de fuerzas que determinan los votos. En política fiarse o no fiarse no es importante, lo fundamental es tener la fuerza para conseguir imponer políticas al servicio de los intereses de las grandes mayorías sociales. Esta legislatura nos deja un sabor agridulce, en el sentido de que es la legislatura que demostró que sí era posible echar a Rajoy y cambiar el Gobierno, pero a la hora de cambiar las políticas al PSOE le han temblado las piernas, no se ha atrevido a coger por los cuernos el toro de la financiación autonómica.

P. ¿Qué modelo de financiación propone Podemos?

R. Tenemos un sistema injusto, que perjudica a nuestra tierra, la única comunidad autónoma que teniendo una renta per cápita inferior a la media presenta un saldo fiscal negativa y además con inversiones escasas. Por lo tanto, el sistema debe ser corregido.

Lo fundamental es corregir los desequilibrios, que sea un sistema más equitativo, que no perjudique a nuestro sistema económico, pero al mismo tiempo, un sistema donde se pongan en cuestión las políticas de austeridad. Si nosotros tenemos un fondo de 1.000 millones de euros para distribuir entre los territorios y a la Comunitat le tocan 100 y a otro 150, esto es un sistema injusto que debe ser corregido. Ahora bien, lo que decimos es que la manera de corregirlo no es quitárselos a un territorio para dárselos a otro, porque eso nos condena a una guerra de pobres (buena parte de lo que pasa en Cataluña tiene que ver con esto). La manera de corregirlo es que en lugar de un fondo de 1.000 millones haya uno de 1.500 millones, y así corregir los desequilibrios sumando, y no excluyendo a nadie.

En este sentido, creo que algunos partidos han sido hipócritas denunciando el sistema de financiación, pero al mismo tiempo estando en connivencia con las políticas de austeridad que hacen imposible cualquier diálogo.

P. ¿Cuándo dice “algunos partidos” se refiere a Compromís y PSOE?

R. Sin duda. En el caso del PSOE es muy claro, porque al final estuvieron detrás del artículo 135, lo pactaron el PP y Pedro Sánchez votó a favor de la reforma.

P. Respecto al resto de la propuesta electoral, ¿cuáles van a ser las prioridades de Podemos en la próxima legislatura?

R. El eje nuclear de nuestra propuesta política tiene que ver con garantizar los derechos sociales. Nosotros constatamos que para una parte fundamental de la población trabajadora los derechos sociales recogidos en la Constitución ya no significan nada. ¿Qué significa el derecho a la vivienda, a unas pensiones dignas, o al trabajo para nuestra juventud? Nada, los han vaciado de contenido.

En segundo lugar hay un problema central, el de las pensiones. Las reformas que se han hecho han colocado en una situación muy complicada a nuestros pensionistas. Nosotros queremos que en España exista un marco que nos permita abordar la última fase del ciclo vital con seguridad, con certezas y con dignidad.

P. “Que no vuelvan” fue su lema de campaña contra el PP y ahora están utilizando “Pero tampoco te conformes”, contra el PSOE. ¿Por qué creen que votar al PSOE es conformarse?

R. Porque lo que se está intentando es dibujar un escenario donde solo hay dos posibilidades. La primera sería una mayoría conservadora formada por PP, Ciudadanos y Vox, y la segunda una mayoría neoliberal formada por PSOE y Ciudadanos. Pero no es verdad, hay una tercera posibilidad, que es la que presenta Unidas Podemos. El debate real del país es que si se consolida una mayoría de extrema derecha, o una mayoría neoliberal, el país habrá cambiado para siempre. Yo creo que España es una sociedad madura, democrática, que tiene una juventud noble e idealista y vamos a acompañarlos para forjarse un porvenir a la altura de los tiempos.

P. Entonces, si los votos de PSOE y Ciudadanos les permitieran entrar en el Gobierno, ¿no pactarían con ellos?

R. Yo lo veo imposible. No vamos a entrar en ningún tipo de componenda con las políticas neoliberales. El acuerdo de PSOE y Ciudadanos del año 2015 contemplaba la mochila austríaca, el despido libre, eliminar la indemnización del despido. Nosotros nunca vamos a aceptar eso.  Yo creo que cualquier hipótesis de gobernabilidad en la que estemos nosotros requiere una ruptura con las políticas neoliberales que se han hecho.

P. Ciudadanos está descartado, ¿pero contemplan un posible Gobierno PSOE-Podemos?

R. Siempre sobre base programática, pero claro. Una alianza de carácter progresista que rompiera con el neoliberalismo y que favoreciera las aspiraciones de nuestra gente, sin ninguna duda. De hecho ya llegamos a un acuerdo presupuestario con el Gobierno.

P. Y hablando de pactos. Echando la vista atrás, ¿reeditaría el Pacte del Botànic teniendo en cuenta que ha habido bastantes discrepancias entre los tres socios?

R. Yo destacaría dos cosas. La primera es que el Gobierno del Botànic, al que nosotros hemos apoyado, ha supuesto una normalización política en nuestra tierra. La Comunitat tocó fondo y hubo un punto de inflexión. En ese sentido el Gobierno es positivo. Pero es verdad que a lo largo de estos años hemos tenido la sensación de que a veces teníamos que ir arrastrando a los socios para hacer determinadas políticas, como aprobar la Agencia Antifraude o eliminar el copago farmacéutico. El Botànic tiene futuro pero hay que superar esas limitaciones y Podem debe tener un papel más activo.

P. En este sentido, ¿cuáles son en su opinión los aciertos y los errores que ha tenido el Consell estos cuatro años?

R. Los aciertos tienen que ver con políticas largo tiempo esperadas que ahora se han hecho realidad. Respecto a los errores, hablaría más bien de limitaciones. Por ejemplo, desde la Conselleria de Medioambiente dirigida por Compromís, hubo un secretario autonómico, Julià Álvaro, que intentó poner en marcha políticas reales para hacer frente a la crisis ecológica y lo expulsaron de Gobierno porque los lobbies empezaron a presionar. Ahora va en nuestras listas.

P. Los datos aseguran que el adelanto electoral beneficia al PSOE y afecta a las otras izquierdas. ¿Considera que fue un error adelantar las elecciones y que Podemos saldría mejor parado si se celebraran en mayo?

R. No. Yo creo que desde el punto de vista histórico no cambia gran cosa. Pensamos que el país se enfrenta a decisiones políticas fundamentales y que ahora corresponde a los ciudadanos escribir la historia. Hay momentos en la vida en los que no puedes eludir la historia y tienes que escribirla con tu voto. No cambia tanto el hecho de que sean en abril o mayo. Estábamos preparados tanto desde el punto de vista de las elecciones generales como de las autonómicas, y en ese sentido no creo que nos perjudique. Vamos a defender nuestra posición política y tenemos plena confianza en la sabiduría de nuestro pueblo

P. Las encuestas muestran a Podemos a la baja, incluso por detrás de Vox. ¿Les preocupan estos datos?

R. El dato fundamental que revelan las encuestas, lo que nos dice la ciencia es que el 30% del electorado está indeciso y que el que tiene el voto decidido lo tiene sin fidelidad de voto. Por lo tanto todo está abierto. Los propios técnicos que hacen las encuestas reconocen que son unas elecciones imprevisibles.

P. Respecto al auge de Vox y su posible irrupción en el Congreso, ¿qué valoración hacen?

R. Nos preocupa que emerja una fuerza como Vox, pero lo que más nos preocupa son las condiciones sociales que lo hacen posible. Vox emerge porque las políticas de austeridad han conducido a la desesperación a muchísima gente. Eso hace que no solo en España, sino en toda Europa, estén apareciendo fuerzas de estas características. La solución no es esconder la cabeza sino impulsar políticas que ofrezcan a la gente seguridad.

P. Cuando Pablo Iglesias volvió de su baja de paternidad hicieron un cartel con la palabra VUELVE, resaltando su persona. ¿Cree que el personalismo del partido en Pablo Iglesias les ha afectado?

R. El cartel fue un error, hicimos el ridículo y se retiró a la hora. Sobre el personalismo, yo no lo creo así. Precisamente estos meses, en los que se ha producido la baja por paternidad de Pablo Iglesias se ha demostrado que en Podemos existe una gran coralidad y se le ha suplido con solvencia. Ahora bien, Pablo Iglesias tiene un gran liderazgo popular en Podemos y en España y en un fenómeno mediático. Yo creo que lo importante es que ese liderazgo está al servicio de una causa justa.

P. ¿Cómo valora las críticas a los medios de comunicación que ha hecho en las últimas semanas Pablo Iglesias?

R. Muy oportunas porque lo que planteamos fue que los medios influyen en la campaña electoral, es una obviedad, y que cuando un banco compra un gran medio de comunicación existe un problema con la democracia, porque hay poderes privados que tienen una enorme capacidad de influir que pueden tergiversar el resultado de la democracia. Por lo tanto, yo creo que lo que se dijo fue una obviedad.

P. Las críticas a los medios coincidieron también con la supuesta trama contra Podemos a pocos días de las elecciones.

R. En España existe un Estado profundo, donde está implicado el poder mediático, económico y político, que actúa desde la sombra para influir en el resultado electoral de una fuerza política que tenemos cinco millones de votos. El otro día se descubre que Pablo Iglesias e Irene Montero tenían una cámara en su casa que había sido ‘hackeada’ y se imputa a un alto cargo del Gobierno de Sánchez implicado en el caso Villarejo… ¿Qué está pasando en este país?

P. Varios diputados de la formación se han ido de Podemos, como Antonio Montiel o Íñigo Errejón. ¿Por qué cree que sucede? ¿Les preocupa?

R. Sin duda, nos preocupa. Hemos hecho cosas mal a lo largo de estos años y hemos luchado demasiado por el poder. Eso deberíamos haberlo evitado. Ahora lo que hacemos es mirar hacia el futuro y no hacia el pasado. Íñigo Errejón ha constituido un nuevo partido político y nosotros creemos que es una fuerza aliada con la que habrá que dialogar.

P. También ha sido bastante polémico el cartel luminoso que se proyectó con los papeles de Bárcenas en la Plaza Mayor, del que Podemos ha reconocido su autoría. Incluso el PP ha asegurado que los va a demandar. ¿Por qué lo proyectaron? ¿No lo consideran arriesgado?

R. Ese cartel era público, el contenido era público. En España históricamente, hasta que aparece Podemos había un pequeño problema, y es que cuando llegaba la campaña electoral ya no se hablaba de política. Nosotros no queremos que eso siga siendo así. Vamos a hablar en serio de corrupción, de la existencia de un Estado profundo que conspira contra fuerzas democráticas.

P. También tienen detractores, e incluso personas que eran afines a Podemos y ya no porque consideran que ahora son “casta”. ¿Está de acuerdo?

R. Para nada. La casta que forma parte de la trama es una clase política que está implicada en un complejo mediático, económico y político que al final la separa de nuestro pueblo y la empuja hacia políticas contrarias a nuestro pueblo. Nos hemos equivocado demasiado, pero jamás nos hemos rendido. Nadie puede decir que en el Parlamento español hayamos defendido o votado una sola medida contraria a los intereses de las mayorías sociales.

P. Personas de todos los pueblos de la Comunitat leen elperiodic.com ¿Cómo convencería a los lectores de una pequeña localidad valenciana de que deben votar a Podemos?

R. Les diría que a veces la historia pasa por tu puerta y tienes que tomar decisiones. Nosotros hablamos constantemente del desarrollo de nuestros pueblos, de la necesidad de una transición verde, de luchar contra la despoblación. Y hay que garantizar los derechos sociales también en el medio rural. Nuestros pueblos se ven muchas veces afectados por políticas de austeridad que los condenan a no tener servicios públicos de calidad suficientes porque no son rentables. Romper con el neoliberalismo es también garantizar el desarrollo de nuestros pueblos.